Menú
¡Llama gratis! 900 831 816

Berlín: la ciudad de las oportunidades para los artistas

Diversas propuestas artísticas integradas por españoles se consolidan en Berlín, una ciudad que sabe acoger a aquellos artistas que buscan una oportunidad para darse a conocer. Hay cantantes, músicos, actores, fotógrafos, pintores y escritores. Y tod

Publicado en Histórico Reportajes
Foto de Berlín: la ciudad de las oportunidades para los artistas
Estudiantes-grado-INEBerlín Con Mucho Arte, Circus Radio Show o Whatever Rita Wants son algunas de las propuestas en las que están involucrados artistas españoles residentes en Berlín. Profesionales consolidados, cantantes, músicos, actores, fotógrafos, pintores o escultores se asocian para el desarrollo en conjunto de proyectos. Y mientras, a la ciudad siguen llegando nuevos artistas para conocer, experimentar y encontrar esa oportunidad. [Ver cursos de Música, Actuación, Fotografía, Pintura y Escultura]

 

El pasado viernes 15 de marzo se inauguró la exposición 12 MAL · TIMES · VECES, compuesta por doce obras, cada una de un artista diferente, para celebrar el primer aniversario del Kleiner Salón, el local donde Berlín Con Mucho Arte, colectivo artístico, de carácter sostenible y sin ánimo de lucro, se ha hecho un hueco físico en la capital alemana. En sus dos años de existencia (el proyecto comenzó antes de disponer de un local en el barrio de Kreuzberg), BCMA se ha convertido en una plataforma en la que artistas, muchos de ellos españoles pero también alemanes, koreanos o italianos, desarrollan sus proyectos, pertenecientes a disciplinas, como la pintura, la fotografía, la escultura, el video arte o el video documental.

 

Surgió con el objetivo de ayudar a artistas que querían establecerse en Berlín. El hecho de que muchos sean españoles responde a vínculos personales con amigos españoles, pero también a que los artistas alemanes no necesitan ayuda para establecerse”, explica Ricardo de Larrea, miembro de BCMA, informático de profesión pero involucrado en el mundo del arte desde hace algunos años. “Los integrantes que formamos el núcleo duro de BCMA somos siete, muchos otros nos ayudan y colaboran de manera puntual”, con exposiciones, performances, conciertos de música electrónica, o lecturas de poesía.

 

Buscamos artistas que tengan ganas de quedarse en Berlín, y además de exponer su obra, tengan ganas de involucrarse para ayudar a otros con su conocimiento, su tiempo o con lo que puedan”, explica De Larrea. De hecho, hasta el 31 de marzo permaneció abierto el plazo para la recepción de propuestas de artistas residentes interesados en desarrollar sus proyectos en la capital alemana. “Hemos querido enmarcar esta iniciativa de acuerdo al programa cultural del Senado de la ciudad 'Zerstörte Vielfalt' o 'Destroyed Diversity'”, añade De Larrea. Ahora, toca valorar y, de forma democrática, elegir qué proyectos se llevan a cabo. “Aunque se priorizarán aquellas propuestas enmarcadas dentro del programa cultural del Senado de Berlín, atenderemos igual a aquellas propuestas que sin coincidir con este programa nos resulten de interés”. Con el material recibido la idea es programar para lo que queda de año, “con exposiciones, o con propuestas más puntuales”, añade De Larrea.

 

Uno con el que ya se ha creado un vínculo es Rubén Vidal, pintor y escultor turolense que reside desde hace 3 años en Berlín, y participante en la exposición del primer aniversario del Kleiner Salón. Berlín era una ciudad referente para Rubén, pero la información de la que disponía no le daba muchas alternativas. “Mi pintura es más realista y lo que se llevaba hasta hace unos años era pintura moderna”, cuenta. En este contexto, nada más llegar, un pintor alemán le dijo que su pintura no iba a gustar nada. “Los alemanes considera que deben decirte la realidad lo antes posible, para que no pierdas tu tiempo. Me dijo que sí, que era buen pintor, pero que me fuera más hacia la zona de Leipzig, porque aquí no iba a conseguir nada”, explica.

