Menu
¡Llama gratis! 900 831 816

2012. El año en que se cambió la educación, otra vez

La ola de reformas iniciadas por el Ejecutivo no ha dejado de lado a la Educación. A la rebaja en el presupuesto se le han sumado otras modificaciones que han afectado por igual a los actores de la comunidad educativa en todos los niveles formativos.

Publicado en Histórico Reportajes
Foto de 2012. El año en que se cambió la educación, otra vez
Estudiantes-grado-INE2012 ha sido un año de grandes cambios para la Educación, o al menos es lo que se desprende, literalmente hablando, de un año en el que no ha quedado nivel ni actor educativo que no se haya visto afectado por una u otra reforma. Las de más calado afectan a la educación Primaria y Secundaria, y la universitaria. La FP también ha recibido lo suyo, y para el año que viene se espera que sea la FP Dual, a imagen y semejanza de los vecinos alemanes.

 

Un año intenso que el ministro de Educación, José Ignacio Wert, ha querido cerrar presentando el último borrador de la que será la séptima ley educativa de nuestro país. El Gobierno quiere que el proyecto estrella de Educación llegue al Consejo de Ministros antes de que acabe el año, y comenzar la tramitación parlamentaria en febrero de modo que la ley quede aprobada durante el primer semestre.

 

La reforma de la ley de Educación no ha dejado indiferente a nadie. Profesores, alumnos y responsables de educación autonómicos se han alzado en contra de una ley a la que en Cataluña no han dudado en tildar de “contrarreforma retrógrada y recentralizadora” y que se ha ganado la oposición de País Vasco, Andalucía y Canarias. Cambios en la cantidad de contenidos que se fijará desde el Ejecutivo y las comunidades autónomas, vuelta un currículo que recupera las casi ya olvidadas Ciencias Naturales y Sociales, desaparición de la asignatura Educación para la Ciudadanía y la inclusión de pruebas de evaluación de conocimiento al final de cada ciclo, que acabarán con la conocida selectividad, son algunos de los cambios que propone la ley de Wert que más han soliviantado a la comunidad educativa.

 

Dicen que los cambios son buenos, si son para mejor. En el caso de la Educación, una nueva reforma implica conocer cuáles son sus objetivos y la forma en que se va a llevar a cabo para saber si sus efectos serán positivos o negativos.

 

La LOMCE supone un cambio en los contenidos y las formas de evaluación sobre los que se ciernen algunas dudas. Manuel Salas Velasco es profesor asociado de Económicas de la Universidad de Granada y en sus líneas de investigación se encuentra la economía de la educación. La modificación de la pruebas de acceso a la universidad no solo le parece positivo sino también necesario. Según Velasco, las pruebas de acceso a la universidad en nuestro país deberían haberse reformado hace ya tiempo diseñando exámenes no solamente de conocimientos sino también de competencias donde los jóvenes demuestren las habilidades que son necesarias para su progreso en la universidad.

 

Pero estas nuevas pruebas sólo tendrán éxito si se dirigen a evaluar a los alumnos en habilidades y competencias además de en conocimientos. “Si son pruebas de conocimientos memorísticos servirán para más bien poco, porque será una selectividad como la actual pero realizada en los institutos en lugar de en la universidad”, argumenta el profesor de la Universidad de Granada. Así, si se evalúan no solo conocimientos, Velasco es de la opinión de que ayudarán a conocer mejor cómo rinden nuestros estudiantes y nuestro sistema educativo.

 

Carlos López Cortiñas, secretario general de FETE-UGT, no ve las nuevas pruebas de evaluación más que como una carrera de obstáculos para el alumnado que convertirá los centros en academias que preparan al alumno a superar esas pruebas, olvidándose de la educación.

 

Sobre el cambio en el currículo de la educación Primaria y Secundaria cabe destacar la desaparición de la asignatura Educación para la Ciudadanía (EpC). Una asignatura que tenía los días contados desde que el nuevo Wert asumió el cargo. Primero anunció el cambio de nombre por el de Educación Cívica y Constitucional y la sustitución de algunos temas controvertidos para el PP sobre los conflictos sociales o referencias a la homosexualidad, por otros como la crítica al nacionalismo excluyente y el apoyo a la iniciativa privada. Finalmente, el civismo y la Constitución quedaron fuera de la nomenclatura de la asignatura destinada a sustituir a EpC, y en el último borrador presentado por Wert el pasado 4 de diciembre se revelaba la creación de una nueva asignatura alternativa a la enseñanza confesional de carácter evaluable.

