Menú
¡Llama gratis! 900 264 357

Aprender con YouTube: Las universidades abren su conocimiento a la sociedad

Aunque aún lejos de los índices que registran las estadounidenses, lo cierto es que las universidades españolas cada vez están más presentes en canales 2.0. Entre ellos, destaca YouTube EDU en el que suben a diario contenidos educativos como videocon

Publicado en Histórico Reportajes
Foto de Aprender con YouTube: Las universidades abren su conocimiento a la sociedad
Estudiantes-grado-INE

Desde que la Web 2.0 irrumpiera de lleno en Internet son muchos los cambios que se han producido no sólo en el ámbito de la comunicación y de la búsqueda y obtención de información, sino también en áreas concretas como la educación y la formación. La utilización de nuevas tecnologías ha facilitado que se puedan elaborar plataformas educativas en la que alumnos, docentes, instituciones educativas, expertos y personas interesadas en temas concretos puedan intercambiar contenidos específicos e interaccionar e, incluso, crear comunidades para mantener el contacto y seguir intercambiando información.


 


Y, precisamente, esa obtención de información concreta es una de las ventajas que ofrece la Web 2.0, ya que se pueden conseguir las últimas novedades y actualizaciones sobre un tema concreto, intercambiar opiniones y que los usuarios se retroalimenten con ese conocimiento, haciendo el aprendizaje mucho más dinámico y participativo. Los alumnos pueden mostrar sus trabajos, mientras que los docentes e investigadores pueden difundir los resultados de sus proyectos de investigación, y la universidad y centros educativos, su contenido y experiencia.


 


Precisamente por estas ventajas es por lo que muchas universidades están apostando por la Web 2.0 y por potenciar estas plataformas en las que a través de descargas de audio, vídeo, fotos, planos o mediante blogs muestran su conocimiento a la sociedad con la ventaja adicional de la veracidad y calidad de sus contenidos frente a otras Web 2.0 o plataformas en las que no siempre está garantizada la veracidad de la información que se ofrece ni se hace evidente la autoría de los trabajos que se exponen. 


 


Esta apuesta de las universidades se apoya en el mayor número de usuarios de este tipo de plataformas y canales con el que se está yendo hacia el comienzo de un cambio en el sistema educativo tradicional. Y no sólo las plataformas universitarias están siendo conscientes de ello. Iniciativas privadas también abogan por abrir canales específicos orientados a la educación dentro de sus propias plataformas. Un caso concreto es el de YouTube.


 


En la actualidad, Internet se ha convertido en algo más que un sistema de comunicación y de obtención de información. Cada vez es más frecuente que los alumnos busquen datos en la red. YouTubeEDU facilita esa labor de apertura de las universidades a la sociedad para hacerles llegar su conocimiento. Un canal que presenta importantes ventajas para centros educativos y alumnos, aunque todavía la presencia de los centros españoles dista mucho de la de otros centros europeos o de Estados Unidos.



 


Universidades de prestigio internacional como Cambridge, Harvard o Columbia son sólo un ejemplo de los centros educativos que están presentes en YouTubeEDU. Un canal creado para la educación y exclusivamente para universidades y centros educativos en los que alumnos y profesores pueden mostrar a la sociedad sus conferencias e investigaciones, además de difundir otra serie de información educativa como seminarios y cursos o, simplemente, mostrar cómo es la vida en el campus.


 


Con más de 200 universidades y centros educativos en este canal, en el que hay presencia de instituciones académicas de Estados Unidos, Francia, España, Italia, Rusia, Países Bajos o Israel, entre otros, YouTubeEDU se ha convertido en un medio imprescindible para los alumnos y personas interesadas en temas académicos concretos que se enmarcan en diferentes áreas temáticas como ciencias empresariales, educación, ingeniería, bellas artes y diseño, salud y medicina, historia, humanidades, periodismo y medios de comunicación, derecho, literatura, matemáticas, ciencias y ciencias sociales, entre otros.


 


Y si este canal se ha ido haciendo progresivamente un hueco importante en la vida de los estudiantes y de personas interesadas en conseguir las últimas novedades de un tema concreto, también se ha abierto paso entre las universidades que buscan con su presencia en YouTubeEDU la apertura y difusión del conocimiento a la sociedad, además de poder tener un contacto más directo con los alumnos.


