Menu
¡Llama gratis! 900 831 816

Acoso escolar: dominio y sumisión en las aulas

Comienza un nuevo curso y con él vuelve a las aulas el acoso escolar. Un reciente estudio pone de manifiesto que uno de cada cuatro niños lo padece, lo que motiva el bajo nivel de autoestima de los niños, pues muchos confiesan que odian su forma de s

Publicado en Histórico Reportajes
Foto de Acoso escolar: dominio y sumisión en las aulas
Estudiantes-grado-INE

Insultos, amenazas, robos, peleas, discriminación… No es el guión de una película de terror, es el guión de la realidad que acontece en las aulas. Es el bullying o acoso escolar, una epidemia de agresiones verbales, psicológicas y físicas entre los más jóvenes que marca negativamente la convivencia en la escuela. Hay quienes opinan que siempre ha existido la violencia escolar y hay otros que lo consideran un mal que ha ido a más en los últimos años.


 


Pero, al margen de su origen, el caso es que hay muchos niños que lo padecen y las consecuencias son, cuanto menos, escalofriantes. Uno de cada cuatro escolares españoles sufre acoso en la escuela y “odian su forma de ser”. Es una de las principales conclusiones que se extraen del libro ‘Mobbing escolar. Violencia y acoso psicológico contra los niños’ que han escrito Iñaki Piñuel y Araceli Oñate. La obra recoge los resultados de una encuesta realizada hace ya un año a 25.000 niños con edades comprendidas entre los 7 y 17 años de 1.100 centros educativos de 14 comunidades autónomas (excepto Valencia, Baleares y La Rioja). El 28% de ellos ha confesado la intranquilidad que sienten la mayor parte del tiempo que están en el colegio, su falta de concentración, angustia, nervios y sudores sin ser conscientes del motivo.


 


Hay algunos, además, que a su edad ya tienen la autoestima muy baja pues tres de cada diez niños entrevistados dicen que si nacieran otra vez les gustaría ser otra persona, que no tienen mucho de qué presumir o se consideran más débiles que el resto de sus compañeros. Y es que el daño psicológico es la forma de acoso más habitual, que no deja marcas físicas pero sí debilita de forma acusada la autoestima. Son emociones que, unidas a diversos factores, pueden conducir al fracaso escolar.


 


España es el segundo país después de Portugal con mayor índice de fracaso escolar. Y no es el factor inteligencia lo que más influye en este bajo rendimiento del alumno como se suele pensar, sino que hay otras claves constantes como la ansiedad y la depresión que inciden con más fuerza en la trayectoria escolar. Es la opinión de la catedrática e investigadora Elvira Repetto que, en su intervención en un curso de verano de la UNED, afirmó que “toda comprensión implica un saber teórico” y no duda en decir que “hay que enseñar al alumno a actuar, a desarrollar habilidades sociales, a pensar y a aprender para evitar futuros conflictos juveniles”.


 


Ojo por ojo…


 


Piñuel y Oñate explican que la violencia escolar va in crescendo en función de la edad, pues describen que en educación Primaria es una “lucha” de todos contra todos, en Secundaria cambia a un todos contra uno y en Bachillerato los adolescentes agresores reconocen que pueden llegar incluso a la violencia física.


 


Y es que la edad es uno de los factores que los expertos consideran más importantes a la hora de estudiar la violencia escolar por su incidencia en el desarrollo de esquemas mentales que más tarde se emplearán para desenvolverse en la sociedad. De hecho, es uno de los puntos clave en un proyecto de investigación de la Universidad de Córdoba al frente del cual se encuentra la catedrática de Psicología Rosa Ortega.


 


Constatan que, además de la edad, el género de los escolares es fundamental porque las agresiones suelen ser diferentes. Lo más habitual es que los chicos agredan físicamente, mientras que las chicas son más propensas a extender rumores o hacer el vacío a otro compañero.


 


Desde la universidad consideran que uno de los aspectos fundamentales de la violencia es el esquema de dominio-sumisión, por el que con diferentes actos se domina el comportamiento y el pensamiento de las personas. Es un esquema interior: nadie lo ve, aunque se puede conocer cuando se ejemplifica.


