Menú
¡Llama gratis! 900 831 816

Visto bueno al proyecto de la Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE)

No pasar de curso con dos asignaturas suspendidas, facilitar la enseñanza del castellano en Cataluña o contar la asignatura de Religión para la nota media son algunos de los cambios que se introducen con la LOMCE.

Publicado en Histórico Noticias
Foto de Visto bueno al proyecto de la Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE)
Estudiantes-grado-INEEl Consejo de Ministros ha aprobado el proyecto de Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE)en el que se incluyen una serie de objetivos como mejorar la calidad de educación y la empleabilidad de los jóvenes, así como disminuir las tasas de fracaso y de abandono escolar temprano. Además, con este nuevo marco, que se remitirá al parlamento, también se pretende modernizar la Formación Profesional para que no sea considerada una carrera de segundo nivel. [Ver cursos de Primaria, Secundaria, Bachillerato y Grados]

 

La aprobación de este proyecto de ley, que tiene contestación social, ha sido justificada por la vicepresidenta del Gobierno de España, Soraya Sáenz de Santamaría, al asegurar que la remodelación del sistema educativo español es “una reforma fundamental” y urgente” porque “no podemos permitir las cifras de fracaso, abandono y paro juvenil”. Y es que según los datos facilitados por el ejecutivo, la tasa de abandono escolar es del 25% -el doble que el resto de países de la Unión Europea- y la tasa de desempleo juvenil supera el 57% frente al 8% de otros países como Alemania.

 

Además, según explicaba el ministro de Educación, José Ignacio Wert, hay que mejorar la empleabilidad de los jóvenes porque “quien no adquiera una cierta capacitación profesional no va a ser capaz de encontrar empleo”. Una situación que se pone de manifiesto en los cálculos de la UE en los que se refleja que en el próximo decenio sólo el 15% de los empleos disponibles en Europa serán ocupados por personas con una capacidad media o baja.

 

Para conseguir los objetivos establecidos con su aprobación, el nuevo marco legal incluye una serie de reformas y cambios que están dirigidos a reforzar los conocimientos instrumentales, flexibilizar las trayectorias educativas, incorporar sistemas de evaluación externa para evaluar el aprendizaje de los alumnos para ir adaptándolo, dotar de mayor autonomía y especialización a los centros docentes, mejorar la transparencia de los resultados y subrayar la cultura del esfuerzo.

 

Con estos fines, la LOMCE establece que la asignatura de Religión y su alternativa –Valores Culturales y Sociales en Primaria y Valores Éticos en Secundaria-, serán evaluables, contando la nota para la media del curso a todos los efectos por lo que, igualmente, se tendrán en cuenta para, por ejemplo, optar a una beca o para calcular el resultado de las pruebas externas de evaluación.

 

Ambas materias, que tienen un régimen especial porque es obligatorio ofertarlas, no se considerarán troncales y se podrán cursar como optativas desde Primaria. De esta manera, se pretende facilitar que las personas que lo deseen estudien las dos y no una sola como se contemplaba inicialmente en el anteproyecto en el que, además, Religión y Valores eran asignaturas excluyentes.

 

La LOMCE también incluye otras novedades como el hecho de no poder pasar de curso con más de dos suspensos y nunca en aquellos casos en los que las dos asignaturas que no se hayan aprobado sean troncales o bien una troncal y una lengua cooficial. De esta manera, quien suspenda Lengua o Matemáticas o bien la lengua cooficial tendrá que repetir, pero si no se superan Matemáticas y Música sí se puede pasar de curso. En el caso de que el alumno tenga tres suspensos no podrá pasar de curso, aunque una de las asignaturas sea Religión.

 

En materia de asignaturas aún hay más cambios porque se modifica el modelo de enseñanzas mínimas pasando a un sistema de troncales, específicas y de libre configuración. El Estado será el encargado de definir los contenidos y criterios de evaluación de las troncales y los criterios de evaluación de las específicas, mientras que en el caso de las de libre configuración su definición corresponderá a las comunidades autónomas, al igual que las lenguas cooficiales. Además, la asignatura de Educación para la Ciudadanía queda diluida en contenidos transversales recogidos en todas las materias.

 

Pruebas externas

La LOCME también introduce pruebas de evaluación externas. Así, está previsto que las pruebas de Primaria se realicen en el tercer curso y a nivel nacional, aunque el diseño del examen corresponderá a las comunidades autónomas. Estas pruebas tendrán que diseñarse para medir la capacidad en lengua, escritura y cálculo y también permitirán que se puedan detectar de forma temprana problemas.

 

Por su parte, la evaluación externa al finalizar la ESO y la que se hará al final de Bachillerato será competencia del Ministerio de Educación, dado que servirán para la obtención del título. En este caso, además de los conocimientos, se medirán competencias como la comprensión, el razonamiento crítico o la capacidad de poner en relación diferentes materias. Las pruebas serán realizadas y corregidas por personal externo al centro.

 

Referente a la enseñanza del castellano en Cataluñatambién hay novedades. La LOMCE contempla que el Gobierno pagará un colegio privado si la comunidad autónoma no la oferta como vehicular, aunque será de forma transitoria hasta que el Ejecutivo autonómico solucione esta cuestión. En todo caso, se contempla recuperar el dinero, que se calcula que será de cinco millones de euros para cada 1.000 alumnos, ya que se detraerá de la partida correspondiente en el marco de la financiación autonómica.

 

En educación diferenciada, la LOMCE reconoce el derecho a acceder a conciertos económicossiempre que se garantice que se proporciona el mismo nivel educativo y que se ofrecen las mismas condiciones a los niños y niñas. Un hecho que deberán justificar los centros al solicitar financiación pública.

 

En FP se contempla la creación de una FP Básicade dos años de duración que será obligatoria y que sustituirá a los Programas de Cualificación Profesional Inicial (PCPI) dirigidos alumnos de 15 años. También se introducen asignaturas en la FP de Grado Medio orientadas a sectores profesionales y se facilita el paso a la FP de Grado Superior.

 

Y, referente a la financiación, cabe destacar que se recoge la posibilidad de que hasta el 60% de los costes directos de la implantación de la norma sean cofinanciados por el Fondo Social Europeo. La previsión es que el 95% del coste de implantar esta ley para el Gobierno se corresponderá con la creación de itinerarios en 4º de la ESO porque harán falta más profesores y para reformar la FP.

 

Desde el Ministerio de Educación, se calcula que el coste directo el primer año ascenderá a 38 millones de euros, mientras que en el segundo la cifra se elevará a 190 millones de euros y a 340 millones de euros en el tercero. Unas cifras que –si se descuenta lo que se prevé ahorrar con la reforma del Bachillerato- bajan a 23 millones para el primer año, 130 para el segundo y 255 para el tercero. Los costes indirectos serán asumidos por las comunidades autónomas.

 

¡Sigue a aprendemas.com en FacebookTwitterTuenti y LinkedIn

 

Más información:

Ministerio de Educación