Menú
¡Llama gratis! 900 264 357

Buscar trabajo más allá de los portales de empleo

Ahora que el mercado laboral se encuentra en un momento crítico hay que agudizar el ingenio para destacar entre los cerca de cuatro millones de parados y quienes buscan cambiar de trabajo. En este entorno las redes sociales y videocurriculums y otras

Publicado en Histórico Reportajes
Foto de Buscar trabajo más allá de los portales de empleo
Estudiantes-grado-INE

El desempleo se ha convertido por méritos propios en la principal preocupación de los españoles según los datos del último barómetro del CIS –acrónimo de Centro de Investigaciones Sociológicas- por delante de la situación económica en general. El 78,4% de los encuestados revelaron estar profundamente alarmados por las altas tasas de paro y la perspectiva de una difícil solución al respecto.


España suma ya más de cuatro millones de parados según los Servicios Públicos de Empleo Estatal (SPEE), una cifra que aumenta con los datos de la Encuesta de la Población Activa (EPA), que no sólo tiene en cuenta los registros del INEM –no todos los parados están dados de alta en las oficinas de empleo-. La crisis está siendo más duradera de lo esperado y todo parece indicar que la recuperación se hará esperar todavía algo más de lo previsto. Si a finales de 2009 se citaba enero de 2011 como fecha para el despegue, ahora parece que habrá que esperar hasta enero de 2012 para ver crecimientos positivos consistentes. Es decir, estamos igual que a finales del año pasado, como explicaba el profesor del Instituto de Empresa Rafael Pampillón en la clausura del Congreso Nacional de Finanzas de Interbannetwork.


Durante este tiempo el mercado laboral, lejos de mejorar, ha retrocedido y como se empieza a escuchar, va camino de convertirse en un problema estructural para la economía española. Es decir, que puede las dificultades a la hora de generar empleo sean algo más que una cuestión coyuntural. Para completar un cóctel explosivo, el alto endeudamiento de muchas familias españolas y los reajustes salariales provocados por la crisis –muchas personas se han visto obligadas a aceptar una rebaja de su sueldo- hace que cada vez más profesionales busquen un segundo empleo para mantener su nivel de ingresos.


Un informe de Randstad concluye que un 73% de la población estaría dispuesta a tener un segundo trabajo para hacer frente a la crisis y que un 49% asegura haber compatibilizado dos empleos en algún momento. Desde Cotizalia nos llegan cifras concretas extraídas de datos del Ministerio de Trabajo y que cifran en 493.870 los trabajadores que cotizan dos o más veces a la Seguridad Social.


Para dificultar todavía más la búsqueda laboral, quedaría por añadir un último grupo: las personas ocupadas pero que buscan otro puesto de trabajo para mejorar su categoría profesional o para aumentar su retribución salarial. Un informe de Nielsen Online calcula que el 54% de la población activa está tratando de cambiar de empresa. Más competencia para un mercado ya sobresaturado.


¿Y en qué posición queda el trabajador, parado o activo, en este entorno? Lo cierto es que cada vez resulta más complicado destacar entre los millones de personas que también buscan trabajo. Para quienes quieren mejorar su posición o incorporarse al mercado laboral ya no basta con acudir a los medios tradicionales o los que utiliza la mayoría como son las ofertas publicadas en periódicos o los portales online de empleo.


Con el paso del tiempo los portales de empleo online han ido ganando terreno y según un informe de Adecco e Infoempleo son el tercer medio más popular para difundir ofertas de empleo por detrás de la prensa y los contactos personales, aunque aumenta su importancia. Hoy en día es complicado encontrar una persona que busque trabajo y no consulte o esté dada de alta en Infojobs, Laboris, Monster o Trabajar.com, por poner los ejemplos más destacados.


De hecho, esta saturación de usuarios y personas aplicando a las mismas ofertas también podría jugar en contra de los portales por internet o por lo menos eso indican desde Nielsen Online tras registrar una caída en el número de usuarios de estos portales. Los que por el contrario empiezan a florecer son las páginas más especializadas, que se centran en un sector concreto. Sin embargo, estas también están saturadas y cada oferta cuenta con demasiados aspirantes.


Sin desmerecer estas opciones para buscar trabajo, quienes realmente deseen estar en primera línea deben encontrar otras alternativas –ahora mismo los portales de empleo serían el mínimo exigible para cualquier profesional-.


 


Las redes sociales y profesionales


Internet ofrece muchas opciones que se pueden explorar para potenciar una candidatura laboral, empezando por pujantes redes sociales. Estas se han convertido en un punto de encuentro de millones de personas para compartir vivencias, experiencias y retazos de su vida. Facebook es el líder mundial y nacional, con más de 10 millones de usuarios en nuestro país, aunque no es la única. Tuenti, MySpace, Flickr o Hi5 son otros ejemplos de redes sociales generalistas donde se comparte todo tipo de información.


Las redes sociales pueden ser un gran espacio para relacionarse con futuros empleadores, aunque para aumentar las posibilidades de éxito nada mejor que acudir a las que están especialmente enfocadas a un uso profesional. Xing, LinkedIn y Viadeo son las más conocidas en nuestro país. Como explican desde Mastermas, estas últimas se enfocan de forma exclusiva a la proyección profesional o comercial.