 


Intranquilidad en las aulas


 


La figura del acusica, del pelota, de la repipi, del empollón y del malote existen en cualquier historia del colegio que se pueda contar. Son etiquetas que inconscientemente adherimos a unos u otros compañeros de clase. El problema es cuando estas etiquetas traspasan los límites de la convivencia y se crea en la escuela un clima de difícil control.


 


Varios expertos consideran que estas situaciones de riesgo en el colegio se pueden ver complementadas con el agravante de “violencia física”. Según los investigadores de la Universidad de Córdoba, el fenómeno de la agresividad injustificada, persistente en el tiempo y con graves consecuencias en el desarrollo para víctimas y agresores, es denominado por los expertos como ‘bullying duro’ y su incidencia, aunque leve, asciende a índices de entre el 2% y el 7%. En otros casos como el de la agresividad injustificada esporádica (que no se prolonga en el tiempo) es menos grave pero afecta a más escolares, se estima que entre el 25% y el 30%.


 


Incluso a veces esta violencia puede traspasar los límites y llegar, aunque afortunadamente en contadas ocasiones, a sucesos como la masacre de Columbine en 1999: una escuela de secundaria situada en el Condado de Jefferson (Colorado, EEUU) donde dos alumnos de 17 y 18 años asesinaron a 12 estudiantes y a un profesor e hirieron a 24 alumnos antes de quitarse la vida.


 


Algunos se han atrevido, incluso, a crear un polémico videojuego donde el jugador encarna a un estudiante problemático cuya misión es hacerle la vida imposible a sus compañeros mediante insultos y peleas. Todo un poema. Y es que el comportamiento general de niños y adolescentes es fiel reflejo de la sociedad, de sus hábitos y costumbres, de la familia, de los profesores, de los amigos, de las cosas que ven y consumen en la televisión, en Internet o en su quehacer diario.


 


De hecho, las Nuevas Tecnologías son un elemento importante en sus vidas e influyen de tal forma en sus actitudes que han acuñado un nuevo término para designar el acoso a través de las tecnologías: el ciberbullying. La mayoría de los jóvenes se sienten atraídos por las nuevas formas de comunicación, en muchos casos las dominan, saben cómo utilizarlas y, para algunos, es un “buen arma” para amedrentar a sus compañeros. Ya sea mediante mensajes de texto a los teléfonos móviles, correos electrónicos o páginas web difamatorias, el caso es que las prácticas de ciberbullying son cada vez más habituales.


 


Los agresores buscan como excusa para practicar estos comportamientos hostiles mediante las nuevas tecnologías algunas “ventajas”: la impunidad de los agresores y su permanencia en el  anonimato, la mayor trascendencia por la rápida repercusión que pueda tener a través de un blog o de una página web, o la gran impotencia del agredido que no conoce la identidad del autor de tales fechorías.


 


Ha habido ya muchos casos de acoso y violencia escolar grabados con el teléfono móvil que luego se han difundido a través de la red. Incluso, a profesores. Y es que ya ni las autoridades de un centro escolar tienen el firme escudo para protegerse de estas insidias.


 


 


(Continúa en página 2)



La letra… ¿con sangre entra?


 


“Los profesores no se sienten apoyados para afrontar la situación, no se encuentran formados e informados y esto influye en la calidad de vida de las escuelas”, explica Claire Monks, de la Greenwich University, e investigadora de la UCO.


 


De hecho, según datos que ha presentado la consejera de Educación en Madrid, Lucía Figar, las agresiones a profesores han crecido un 32% en tan sólo dos años. En el curso 2003-2004 se registraron 2.697 casos de violencia a docentes, cifra que aumentó hasta 3.559 en el curso 2005-2006.


 


Ante esta situación, y después de que varios estudios arrojaran datos sobre el nivel de estrés y ganas de abandono de la profesión que sufren muchos profesores en España, el sindicato ANPE ha propuesto recientemente la reducción de la jornada laboral para el personal docente de Primaria y Secundaria. De esta forma, los profesores podrían dedicar tiempo a la preparación de materiales didácticos, a renovar conocimientos y recibir formación para saber resolver situaciones de conflicto.


 


No obstante, siempre hay algunos que en estas situaciones difíciles se toman la justicia por su mano. Como un profesor japonés que acaba de ser nombrado “Superprofesor” por la junta de educación local gracias a sus estrictos métodos de enseñanza, e incluso de castigo corporal. Ha sido capaz, en alguna ocasión, de arrojar una silla al equipo de voleibol y, aseguran, mejorar así su rendimiento, publica una agencia de noticias nipona. A pesar de esta condecoración, más vale maña que fuerza, dice el refrán.