 

Menos dinero en el bolsillo de la Educación

 

Pero el cambio en la selectividad, la desaparición de Educación para la Ciudadanía o el resto de cambios de nomenclaturas no son lo único que ha llevado a este sindicato a afirmar que 2012 será un año para olvidar en materia de educación. Las decisiones tomadas sobre los contenidos son igual de preocupantes que las que atañen al montante disponible para Educación el año que viene.

 

Con el ánimo de reducir un déficit que ahoga al país, el Ejecutivo inició una ronda de reajustes presupuestarios que en materia de Educación se tradujeron en un 14,4% menos para el próximo ejercicio. Una reducción en el presupuesto sobre la que la Comisión Europea llamó la atención en febrero, en vistas de lo que se avecinaba, sobre el riesgo de socavar el potencial de crecimiento y competitividad si se seguía por la senda de los recortes.

 

Antes, uno de los primeros anuncios que afectaría a los alumnos de cara al curso vigente 2012-2013 fue el incremento de los precios públicos de las universidades, un 30% de media según datos del Ministerio. La justificación del Ejecutivo: que los alumnos pagan poco en comparación con lo que cuesta su formación.

 

Wert no dudó en afirmar, al hilo de la rebaja presupuestaria, que una mayor inversión no es sinónimo de mejores resultados. Sin embargo, entre los especialistas surgen dudas al respecto. Puede que el sistema educativo pueda sobrevivir con menos dinero, “pero para garantizar la igualdad de oportunidades y que los jóvenes puedan seguir estudiando sí que importa el dinero”, afirma Manuel Salas.

 

De los aspectos más sensibles de las cuentas para 2013, se encuentra la partida destinada a becas y ayudas al alumno. Si bien la cantidad es similar a la presupuestada para 2012, sindicatos de estudiantes no han dudado en afirmar que es engañosa, pues el teórico incremento en las cuantías de las ayudas -de un 2% sólo en las becas generales universitarias y no universitarias- se contrarresta con unos criterios más exigentes que, según Confederación Estatal de Asociaciones de Estudiantes (CANAE), dejan fuera a más familias al haberse visto reducido su nivel de renta a consecuencia de la crisis.

 

Según Salas Velasco, la cobertura de los programas de ayuda sigue sin llegar al 30% del total de estudiantes universitarios, un porcentaje inferior si se compara al de países europeos, sobre todo escandinavos, que cuentan con un número elevado de estudiantes que reciben ayudas públicas: “Un aumento del 2% obviamente no va a cambiar este panorama desolador al que se enfrentan los jóvenes”, augura este profesor. Sin ayuda económica, además, los jóvenes dejarán de experimentar la enriquecedora experiencia de cambiar de lugar de residencia para realizar sus estudios, y que supone favorecer la competencia entre universidades por atraer a los mejores estudiantes de otras regiones.

 

Nadie duda de que recortar en época de dificultades económicas a veces se impone como necesario, pero lo importante es saber en qué se recorta. “Todos estamos de acuerdo en que hay muchas ineficiencias en el sistema educativo, universitario y no universitario, pero reducir la financiación dirigida a los jóvenes para que puedan continuar con sus estudios no es ni justo ni acertado”, sentencia Salas Velasco.

 

Y en el ámbito universitario, los últimos en manifestar su desacuerdo con los duros recortes han sido los rectores de las universidades públicas. Una oposición que se ha puesto de relieve con la presentación de un manifiesto conjunto contra la rebaja que se prevé del 18% del presupuesto para educación superior, del 80% en gastos no financieros en I+D+i en los campus y con la ya efectiva pérdida de 3.000 profesores que las entidades públicas acusan con respecto al año pasado.

 

Según los rectores de las universidades públicas, este recorte en personal supone la pérdida de un perfil profesional, los profesores doctores, formados fundamentalmente a base de becas y proyectos de investigación que representan el parte del potencial que la investigación y la innovación tiene en nuestro país. Pero no sólo profesores universitarios se han visto afectado por los reajustes. En lo que respecta a los profesores en la educación obligatoria, el sindicato FETE-UGT cifra en 80.000 interinos despedidos en lo que llevamos de año, lo que deja a los centros con menos profesores al mismo tiempo que se ha aumentado el horario lectivo de los que se queda.

