Menu
¡Llama gratis! 900 831 816
Pedir información

Aprender idiomas: bye, bye aburrimiento!

Hay muchas formas de aprender idiomas o reforzarlos, más allá de las clases tradicionales. Muchas de ellas son gratuitas o cuestan muy poco dinero, lo que constituye una ventaja para quienes quieren dominar otra lengua.

Publicado en Histórico Reportajes
Foto de Aprender idiomas: bye, bye aburrimiento!
Estudiantes-grado-INEHace unos años, el aprendizaje de idiomas se limitaba a aburridas clases presenciales en donde se estudiaba, principalmente, gramática. Después la formación en idiomas avanzó un paso más allá gracias a los medios interactivos, que permitieron un cambio de rumbo hacia otras habilidades, como la comprensión auditiva, que hoy se considera clave en el aprendizaje de otras lenguas. Ser capaz de entender el idioma y comunicarse hace que se desarrollen con mayor facilidad el resto de habilidades lingüísticas.

 

Desde hace algún tiempo, las oportunidades de aprender idiomas se han multiplicado, permitiendo a las personas interesadas el aprendizaje de otra lengua o el refuerzo de la misma por sus propios medios. Las posibilidades son variadas y solo hay que escoger aquellas que más nos convengan, las que mejor se adapten a nuestro estilo de vida o las que nos resulten más cómodas o eficaces.

 

Locales para intercambiar idiomas

 

Para aprender un idioma, nada como practicarlo. Y para ello ya no es necesario salir al extranjero. Es probable que en tu misma ciudad existan locales donde poder disfrutar de un tranquilo café o tomar una copa conversando en el idioma que quieres aprender.

 

En Madrid, por ejemplo, The James Joyce Iris Pub organizan los lunes, a las 20,30 horas, reuniones gratuitas para intercambiar idiomas con moderador incluido, y tertulias en inglés sobre diversos temas, como literatura o política. Y si te gusta el deporte, puedes practicar tu inglés comentando partidos de rugby o de fútbol con otros asistentes, pero en este idioma.

 

En J&J Books and Cofee, todos los viernes se juega al Quiz Night, que es una especie de Trivial con preguntas y respuestas en inglés. Y en Downtown Madrid, los jueves se dan cita grupos de inglés, francés, alemán, italiano y portugués.

 

También en otras ciudades españolas existen bares donde se producen intercambios de idiomas. En Bilbao, por ejemplo, el bar Pianamul se convierte en un improvisado café londinense los primeros martes de cada mes, cuando se organizan tertulias sobre un tema en concreto, que puede ser de cualquier ámbito.

 

AEGEE Bilbao organiza el Tándem de Idiomas, donde estudiantes franceses, ingleses, alemanes e italianos intercambian conversaciones con estudiantes locales en el Bar Sorginak. Este año ya ha terminado la actividad, que es gratuita, pero el año que viene volverán a organizarla.

 

En otras ocasiones es la Administración la que pone al servicio de las personas interesadas en intercambiar idiomas un localdonde poder reunirse. El Ayuntamiento de Murcia, por ejemplo, abre todos los años su convocatoria para formar parte del Club de Idiomas, donde jóvenes del municipio se reúnen con extranjeros que están en la ciudad realizando programas de movilidad o por motivos laborales para conversar y así mejorar su nivel.

 

Aprender otras lenguas con MOOCs

Otra posibilidad cada vez más demandada en el aprendizaje de idiomas son cursos masivos abiertos y en línea, conocidos como MOOC (Massive Open Online Courses). Existen múltiples cursos de idiomas en español y para diferentes niveles, y su ventaja es que puedes aprender de forma flexible en función de tus necesidades, divirtiéndote y participando en un entorno de colaboración online.

 

En estos cursos no suele haber límite de plazas y si bien cada estudiante se organiza a su propio ritmo, en ocasiones se fijan unos objetivos en fechas concretas para un mejor aprovechamiento del curso.

 

Por ejemplo, unX es una comunidad iberoamericana de emprendimiento digital que ofrece un aprendizaje enteramente abierto con contenidos desarrollados por profesores de prestigio. Uno de los cursos te enseña las mil palabras más usadas del inglés, así como técnicas de aprendizaje y consejos prácticos que lo facilitan, con comunidades virtuales para compartir conocimientos y experiencias. Está abierto a cualquier persona que quiera aprender esta lengua.

 

Tutellus mantiene abierto un curso de la Universidad Internacional de la Rioja totalmente práctico dirigido a mejorar la fonética en inglés, el acento y la pronunciación a través de 15 sesiones intensivas gratuitas. Y también hay disponible otro para aprender inglés para trabajar en el extranjero, con temario de algo más de una hora.

 

Muchas de las plataformas MOOC más conocidas cuentan con el apoyo de centros universitarios como la Universidad de Harvard o la de Edimburgo. En España, la Universitat Oberta de Catalunya, la Universidad de Barcelona y la Universidad Rovira i Virgili tienen pendiente de inaugurar el curso MOOC “Spoken Communication: English/Spanish in Tandem” en el curso 2014/2015.