 


En España, una de las primeras universidades que abrió su canal en YouTube fue la UOC (Universitat Oberta de Catalunya) cuya presencia se remonta al año 2007 “por la estrategia de la UOC de difusión de su conocimiento, de seguir con esa política que ya teníamos madura”, explica Lluis Rius, director del equipo de publicaciones en Internet de la UOC y encargado de la presencia de la universidad en canales 2.0. “Al igual que tenemos revistas digitales, se considera que el conocimiento que genera la universidad en actos presenciales es necesario ponerlo a disposición de todos los estudiantes y en abierto. Es importante que si, por ejemplo, viene un profesor de una universidad extranjera, esa conferencia pueda estar a disposición de todo el mundo”.


 


Para Rius, YouTube es un canal popular en el que la universidad tiene la ocasión de subir a la red conferencias, congresos, ponencias en vivo o la lección inaugural de un nuevo curso con la ventaja de que “un mismo acto puede dar lugar a más de un contenido”, dado que pueden verse conferencias de hasta una hora de duración, pero también resúmenes. Aparte, YouTube tiene otras aplicaciones, ya que “se emplea también para dar soporte a otras actividades de la universidad como la revista Digithum de Humanidades, de la que se hace un vídeo del director de la publicación o monográfico para explicar los contenidos, además de publicar la revista en red”, añade Lluis Rius.


 


La ventaja de YouTube, además, es “que todo el material no se pierde. No queda circunscrito a las personas que vienen a los cursos, sino que continúa; es importante porque el conocimiento se abre al mundo y se despierta el interés de las personas por temas y para los usuarios es un elemento clave para conocer esos temas y la UIMP”, explica por su parte Pablo de Castro, coordinador de la UIMP 2.0.


 


Para ello se trabaja en una labor esencial: que los vídeos se encuentren fácilmente y que puedan ser reproducidos por cualquier alumno o público, abriendo vías de trabajo en diferentes campos. “El objetivo es que los usuarios puedan encontrar nuestros vídeos aunque no sepan ir a YouTube”, indica Lluis Rius, por lo que los vídeos tienen marcadores para que puedan encontrarse más fácilmente. “El trabajo no termina colgando un vídeo en YouTube, sino catalogándolo para que se encuentre”, matiza.


 


Lo cierto es que las universidades encuentran en YouTube un punto de apoyo en su labor de difusiónporque nuestro perfil no es el de un joven que se desplaza al campus, sino personas de todas las edades, que viven en diferentes lugares, incluso en sitios apartados, teniendo dificultades para desplazarse, y que cursan estudios superiores o ya tienen una titulación, y difundiendo el audiovisual los estudiantes pueden seguir los seminarios, la lección inaugural… Se facilita la accesibilidad a un contenido”. Para los alumnos o personas que están interesadas en un tema concreto, este canal tiene importantes ventajas “porque presenta una complementariedad. Se da por superado el hecho de que para estudiar hay que seguir una bibliografía. Hoy un universitario se apoya en vídeos, artículos, programas de radio, Internet… en todo tipo de conocimiento con independencia de su formato”, apunta el responsable de la UOC.


 


Además, este tipo de canal presenta otra serie de ventajas como el acceso a las últimas novedadesporque no se van a encontrar en artículos si se acaba de celebrar un congreso. Es una forma de tener acceso al conocimiento antes de que se publique en los canales tradicionales”, asevera Rius.


 


Para José Miguel Goñi de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM), “en la sociedad es un canal de comunicación muy utilizado y no podemos estar al margen de ello. No hay que limitarles a estudiar libros. La universidad se mueve para estar cerca de la sociedad”.


 


Las ventajas de YouTube aplicado al ámbito educativo aún van más allá, puesto que ofrece tanto a estudiantes como personas interesadas en un tema concreto no sólo la posibilidad de acceder a un contenido, sino también conservarlo y tenerlo para su consulta o verlo en varias ocasiones.


 


Además, es un material que se puede compartir y con el que las universidades aumentan su presencia en la red. Para la Universidad de Navarra, que comenzó su andadura en redes en 2007 para sumarse a YouTubeEdu en 2009, estar presente en este canal tiene efectos muy positivos. “Sin duda, la principal ventaja es que permite difundir y compartir el material audiovisual generado. Esto, paralelamente, permite a la institución tener una mayor presencia en la red. Por ejemplo, sólo pensando en Estados Unidos, la plataforma cuenta allí con 135 millones de usuarios que visualizan más de 12.900 millones de vídeos. Ese es el mercado potencial de la universidad en EEUU sólo a través YouTube; 135 millones de personas pueden conocer qué es y qué hace la Universidad de Navarra”, explica José Antonio Pérez Caro, editor web de la Universidad de Navarra (UNAV) para quien estos canales tienen además otras ventajas adicionales.