 


Nuevo curso, nuevas normas


 


Nada de teléfonos móviles en clase. Se trata de una de las principales directrices incluidas en el nuevo Decreto de Convivencia que ha puesto en marcha la Comunidad de Madrid. Esta norma, ha asegurado la presidenta Esperanza Aguirre, da más autoridad a los profesores en las aulas, establece que cada colegio tendrá que desarrollar su propia normativa de conducta y regula las sanciones para actos graves de indisciplina, acoso escolar y agresiones.


 


Aguirre considera que una de las mayores dificultades que tienen los profesores para enseñar a los adolescentes es mantener el orden y la disciplina en las aulas, por lo que solicita que sean los propios centros los que aprueben su reglamento antes de que termine el mes de octubre. La normativa pasará luego a manos de los padres para su conocimiento y en ella se incluirán aspectos como el cuidado de las instalaciones escolares, la asistencia puntual y correcta a las clases, la no utilización de móviles y otros aparatos durante la clase, el respeto a la autoridad del profesor, el trato correcto a los compañeros y la realización de los deberes en casa. 


 


Por su parte, la Secretaría de Juventud de la Generalitat de Cataluña ha comenzado a ofrecer en los centros de educación Secundaria lo que ha denominado como Pack Escuelas, un conjunto de actividades informativas sobre el bullying, las drogas y el sida a través de charlas, talleres, obras de teatro o juegos de rol, en definitiva, acciones donde puedan tomar parte los jóvenes. Los centros interesados en recibir los packs deben solicitarlos a la Secretaría antes del 31 de octubre.


 


Andalucía, por ejemplo, dispone de aulas especiales para alumnos indisciplinados en los institutos. Tal es el caso de Málaga, que cuenta con más de 100 centros con estos espacios para que un profesor distinto al que ha castigado al agresor, le haga reflexionar y a modificar su comportamiento. También se utilizarán este curso las tutorías individualizadas dirigidas sobre todo a estudiantes con dificultad para las habilidades sociales y que serán impartidas de forma personalizada por orientadores.


 


Otra iniciativa es el Plan de Mediadores Escolares al que se acogen cerca de 200 centros de la provincia de Málaga y que consiste en que son los propios estudiantes quienes se prestan a mediar en situaciones conflictivas, previamente formados en ello. Una medida similar arranca este curso en el País Vasco como parte de un plan de convivencia bajo el lema ‘Para que podamos vivir juntos’.


 


Otra de las novedades este curso es la inclusión de la polémica asignatura de Educación para la Ciudadanía en los programas escolares. Entre sus contenidos, afirman que los estudiantes podrán contestar a la pregunta “¿Cómo te gustaría que fuera el mundo en el que vivimos?” explorando diversos temas que afectan a la vida cotidiana. De igual modo, abordará temas de actualidad referentes a la autoestima, las relaciones humanas, la seguridad vial, los problemas de género o la inmigración, y en valores como compartir con compañeros, profesores, familia y amigos, iniciativas solidarias y de trabajo en proyectos en común que ayuden a resolver los problemas de la convivencia, entre ellos el acoso escolar.



 


 


 


*  *  *  *


 


 


 


Más información:


 


Ciberbullying


 


Sindicato Independiente ANPE


 


Universidad de Córdoba


 


Contenidos relacionados en Aprendemas.com:


 


El apego familiar y la disciplina son claves contra la violencia infantil



 


Cabrera explica las medidas de la LOE para luchar contra la violencia escolar



 


Docentes alertan de la necesidad del Educador Social en los institutos



 


Cómo empezar el 'cole' con buen pie



 


Escuelas de padres. Formarse en lo importante



 


Los niños españoles son ahora un 15% más inteligentes



 


Violencia escolar y bullying: dos fenómenos a la orden del día



 


Un estudio revela la falta de orientación de los estudiantes



 


El consumo o la dificultad de acceso al empleo, entre las causas del fracaso escolar



 


‘Sobresaliente’ para España en abandono escolar



 


Más Noticias de Formación, Educación y Empleo publicadas en a+