 

 

Subida de IVA y supresión de ayudas escolares

Lo que traerá 2013 en materia de educaciónSube el pegamento y se impone el 'tupper' como menú escolar

 

En lo que concierne a las primeras etapas educativas no hay que olvidar el incremento en el precio del material educativo. El gran varapalo para los presupuestos familiares con hijos en edad escolar vino de la última subida del IVA, que incrementaba el impuesto sobre estos productos. Forro para libros, gomas de borrar, cuaderno, lápices o témperas pasaban a soportar un 21% de IVA (hasta septiembre era del 4%). Un incremento que sin duda repercutiría no solo en las familias sino también en los colegios, grandes consumidores de estos productos. Con los libros de texto, sólo Castilla-La Mancha y la Comunidad de Madrid realizaron modificaciones en sus políticas sobre subvenciones para la compra de libros de texto. Ambas anunciaron la introducción de un sistema de préstamo, gestionado por los colegios y con previsiones de renovación del material cada cuatro años.

 

Lo que también dio que hablar fue la supresión de las ayudas escolares para servicios de comedor y trasporte público. Líneas de autobuses escolares dejaban de circular en numerosas localidades y los padres veían además que el servicio de comedor se incrementaba a casi el doble. La polémica llegó a su cénit cuando a aquellos alumnos que decidieran llevar la comida de casa en tupper se les exigía el pago de tres euros en concepto mantenimiento de las instalaciones. Estas medidas y también las anteriores no hacen sino “encarecer el servicio educativo y recortar, no sólo en presupuesto sino en igualdad de oportunidades de los ciudadanos”, explica Carlos López Cortiñas.

 

Lo que traerá 2013

 

Para el año 2013 se vislumbran nuevos cambios. Pero será un año importante para que la FP Dual reciba el impulso definitivo que lleve a su implantación. Según el RD del pasado 8 de noviembre, los ciclos serán de tres años. El gran cambio y que augura una mejora en la productividad e inserción de los alumnos son las horas que estos pasarán en las empresas: un mínimo del 33% en primer curso, hasta un máximo del 75% en el segundo, y hasta el 85% en el tercero, según los convenios de colaboración que los centros suscriban con las empresas.

 

A todas luces se terminará aprobando la LOMCE, lo que desvelará algunas de las incógnitas que hoy tenemos, como en qué queda la afrenta de los que tildan la LOMCE como una “ofensiva para el catalán” contra los que defienden a ultranza “el derecho a estudiar en castellano” de otros, con respecto a la modificación en número de horas de impartición en castellano frente al resto de idiomas cooficiales y que ha sentado las bases para una nueva polémica entre Ejecutivo español y catalán. Pero sobre todo, el tiempo pondrá de relieve si los cambios que se están llevando a cabo son positivos o negativos para nuestro sistema de educación.

 

Para Manuel Salas Velasco, las reformas legislativas son necesarias porque la sociedad también cambia. “En el sector de la educación, las reformas que se acometan deben buscar mejorar la eficiencia en el uso de los recursos públicos, y garantizando siempre la igualdad de oportunidades. El problema surge cuando los gobiernos, al tener la mayoría, van aprobando normas que otros gobiernos de distinto color, también con mayoría, cambian. Esta inseguridad jurídica sí que es perjudicial”, asegura.  Salas Velasco es de la opinión que puede ser positivo que la sociedad se plantee una nueva reforma de alcance de su sistema educativo adaptándolo más a las demandas de la sociedad del conocimiento y corrigiendo los fallos que se han venido observando en estas dos últimas décadas, “pero la reforma debería actuar sobre la cimentación de la casa más que discutir sobre el color de la misma”.

 

Una última cosa para 2013 es conocer qué sale del Comité de Expertos que aún hoy (disponían de seis meses para hacerlo) siguen analizando el sistema universitario para una posible reforma. Tienen hasta final de año, así que eso ya lo veremos después de las uvas.

 

 

¡Sigue a aprendemas.com en Facebook, Twitter, Tuenti y LinkedIn!