 

Música y pintura, una puerta de entrada

La actividad cultural de la ciudad en cuanto a arte y música le hizo no desistir. También músico de formación y violinista, Rubén comenzó a fijarse en escaparte artístico que ofrecía Berlín. Con 17 conciertos de música clásica y 3 óperas diarias, con el jazz protagonizando espectáculos de música en directo y con más de 600 galerías de arte, Rubén confió en que si había público al que le gustaba ese tipo de estética -la de la música clásica, el jazz y el swing-, habría gente a la que le iba a gustar su trabajo pictórico.

 

Pese al idioma (la eterna lucha de los emigrados a Alemania) y esa frialdad inicial, Rubén siguió pintando por su cuenta, fue conociendo gente y visitando galerías. Finalmente, fue en la música donde empezó a encontrar ese hueco para su producción. “Como me gustaba mucho la música, fui conociendo a gente y acercándome ese mundo, haciendo apuntes y dibujos, pidiendo permisos para hacer dibujos a músicos de modo que yo pudiera unir ambas tendencias; conseguí permiso de la Komische Oper, para ir a dibujar en los ensayos. Fue a partir de ahí, y también gracias al retrato, cuando se me fue abriendo otro mundo y pude tener contacto con esa gente que podía estar interesada en mí”, explica. [Ver cursos de Alemán]

 

El primer año y medio se pasó trabajando en proyectos para Italia y España. Finalmente, su obra pictórica suscitó el interés para la participación en una exposición dentro de un ciclo relacionado con España, en Regensburg (Baviera). Este año vuelve para presentar un nuevo proyecto: Limbo. Por medio de un amigo pintor conoció a Ricardo, de BCMA: “Querían inaugurar el espacio y me propusieron hacer una exposición”. Esto fue hace un año, y de aquella exposición, que sí gustó, le salieron varios encargos.

 

Pedro Moyano y Paloma Lirola, también presentes en el aniversario de Kleiner Salon, son los componentes de Whatever Rita Wants. Él al contrabajo y ella con el ukelele hacen versiones swing y jazz con un cierto toque de cabaret, buscando la complicidad del espectador. Llevan tres años en Berlín y la sensación que posee Paloma es la de que “el que la sigue la consigue. Ya me anticiparon que hay que tomárselo con calma, que aquí las cosas van a otro ritmo, que como expatriado hay ciertas barreras que hay que ir superando y no es fácil, pero que se puede. Y en eso estamos”. Todavía tienen que compaginar su trabajo como cantantes y músicos con otros trabajos “que, si bien no son directamente relacionados con mis estudios ni formación, me permiten conocer a gente muy interesante así como conocer mis propias capacidades, que son más de las que pensaba”, confiesa. Sobre lo de hacerse un hueco como artista, Paloma lo tiene claro: “Tener un buen proyecto siempre es un comienzo. Luego, requiere moverse mucho, hacer contactos y trabajar, trabajar y trabajar...”.Recuperando el cabaret

Tanto Pedro como Paloma forman parte del Circus Radio Show, un espectáculo que surgió con la idea de recuperar los antiguos cabarets de Berlín, donde artistas de todo tipo participarán en el escenario, en una mezcla de teatro, música swing y canciones en directo, y hasta algún corto mudo, unido por un hilo argumental, explica Paola Álvarez, una de las impulsoras de este proyecto, que surgió en julio de 2011 a raíz del programa que conduce en Radio Multicult. En este conjunto de artistas suena con fuerza el acento español, pero se presenta como un grupo abierto en el que ya han participado artistas tanto de Alemania, Bélgica o Colombia, y que se ha ido renovando con cada nuevo espectáculo (cada Circus es único, se representa una vez y no vuelve a suceder).

 

En él participan músicos, actores y bailarines, pero también una escultora como Bárbara Lanzarote, que se encarga de la escenografía y luces, o cantantes, como Rebeca Hiles. Mitad española, mitad inglesa, Rebeca lleva 8 años viviendo en Berlín. Trabaja dando clases de inglés para empresas, pero cantar, la música y el espectáculo es lo que le llena el alma. Involucrada en el Circus Radio Show, tiene entre manos otros dos proyectos. Anela, espectáculo musical que se mezcla con comedia del absurdo, elementos teatrales y el vodevil, y Maruel Moor, su proyecto en solitario, cercano al dream pop, y en el que está ella y su guitarra eléctrica.