 

Intercambio estudiantil

 

Las diferentes Administraciones también potencian los programas de intercambio de estudiantes. La Comunidad Autónoma de Madrid, por ejemplo, ofrece un Programa de Intercambios Escolares en el que participan centros madrileños y centros extranjeros.

 

Normalmente, estos programas están dirigidos a alumnos de Educación Secundaria Obligatoria y Bachillerato, y tienen como objetivo no solo avanzar en el conocimiento de una lengua extranjera, sino también proporcionar una experiencia vital al estudiante, que convive unos días en casa de un chico extranjero de su misma edad, que posteriormente visitará el domicilio del joven español.

 

También a nivel local se organizan este tipo de intercambios. El Ayuntamiento de A Coruña también organiza un Programa de Intercambios Escolares en centros docentes sostenidos con fondos públicos de Educación Primaria y Secundaria.

 

Las ventajas que ofrece esta inmersión lingüística es que los alumnos aumentan sus conocimientos del idioma de una manera divertida, apoyándose en actividades que resultan interesantes y sin la imposición rígida de un horario escolar. De esta manera, el joven aumenta su seguridad a la hora de enfrentarse con el idioma, venciendo su timidez inicial, al tiempo que incrementa la habilidad para comunicarse oralmente y vive una inmersión cultural, fomentando su autonomía personal. Este tipo de programas habitualmente consolida el interés por el estudio de idiomas.

 

Aprender idiomas mediante APPs



Las nuevas tecnologías han revolucionado las fórmulas para aprender idiomas. Hoy en día, muchas personas deciden hacerlo por su cuenta a través de aplicaciones y utilizando cualquier dispositivo Android, IOS o Windows Phone, lo que constituye una opción fácil, divertida y económica.

 

Una de las mejores aplicaciones para aprender idiomas es Duolingo, que apuesta claramente por el componente lúdico. Se trata de una aplicación gratuita y muy visual que está orientada a personas con diversos niveles. Con ella puedes aprender inglés, francés, alemán, portugués e italiano.

 

Otra posibilidad es uSpeak, una aplicación gratuita, pero disponible tan solo para la plataforma iOS. Si quieres aprender inglés a través de juegos, constituye una excelente opción, independientemente de cuál sea tu nivel. También resulta curioso consultar tus avances, ya que proporciona estadísticas de tu aprendizaje, que se va adaptando progresivamente al ritmo que lleves. Otra de sus grandes bazas es el catálogo de palabras que incorpora, clasificadas según la temática que prefieras consultar.

 

Busuu es otra opción para tabletas y smartphones con sistema operativo IOS y Android. Es gratuita, pero puedes introducir mejoras si desembolsas pequeñas cantidades. Divertida y dinámica, puedes mejorar tu nivel de idiomas centrándote en diferentes temáticas cotidianas, asistir a videoconferencias o interactuar con 35 millones de usuarios, en doce idiomas.

 

En Voxy, en cambio, puedes leer artículos sobre temas de actualidad o deportes, ya que es una aplicación muy centrada en el aprendizaje del idioma en un entorno real. Se trata de una aplicación disponible para plataformas iOS y Android, y permite a sus usuarios prepararse para el Test of English as a Foreign Language (TOEFL). Sus grandes bazas son su sencillez y sus servicios personalizados, pues puedes visualizar tus avances en las diferentes habilidades lingüísticas, para que sepas en cuál te conviene ir mejorando. Como novedad, incorpora la posibilidad de recibir clases particulares con tutores especializados.

 

Por último, Babbel es una aplicación gratuita para dispositivos con sistemas operativos iOS, Android y Windows Phone. Está más centrada en el vocabulario y con ella puedes aprender un total de diez idiomas, algunos con menos demanda, como el indonesio, el sueco, el turco, el polaco o el holandés. Su gran ventaja es que incorpora un sistema de reconocimiento de voz que permite que corrijas tu pronunciación. Es una aplicación sencilla, con la que no necesitarás de una conexión permanente a Internet. Películas, series, canciones o libros

 

El aprendizaje de un idioma de forma autodidacta no tiene por qué ser aburrido, especialmente si utilizas uno de tus hobbies para tal fin. Si te gusta la música, puedes intentar descifrar la letra de una canción de tu cantante o grupo favorito.

 

Para ello, ponte una estrofa una y otra vez, hasta que comprendas qué se está diciendo. Viendo la letra al mismo tiempo que oyes la canción te resultará más fácil y acostumbrarás tu oído. Webs como Lyrics Training pueden ayudarte con esta tarea.

 

Otra opción es visualizar películas en versión original. Si no eres capaz de seguir los diálogos, ponte los subtítulos en el idioma original. Y si estás comenzando el aprendizaje de otra lengua, también tienes la opción de poner los subtítulos en español.