 


Entre ellas, por ejemplo, figura el hecho de que también el público objetivo puede conocer de primera mano experiencias de alumnos que estudian o han estudiado en la Universidad, las becas que ofrecemos, las actividades culturales y sociales que llevan a cabo los alumnos… Asimismo, “cualquier persona puede acceder a materiales educativos de nuestros profesores, materiales que, por otra parte, pueden generar un flujo importante de conocimiento”, añade Pérez Caro.


 


El esfuerzo de las universidades por estar online


 


La importancia de YouTube cada vez es mayor y, de hecho, hay universidades que están reforzando su presencia como la Universidad Autónoma de Madrid (UAM). Aunque está presente en YouTube desde 2006, este año es cuando mayor actividad empieza a registrar tras adoptarse la decisión de “tener una política activa en redes sociales y crear sus propios canales en Facebook, Twitter, Flickr y Slideshare. Es absolutamente complementario. Las universidades deben tener estrategias globales en este área porque hay muchas sinergias y complementariedades”, explica Javier Herreros, director de Goodwill Comunicación, agencia que está asesorando en esta campaña a la UAM. Un paso adelante que se ha dado porque “para la universidad es un canal de comunicación muy directo que utiliza los recursos tecnológicos que más gustan a los estudiantes y para los usuarios es una ventaja poder conocer la noticias y actividades con imágenes”.


 


IE University, presente en YouTube desde 2008, considera que “este canal es para dar a conocer la universidad. Muchas personas lo usan como buscador de contenidos de vídeo y es un formato muy fácil. Permite divulgar los contenidos y nos aporta un mayor contacto con nuestros alumnos o candidatos”, indica Carlos Zaldaña, director de Marketing de IE University, universidad que también dispone de su propio canal de noticias para la divulgación académica y de experiencia.


 


Normalmente, los temas que más interés despiertan son los actos extraordinarios, junto con la actualidad. Unas actividades que se exhiben a través de este canal junto con otras secciones de las universidades que comprenden desde los actos más institucionales a la vida social y cultural del campus o actividades concretas de facultades o escuelas, entre otros temas.


 


Pero sin duda alguna, es la actualidad lo que más llama la atención entre los usuarios habituales de YouTubeEDU porque en estos canales de las universidades también se muestran "opiniones sobre cuestiones de actualidad, con análisis de profesores e investigadores en torno a asuntos de interés”, añade José Antonio Pérez Caro de la Universidad de Navarra.


 


Un debate y un intercambio de opiniones que es muy enriquecedor para todos los usuarios, pero también para los propios centros educativos. Es el caso de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) que muestra en YouTube, por ejemplo, los vídeos resumen de las actividades que se desarrollan en Santander. “Se sigue el debate de los actos y una vez finalizado el curso se mantiene ese debate”. Un aspecto que, según Pablo de Castro, coordinador de la UIMP 2.0, es enriquecedor para que “otros años el debate sea más fructífero”. En la UIMP, caracterizada por contar con ponentes de prestigio en sus cursos, conferencias y seminarios, también despiertan gran interés los personajes concretos como, por ejemplo, investigadores.


 


Y además tienen una gran aceptación los vídeos de los propios alumnos en los que cuentan sus vivencias, experiencias y testimoniosporque no todo el mundo tiene la posibilidad de hablar con ellos y así se puede ver su experiencia o el éxito de las becas. Se atrae a más alumnos”, afirma Carlos Zaldaña de IE University.


 


Esta experiencia personal al igual que el conocimiento se abre a las personas no sólo de España, sino que traspasa las fronteras del país. En la UPM, “hay mucha gente extranjera e, incluso, de países como India, que realiza preguntas para cursar estudios en la universidad porque ha visto los vídeos y muchos estudiantes hacen comentarios y también personas interesadas en temas concretos”.


 


El seguimiento de las universidades españolas en el extranjero es significativo en algunas instituciones académicas. La UIMP tiene, por ejemplo, más de un 20% de usuarios procedentes de fuera de España, destacando, sobre todo, un 15% de Centroamérica y Sudamérica y de países concretos como México y Brasil y también de países de Europa “a pesar de la dificultad del idioma, al igual que de Estados Unidos, aunque allí hay una importante comunidad hispana”, indica Pablo de Castro.