El perfil de cada usuario es en realidad su curriculum vitae y sus amigos son su red de contactos. A diferencia de las redes generalistas, en las profesionales los perfiles están mucho más cuidados y no hay tanto contenido vacuo y carente de trasfondo. Aquí todo lo que se comente tiene un claro componente laboral y una utilidad concreta.


Las redes profesionales son una fuente inagotable de contactos que bien explotada pueden ser la puerta perfecta a un nuevo trabajo ¿Cómo? Participando y demostrando los conocimientos que se poseen en los diferentes foros y grupos especializados –en este sentido también existen redes profesionales dedicadas a sectores concretos-.


Hay que ser proactivo y estar atento a las conversaciones y discusiones que se generan dentro de los grupos de interés marcados, así como de ampliar nuestros ‘amigos profesionales’. El primer paso en esta tarea de conseguir contactos será el de acudir a antiguos compañeros de universidad y compañeros de trabajo, pero a partir de ahí también hay que buscar a personas que trabajen dentro de nuestro sector de interés. Cuanto más amplia sea la red de contactos, mayor visibilidad, pero nunca hay que perder de vista que lo realmente importante es poder demostrar los conocimientos que se tienen.


Mención especial merece Twitter, la última moda dentro de las redes sociales. El sistema de microblogging permite compartir información a través de mensajes de no más de 140 caracteres y, lo que es más importante, seguir a las personas que deseemos. Dejando de lado su utilidad como fuente de información para estar ‘a la última’ en tiempo real, permite ponerse en contacto con personas de otra forma inaccesible con la ventaja de que quienes utilizan estas nuevas herramientas de comunicación tiende a ser más proactivas que la media. Dicho de otra forma, que quizás no se pueda pedir una entrevista laboral directamente, pero se puede llamar la atención de las mismas lanzando los mensajes adecuados.


Pero las redes sociales no son las únicas alternativas que ofrece la web 20. Los blogs también amenazan con convertirse en todo un clásico del entorno laboral. Nacidos como bitácoras personales, se han ido transformando en importantes fuentes de información con un inmenso potencial. Son el escaparate perfecto para demostrar el dominio de una materia y dar algo de información personal a los posibles empleadores. Una mezcla justa entre conocimientos y visión general del mundo puede ser la llave hacia un nuevo trabajo.


Para quienes todavía dudan del poder de los blogs desde un punto de vista profesional, en España ya hay varios ejemplos de personas que han conseguido un empleo o han mejorado su situación gracias a los mismos. En El Gato Bloguero la autora, que también se apoyó en Twitter, Facebook y LinkedIn, que inició el blog para contar su periplo en búsqueda de trabajo, finalmente consiguió su objetivo. En el ámbito de finanzas un clásico ejemplo es el de Toros, Osos y Borricos, un blog que le valió a José María Díaz Vallejo un puesto de trabajo en una importante multinacional, como bien relata en la última entrada del mismo.


Las tres herramientas mencionadas hasta ahora están relacionadas entre sí y juntas aumentan su eficacia de forma exponencial. Esto se debe a que internet es una gran herramienta de lo que ahora se conoce como personal branding, cuya traducción literal sería marca personal. Como su propio nombre indica, se refiere a la creación de la imagen de marca de una persona, algo muy parecido a lo que desde hace tiempo llevan a cabo las empresas y desde hace algo menos los deportistas de élite.


La creación de una marca personal no es una forma de buscar trabajo en sí misma, pero sí una manera de posicionarse ante posibles entrevistas de trabajo. En el momento de la contratación un empleador no cuenta con demasiada información de los aspirantes más allá del curriculum –suponiendo que este último haya realizado un buen trabajo para proteger su perfil en las redes sociales. Una marca personal completa esta carencia y sitúa al candidato en una posición preferente, como un experto dentro del ámbito seleccionado.


Una forma diferente de potenciar esta marca personal es elaborar un curriculum que destaque sobre el resto. La clave para lograrlo no se encuentra en el contenido, que también, sino en la forma. Hoy en día existen innumerables plantillas de curriculum con diseños de lo más llamativo, pero habrá que dar con la que mejor se adapte al ámbito laboral en el que se trabaja y a la ‘historia’ profesional que se quiere contra. Las innovaciones en los documentos de papel son limitadas, pero aumentan exponencialmente cuando el formato es online.


Internet permite muchas más florituras. Algunas como incluir imágenes de las empresas en las que se ha trabajado también están disponibles en formato ‘físico’, pero otras desmerecen en este entorno. Así, por ejemplo, se pueden introducir enlaces a las páginas web de empresas e incluso de proyectos en los que se ha colaborado. Aquí también resulta interesante enlazar a los perfiles en redes profesionales e incluso al blog.


