Menu
¡Llama gratis! 900 831 816
Pedir información

Uno de cada tres deportistas retirados está en paro

Los deportistas también se están viendo afectados por la crisis económica. Menores retribuciones y mayor tasa de paro son algunas de las afecciones que son consecuencia del contexto económico. De ahí que la seguridad en el cobro de las cuantías econó

Publicado en Histórico Noticias
Foto de Uno de cada tres deportistas retirados está en paro
Estudiantes-grado-INELa crisis también está afectando al deporte. El 70,1% de los deportistas españoles en activo ha visto reducir sus ingresos con motivo de la situación económica actual desde que comenzó la crisis económica como consecuencia de los recortes realizados por los patrocinadores que, incluso en algunos casos, han dejado de invertir en los ‘sponsors’, y la menor solvencia de los clubes.

 

Una situación de la que escapan sólo los deportistas que están en lo más alto y el 29,9% de los deportistas que no están en la élite, según se recoge en el “IV Informe El reto de la inserción laboral del deportista español”, realizado por Adecco mediante una encuesta a 200 deportistas tanto activos como retirados de 14 disciplinas diferentes y cuyos datos se han dado a conocer con motivo de la celebración el próximo día 6 de abril del Día Internacional del Deporte y la Actividad Física. [Ver cursos de Deporte]

 

La disminución de los ingresos está afectando más a los deportistas masculinos, ya que el 78% reconoce esta situación, que se da en menor medida en las mujeres deportistas: el 58,8%. No obstante, la principal diferencia no se debe tanto al género, sino al deporte que se practica.

 

Pero la reducción de retribuciones económicas no es la única repercusión negativa sobre el deporte. El desempleo también es significativo. De hecho, el 30% de los deportistas retirados están en paro, porcentaje que contrasta con el 20,3% de la tasa de paro general en este sector. Además, el 4% de los que están trabajando buscan una mejora laboral urgente porque tienen una situación laboral actual muy precaria.

 

Los deportistas que sí están trabajando desarrollan su actividad, sobre todo, a través de contratos temporales, una situación que supone el 51,4%. En menor medida, la contratación es indefinida (25,7%) y en prácticas (17,1%). Y el 5,7% trabajan sin contrato.

 

Precisamente, la seguridad en el cobro es lo que más valora un deportista a la hora de fichar por un equipo ante la situación económica actual, una valoración que el 73,1% califica de muy importante. También se cree muy importante la retribución económica (en el 59,1% de los casos); la clasificación (43%) y la posibilidad de continuar con los estudios (41,9%).

 

No obstante, aunque la posibilidad de poder continuar con los estudios es la última opción valorada por los deportistas, lo cierto es que el 89,9% considera que es un valor añadido que su equipo le proporcione formación para su futura integración laboral. Y facilitar esta formación sigue siendo una asignatura pendiente porque sólo el 26,7% de los encuestados asegura que la ha recibido. Otro reto es la información sobre su futura integración laboral: el 73% no ha sido informado.

 

La formación es uno de los valores en auge para los deportistas de elite, ya que la mayoría son conscientes de que su carrera llegará un día a su fin y que necesitan planificar su retirada. Un motivo que lleva a que el 70,7% de los deportistas en activo se forme en otras áreas de actividad que compatibilizan con su carrera deportiva. No obstante, un 29,3% asegura que no se forma por falta de tiempo o por no poder conciliar su carrera deportiva con otras actividades.

 

A la hora de estudiar, los deportistas se decantan por la Formación Profesional, nivel de formación que tienen el 37,6%, seguida de los estudios secundarios con el 25,8%; los estudios universitarios con el 24,7% (aumentan en 2,5 puntos porcentuales en relación al año pasado), y los elementales con el 11,8%. La mayoría de ellos, el 94,6%, quiere seguir vinculado al mundo del deporte cuando se retire y todos se imaginan gestionando su empresa deportiva.

 

No obstante, a pesar de estudiar, el 52,6% de los deportistas opina que tiene más dificultades para encontrar un empleo que el resto de personas por la menor formación. Sólo el 34,7% afirma que su condición de deportista no influye en el acceso al mercado laboral y el 12,6% cree que afecta positivamente.

 

Entre los factores que pueden facilitar o dificultar el acceso a un puesto de trabajo se hallan la imagen exterior que proyectan o el dopaje. Este último aspecto es el que menos consideran que puede repercutir negativamente. El 82,1% cree que el dopaje es un asunto de minorías y que no tendría influencia en una entrevista de trabajo. Una opinión, sin embargo, que no respaldan el 17,9% de los deportistas, quienes creen que sí les afecta negativamente.

 

 

Más información:

 

Adecco

 

Contenidos relacionados en aprendemas.com:

 

Titulaciones deportivas en verano: más allá de la afición, una posible profesión

 

Madrid tendrá 20 nuevos institutos bilingües y 10 de especialización deportiva el próximo año

 

Especial Licencias y Carnets Oficiales 2010-2011