Menu
¡Llama gratis! 900 831 816
Pedir información

Una tesis concluye que el bienestar del Estado y de las personas está garantizado con la jubilación

Así de contundente es la economista Patricia Peinado, de la Universidad del País Vasco, en la tesis que acaba de presentar. La también profesora asegura que el hecho de jubilarse, desde ahora a los 67 años, es la solución menos perjudicial para la so

Publicado en Histórico Noticias
Foto de Una tesis concluye que el bienestar del Estado y de las personas está garantizado con la jubilación
Estudiantes-grado-INERetrasar la edad de jubilaciónha sido una de las medidas más controvertidas en lo que a materia económica se refiere. Muchas han sido las voces que se han levantado en contra de esta reforma. Sin embargo, parece que es la medida menos mala si queremos conjugar el bienestar de las arcas y el de las personas. [Ver cursos de Economía]

 

Al menos es la conclusión a la que ha llegado Patricia Peinado, autora de la tesisPension system's reform in Spain: a dynamic analysis of the effects on welfare”(Reforma del sistema de pensiones en España: un análisis dinámico de los efectos en el bienestar). Esta joven economista y profesora de la Universidad del País Vasco, ha analizado los efectos que acarreará el retraso de la edad de jubilación y cómo está en juego el bienestar de los pensionistas ante la actual crisis económica. Ante ello, ha concluido que el hecho de jubilarse a los 67 y el incremento de los años cotizados es la combinación que mejor compatibiliza el equilibrio financiero y el bienestar.

 

El trabajo de Peinado se ha basado en tres ensayos. El primero hace referencia al colectivo general de jubilados (“A dynamic analysis of the effects of pensioners' welfare of social security reforms”, publicado en Journal of Pension Economics and Finance). El segundo se centra sobre las diferencias de género, y el tercero, en los pensionistas de viudedad.

 

Uno de los aspectos más interesantes de la tesis es que Peinado ha analizado la evolución del bienestar en función del tiempo, estudiando el impacto que el retraso de las reformas podría tener sobre los futuros pensionistas. Y es que los efectos de las reformas son dinámicos. Así, en el primer ensayo, la autora ha analizado qué pasaría si las reformas se hubieran activado en el momento en el que ya no hubiera financiación para pagar todas las pensiones. Peinado concluye que esta decisión protegería a los pensionistas actuales, pero que implicaría las mayores pérdidas de bienestar para las futuras generaciones de pensionistas.

 

Así que retrasar la edad de jubilación es la medida que mejor afronta el desequilibrio financiero del sistema sin dejar de garantizar el bienestar, mientras que una reforma basada sólo en el aumento del número de años computados sería la más perjudicial. 

 

En el segundo ensayo, que se centra en  los efectos de la reforma sobre las diferencias de género, Peinado también se ha basado en otros dos indicadores dinámicos para cuantificar tanto las diferencias actuales como las futuras. Y concluye que para afrontar el desequilibrio financiero y a la vez reducir las diferencias de género, las medidas más adecuadas, de entre las propuestas por el gobierno, consisten en retrasar la edad de la jubilación y aumentar el periodo de contribución. Sin embargo, aumentar el número de años computados como única medida acarrearía los efectos más perjudiciales para el bienestar de género.

 

El tercer y último ensayo, dedicado a los pensionistas de viudedad, combina el análisis dinámico con unas técnicas de simulación. La autora ha calculado la evolución del bienestar. La ampliación del número de años computados del fallecido supone una pérdida de bienestar también para los cónyuges viudos. Para paliar dicha pérdida, Peinado señala la posibilidad de incrementar el porcentaje de la pensión del cónyuge fallecido correspondiente que es otorgada como pensión de viudedad. 

 

Por todo ello, la investigadora asegura que de entre las reformas propuestas por el gobierno para mantener el equilibrio financiero, el retraso de la edad de la jubilación y la ampliación del número de años cotizados, es la combinación que mejor garantiza el bienestar de la población jubilada. Pero también apunta que el actual modelo de actualización de las pensiones en España perjudica a los que las perciben, ya que no se tienen en cuenta los incrementos de productividad de la economía que mejoran el bienestar de la población activa. Así, la población jubilada se ve obligada a sobrevivir con un poder adquisitivo que va degradándose a medida que el nivel de vida estándar de la sociedad se eleva.

 

 


¡Sigue a aprendemas.com en Facebook, Twitter, Tuenti y LinkedIn!

 

 

 



Más información:

 

Universidad del País Vasco

 

Noticias relacionadas en aprendemas.com:

 

Claves de la nueva ley que permite a los becarios cotizar para la jubilación

 

Por cada tres cotizantes hay dos perceptores de prestaciones por desempleo o jubilación

 

ANPE se opone a retrasar la jubilación de profesores por el “desgaste” de la profesión

 

Debemos ahorrar 170.000 millones más al año para mantener el nivel de vida tras la jubilación