 

Además de ir al cine a ver películas en versión original puedes programar en tu televisión la opción de ver films y series en versión original. Visualizar contenidos británicos, americanos, canadienses o australianos hará que tu oído se acostumbre a diferentes acentos.

 

Por el contrario, si tu afición es la lectura, procura cogerte libros en el idioma que estés aprendiendo. Para ello debes contar con un mínimo de vocabulario, pero aún así encontrarás palabras o giros que desconoces. Subrayarlos y buscarlos posteriormente en el diccionario puede ser una buena opción para aumentar vocabulario. Sin embargo, si las palabras desconocidas son escasas, lo mejor es interpretarlas según el contexto y continuar con la lectura, buscándolas posteriormente en el diccionario, para no estar cortando el ritmo constantemente, lo que te resultaría tedioso.

 

Si el nivel de palabras desconocidas es demasiado abultado, tendrías que probar con un libro de un nivel algo inferior. Una excelente opción es releer una obra original que ya hayas leído en español, ya que conocer el argumento te puede ayudar a mantener un buen ritmo de lectura.

 

Si te pasas el día con el móvil en la mano o usas un determinado programa en tu ordenador, prueba a ponerlo en el idioma que quieres aprender. Es una manera de forzarte a pensar en otra lengua. Lo mismo puedes hacer si utilizas una red social. Cambiar las preferencias de idiomas es fácil y te puede ayudar a avanzar en el aprendizaje de otra lengua.

 

¿Quieres estar enterado de la actualidad? Lee revistas y periódicos en otro idioma. También puedes hacerlo si te interesa una temática determinada, como la moda, la cocina, la decoración, los cotilleos o los viajes. Hay muchas revistas temáticas extranjeras que pueden ayudarte a estar informado y entretenido, al tiempo que vas ampliando vocabulario. El mismo resultado obtendrás si escuchas una emisora de radio o un canal de televisión extranjero, pero, en este caso, trabajarás principalmente tu oído.

 

Aprendizaje a través de la red



Internet ofrece muchas posibilidades para aprender idiomas de forma gratuita, principalmente inglés, que es la lengua más utilizada en la Red. Existen numerosas opciones para hacerlo, en todos los niveles, como redes sociales con personas nativas, listas de vocabulario o ejercicios de gramática.

 

La BBC posee BBC Learning English, una magnífica herramienta para aprender o mejorar tu nivel de inglés. También posee un canal de Youtube con vídeos de diferentes temáticas.

 

Si prefieres una red social, puedes utilizar Lang-8. Los post que publiques serán corregidos por nativos, mientras que tú podrás corregir los textos que publiquen en español personas extranjeras. La web es gratuita, pero si quieres mejorar un segundo idioma tiene un coste añadido. Otra red social para el aprendizaje de idiomas es Lingualia, que apuesta por un aprendizaje divertido a través de un progreso continuo.

 

English Central ofrece posibilidad de escuchar monólogos o diálogos en inglés, y después realizar ejercicios prácticos sobre los mismos. También puedes corregir tu pronunciación. Los ejercicios gratuitos son limitados. Learn English Online posee 56 lecciones, mientras que Livemocha combina las redes sociales con los juegos. Puedes acceder a más servicios si ayudas a otros usuarios.

 

Para conocer tu nivel de inglés si planeas presentarte a los exámenes oficiales TOEFL, FCT, PET o KET, puedes probar con Exam English. Y si buscas un blog, El blog para aprender inglés puede ayudarte.

 

En Curso-inglés hay diferentes niveles, mientras que Fun Easy English tiene su gran baza en el canal de Youtube, con vídeos muy prácticos para aprender el idioma de Shakespeare.

 

También hay personas que utilizan las redes sociales o Skype para contactar con extranjeros y poder practicar otro idioma por escrito o mediante teleconferencia. Lo ideal es que, por seguridad, las personas con las que contactes sean conocidas o recomendadas por alguien de confianza.

 

Voluntariado y viajar

 

¿Te gustan las obras de teatro, los musicales o las películas? Aprovecha que visitas otro país para acudir al teatro o al cine. Siempre que estés en el extranjero, no desaproveches la oportunidad de entablar una conversación con foráneos, eso sí, respetando las medidas básicas de seguridad. Preguntar por una calle puede ser una excelente manera de entablar un diálogo que puede serte beneficioso para practicar otro idioma.

 

Una última opción es realizar labores de voluntariado en otro país. Numerosas personas de distintos países se dan cita en torno a proyectos internacionales, por lo que, si quieres realizar una acción social y a la vez mejorar tus competencias en otro idioma, no dudes en hacer las maletas. Eso sí, debes tener claro su componente altruista. Una labor de voluntariado nunca puede convertirse en clases de inmersión lingüística gratuitas.

 

Todas estas fórmulas diferentes para aprender un idioma también pueden convertirse en un complemento perfecto al aprendizaje convencional. Tan solo debes buscar la que mejor se adapta a tu forma de vida y tus intereses. ¡Hay mucho donde elegir!