 


Sigue…


Videocurrículum, foros de empleo y videoentrevistas


 

El videocurrículum


Gracias a Internet también han proliferado, aunque menos de lo esperado, los videocurriculum. Como su propio nombre indica, esta modalidad supone presentar el curriculum en formato de video. En este caso la clave no es tanto informar de la trayectoria profesional, que también es importante, sino ser capaz de transmitir una o dos ideas fundamentales sobre el perfil profesional del aspirante preferentemente a través de algún ejemplo laboral.


En el fondo, el videocurriculum sirve como refuerzo para la información clásica que se incluye en el curriculum tradicional. Además, ‘pone cara’ al candidato y ofrece pistas adicionales sobre su capacidad de comunicación y, lo que es más importante, acerca de su capacidad creativa. Para que un videocurriculum tenga éxito deberá ser ameno y combinar imágenes estáticas con otras en movimiento. Quien se limite a ofrecer cinco minutos de cámara fija y discurso quizás haría mejor en no perder su tiempo en elaborar su video currículum.


Foros de empleo


Pero como todas las fórmulas alternativas de buscar trabajo no podían quedarse en internet, también vamos a repasar algunas de las que se encuentran en el mundo físico. En este punto existen opciones tradicionales, que se llevan a cabo desde hace tiempo, pero que por un motivo u otro no han terminado de calar en el público en general.


La primera de ellas son los foros de empleo –aquí se pueden ver los principales foros de 2010-. Estos foros son un punto de reunión para empresas y trabajadores, aunque en este caso son las primeras quienes acuden a la llamada de los empleados. En estos eventos los empleadores acuden en grupo para ‘testar’ el mercado laboral y buscar posibles aspirantes a entrar en su empresa.


Pero un buen foro de empleo debe ir más allá de la mera información y contacto entre empleadores y trabajadores. En realidad, debe ser un lugar en el que fluya la información y donde los usuarios puedan entablar relaciones no sólo con las empresas sino también con expertos en el ámbito laboral para conseguir asesoramiento.  Para sacar el máximo partido de estos actos hay que preparar adecuadamente la asistencia, investigar qué empresas acudirán y por quien estarán representadas –como muchas de estas ferias son itinerantes resulta algo más sencillo dar con esta información-. Una vez identificados los participantes hay que encontrar las empresas en las que se está interesado y la forma en la que poder abordarlas. El objetivo una vez en la feria será el de concertar micro entrevistas con sus representantes para explicar cómo podemos ayudar a la empresa o, por lo menos, dejar la semilla para un futuro contacto laboral.


Elevator Pitch


Una variante algo más agresiva de este método es lo que se conoce como elevator pitch o discurso del ascensor. Su aplicación más habitual se hace en el mundo empresarial y se refiere a presentaciones sin previo aviso de no más de dos minutos en un ascensor o una situación similar. Es decir, se trataría de abordar a la persona elegida para darse a conocer y vender la candidatura a un puesto de trabajo en cuestión de muy poco tiempo. Los cinéfilos recordarán la escena de Armas de Mujer (1988) literalmente en un ascensor o más recientemente la de En Busca de la Felicidad (2006), esta vez en un taxi.


Lo importante en este caso no es tanto el contenido del mensaje sino la forma en la que se transmite. Para tener éxito hay que ser conciso y transmitir unas pocas ideas que consigan despertar la curiosidad de quien escucha. Como es lógico, también hay que dejar muy clara la forma en la que podrá contactarnos ya que si no todo el trabajo habrá sido en vano.


Las videoentrevistas


Y para terminar, regresamos al mundo de las nuevas tecnologías para hablar de las entrevistas laborales y un nuevo formato que se está empezando a utilizar en España: la videoentrevista. El sistema todavía no está muy difundido pero ya existen proyectos como el de las Cámaras de Comercio a través de su portal ‘Quiero Empleo’ para incorporarlo a todas las ofertas de empleo.


Lo importante a la hora de aceptar una video entrevista es tener claro que el formato está a medio camino entre la entrevista telefónica y la presencial. Es decir, la parte visual juega un papel destacado, pero lo fundamental sigue siendo la  información que podamos transmitir. Algunos consejos básicos pasan por elegir adecuadamente el entorno en el que vamos a salir retratados y tratar de afinar con la calidad de la cámara digital.


En España no son muchas las empresas que utilizan este sistema y de hecho está casi restringido a las multinacionales. Sin embargo, Skype y otros programas de comunicación gratuitos como Google Talk permiten llevar a cabo videoconferencias y compartir documentos –para por ejemplo enviar el curriculum en formato PDF o Word-, de forma que lo único que no podrán hacer empleador y aspirante es darse la mano.


Gracias a internet y las nuevas tecnologías, las fórmulas de comunicarse están cambiando y esto afecta también a la búsqueda de empleo y al propio proceso de selección. La mejor forma de estar siempre al día es no dejar de investigar y de moverse en este universo de las ofertas laborales, incluso si se cuenta con un trabajo estable. A la hora de buscar empleo, no hay nada peor que desconectarse de los últimos avances y quedar dentro del etéreo grupo compuesto por la gran mayoría.


 


*  *  *  *


 


Contenidos relacionados en aprendemas.com:


Foros de Empleo 2010: Sinónimo de oportunidades


Nuevas formas de buscar empleo en Internet