 

En el Circus Radio Show celebrado el 22 de marzo en  BadeHaus, en el barrio de Friedrichshain, Rebeca introdujo un trabajo de su proyecto en solitario. Con respecto a las oportunidades que ofrece Berlín, Rebeca es de la opinión de que aunque es muy fácil actuar, existe poca escena: “Es muy fácil conseguir tocar o cantar en locales. Lo que es más complicado es encontrar a un productor entre el público, por ejemplo, como si pasa en otras ciudades de Europa. Y además, hay muy poco dinero”.

 

Todos los artistas con los que se ha hablado coinciden en este aspecto. “Si quieres hacer dinero, ves a donde hay dinero. Berlín es la ciudad con mayor índice de desempleo de toda Alemania y la gente no tiene dinero para gastar en arte”, explica Rubén Vidal. Sin embargo, sí es una ciudad que permite buscar oportunidades y encontrarlas.

 

Empezando una experiencia

Erika Sánchez vino a Berlín diez días después de terminar la carrera de Bellas Artes en la Universidad de Barcelona. Unas vacaciones le sirvieron para prendarse de la ciudad y decidir probar suerte. Después de nueve meses, la valoración es positiva. “Es ahora cuando comienzan a surgir proyectos. Estoy terminando de concretar un par de exposiciones en Berlín -tiene una abierta en Tarragona-, y estoy haciendo un libro de ilustraciones para niños de entre 9 y 11 años, y esto lo compagino con clases de arte para los más pequeños”, explica. Erika quiere tener tiempo para desarrollar su profesión e inquietudes artísticas, “prefiero ir sacando dinero que me dé para subsistir y poder trabajar en paralelo en las exposiciones, y no tener un trabajo a jornada completa que me quite todas las energías”.

 

Y es que Berlín obliga a estar en mucho movimiento si se quieren conseguir objetivos profesionales. Sólo hace un mes que Enric Gómez llegó a Berlín desde Barcelona, y cada noche ha salido a visitar salas de música en directo, jamm sesions y conciertos. Licenciado en Jazz y Música moderna por el Liceu de Barcelona, toca el bajo eléctrico y la guitarra. Ha venido a Berlín para ampliar horizontes, realizar contactos e intentar hacerse un hueco.

 

Aunque en su caso, Berlín se presenta como una ciudad en la que seguir desarrollando las propuestas que se quedaron en Barcelona. Se atormenta una vecina es el proyecto más consolidado en el que participa junto a otros 10 músicos. “Me gustaría lograr crear una conexión Barcelona-Berlín -ha venido a probar y ver cómo se porta la ciudad durante unos meses, quizás hasta verano-. Por el momento Berlín me parece un lugar te ofrece la posibilidad de tocar, aunque ya me han dicho que el poder vivir de esto es más complicado”, explica Enric. Sin embargo, no se olvida de puntualizar que todo depende de con qué lo compares: “En Barcelona existen muchos problemas con los limites horarios, algo que aquí no sucede, y por lo que me han comentado, lo que puedes sacar por abrir una jamm sesion, aunque es poco es más que en Barcelona”. Su primer concierto es “una colaboración con un músico de origen mozambiqueño que está dándome la oportunidad de conocer a más gente”.

 

Exposiciones, cabaret y conciertos tienen como protagonistas a un elenco de profesionales españoles de la escena, las artes plásticas y la imagen. Pero también el arte, en este caso la música y la imagen audiovisual, se convierte en la forma de protesta. El pasado 22 de marzo, los músicos españoles tuvieron una cita en la que se protagonizó El Padrino en la Embajada. La acción consistió en montar un concierto delante de la Embajada española en Berlín y tocar la melodía del Padrino, con un arreglo para orquesta sinfónica. También se pretende grabar un flashmob que tenga por inspiración el sobrecogedor estado en el que se encuentra España. Una iniciativa que surgió tras la visita de Mariano Rajoy a Berlín el pasado 4 de febrero y que ha aglutinado tanto a músicos como a interesados en asistir como público.