 


Además de las ventajas de difusión de conocimiento y de poder mostrar las vivencias y experiencias de los alumnos, la presencia en YouTube además es aprovechada por algunas universidades con fines más institucionales, ya que se ofrecen vídeos institucionales con los que se pueden conocer los principales actos, como la apertura del curso o la investidura de honoris causa, pero también se difunden las características de las universidades, lo que facilita que los alumnos puedan conocer lo que se ofrece, qué se estudia y cómo es la vida en el campus. Es una manera también de que los estudiantes puedan conocer previamente la universidad y despertar su interés por ella.  


 


Para José Miguel Goñi, la presencia en la red “propicia que nos conozcan, que los estudiantes sepan que estamos y vean qué hacemos”.


 


Vínculo entre YouTube y redes sociales


 


Pero, pese a que cada vez ha ido adquiriendo más importancia, YouTube no es la única manera de que la universidad se abra a la sociedad. Rius, para quien la presencia de las universidades en Internet va a ir a más, “YouTube no va a ser el único canal porque es plataforma privada para audiovisual y hay otros proyectos para explorar otros canales”.


 


Una exploración de canales que también se realiza en otras universidades como la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) para la que el canal YouTube es una herramienta básica y en la que están trabajando para hacer un proceso automatizado para que su canal de ‘streaming’ se incorpore en YouTube para toda la comunidad. La iniciativa se basa en ir adaptando “la tecnología 2.0 al mundo educativo para disponer de una nueva metodología docente. Estamos haciendo una apuesta importante porque, a parte de YouTube, tenemos dos canales en ‘streaming’ que transmiten directamente” los actos, explica Pablo de Castro, coordinador de la Win 2.0 de la UIMP.


 


De hecho, en ocasiones, existe vínculo entre YouTube y otros canales en Internet, e incluso, algunas redes sociales como Facebook o Twitter. Aunque inicialmente son canales que están separados, sí hay presencia de “por ejemplo bibliotecas de la UPM que están en Facebook o Twitter para informar de novedades de libros. Son canales complementarios”, explica José Miguel Goñi de la UPM. Además, hay universidades que en su propia página web informan de los diferentes canales entre los que se establecen links.


 


La idea de complementariedad entre el canal YouTube y redes como Facebook o Twitter también está presente en otras universidades como la UIMP porque “se acerca la universidad a donde está el usuario. La universidad la forman también las familias de los alumnos, los amigos y las personas que están en su entorno, de su red social. Por ello, procuramos ir a más espacios, aunque YouTube tiene la ventaja de que es el canal de vídeo más consultado y dónde más información suben los usuarios”, asevera Pablo de Castro.


 


El canal de YouTube tampoco actúa de forma independiente en el caso de IE University. “El canal tiene link a redes sociales como Twitter o Facebook, aunque la forma de interactuar en YouTube es distinta porque no es una red social. Puedes compartir vídeos y es un complemento de otras redes sociales. Por ejemplo, el día de comienzo de las clases se anuncia en Facebook y se apoya con un vídeo en YouTube”, dice Carlos Zaldaña de la IE University.


 


No obstante, pese a estas ventajas, la presencia de las universidades españolas es todavía reducida porque hay algunos retos que tienen que superarse “dado que no forma parte de la cultura española que hay que dejar rastro en Internet de todo lo que se hace en el ámbito académico. Hay todavía poca actividad de las universidades españolas en Internet. Podría haber más”, opina Lluis Rius.


 


De la misma opinión es José Miguel Goñi, de la Universidad Politécnica de Madrid, quien explica que “quizá estamos más retrasados, pero sí estamos haciendo cosas de gran envergadura”, al igual que Javier Herrera, de Goodwill, quien considera que “todavía estamos, en general, atrasados respecto a lo que hacen universidades de otros países, especialmente de EEUU, pero estamos empezando a ‘movernos’, afortunadamente”.


 


Tener más presencia en la red y en canales como YouTube por parte del ámbito educativo es “el reto universitario en el mundo, hay que apostar por esto. Es un elemento de cara al futuro porque se llega a más alumnos”, opina Pablo de Castro de la UIMP, quien añade que “hay que cambiar el modelo para hacerlo más participativo y colaborativo y más abierto al mundo. La universidad está obligada a cambiar porque los universitarios están cambiando y si están en redes sociales o en YouTube, las universidades están obligadas a estar presentes también”.


 


Una obligación que es aún mayor en el caso de las universidades cuya orientación es internacional “porque es un canal en el que el público se mueve y sería un error no estar en él”, concluye Carlos Zaldaña de IE University.


 


 


*  *  *  *


 


Más información:


 


YouTube EDU