Menu
¡Llama gratis! 900 831 816

Una propuesta de Bermejo pone en entredicho el actual sistema de oposiciones a juez y fiscal

El pasado lunes, el ministro de Justicia, Mariano Fernández Bermejo, revolucionó el panorama judicial de nuestro país anunciando una nueva propuesta que pretende, si el PSOE gana las próximas elecciones, impulsar una reforma del sistema de acceso a l

Publicado en Histórico Noticias
Foto de Una propuesta de Bermejo pone en entredicho el actual sistema de oposiciones a juez y fiscal

El objetivo de esta iniciativa, según explicó Bermejo durante la III Conferencia Internacional de Formación y Capacitación Judicial celebrada en Barcelona, es paliar el descenso en el número de opositores a la judicatura favoreciendo el acceso a los licenciados en la Universidad pública con mejores expedientes, que ya han demostrado contar con “conocimientos jurídicos por encima de lo normal”. El número de candidatos a juez y fiscal ha descendido de 6.000 en la convocatoria del año 2000 a menos de 4.000 en las últimas pruebas celebradas en 2006.


 


El Ministro es consciente de que la dureza de la oposición a juez hace que sea una opción menos atractiva en comparación con otras salidas. En su opinión, bajar el nivel de dificultad de las pruebas de oposición no puede ser contemplado como una posibilidad, sino que “hay que hacer atractiva la función jurisdiccional y proporcionar una formación adecuada”. Para ello hay que tomar un papel activo y salir a “pescar allí donde están pescando los grandes despachos de abogados. Hay que hacer una buena oferta”, añade.


 


La dura formación de los futuros jueces y fiscales


 


La oposición para ser juez o fiscal consiste en la superación de tres exámenes, uno tipo test y dos orales. Los aprobados tienen dos opciones, elegir la carrera judicial, de manera que pasarían a ingresar en la Escuela Judicial de Barcelona para formarse durante un tiempo aún sin determinar, o la carrera fiscal, estos últimos se formarán en el Centro de Estudios Jurídicos de Madrid.


 


Actualmente, una persona que quiera opositar a juez o fiscal dedica una media de cinco años y medio a prepararse. Bermejo explica que esta formación requiere un grado de aislamiento poco beneficioso para el desarrollo profesional de los futuros jueces y fiscales. “No es bueno que una persona esté tantísimo tiempo alejada de la realidad”, argumenta, no se trata únicamente de “ser buenos operadores del Derecho y expertos conocedores de la ciencia jurídica, deben ser profesionales impregnados de vida”. En este sentido, el Ministerio de Justicia ha apostado por la experiencia práctica.


 


Asimismo, el titular de Justicia considera indispensable que los candidatos a juez conozcan otros idiomas aparte del propio, que viajen a las instituciones europeas para conocer desde dentro su funcionamiento y estima que sería un buen complemento para la formación de los jueces, por ejemplo, el pasar un tiempo en los servicios de urgencias de los hospitales, para conocer lo que “es la tensión en el trabajo”.


 


Reacciones dispares


 


El portavoz de la asociación progresista ‘Jueces para la democracia’, Jaime Tapia, ha anunciado que no discutirá esta propuesta “hasta ver cómo está o no de elaborada, porque no conocemos la letra pequeña”. Para Tapia, “lo importante de esta reflexión es que hay que introducir el debate sobre nuevas formas de acceso a la carrera judicial”.


 


También ha valorado positivamente la iniciativa de incorporar nuevos métodos al sistema de acceso a la judicatura el presidente del Consejo General de la Abogacía, Carlos Carnicer. En unas declaraciones a Europa Press, Carnicer destacó la necesidad de “refrescar” es sistema de acceso a la judicatura, ya que “no es de recibo que se tenga que emplear una media de seis años para acceder a la oposición”.


 


Más crítico ha sido Antonio García, portavoz de la Asociación Profesional de Magistratura, quien considera que el Gobierno pretende conseguir jueces “impregnados ideológicamente”. García considera que la oposición es garantía de igualdad de oportunidades, además, según ha indicado, “un opositor sabe más Derecho que el más extraordinario y brillante de los licenciados en Derecho”.


 


Por su parte, el portavoz del grupo popular en el Congreso, Eduardo Zaplana, opina que con esta medida lo que pretende el ministro de Justicia es “poner a los hijos de sus amigos en la judicatura en el futuro”.


 


 


Otras medidas para atraer a los mejores expedientes


 


Esta no es la primera vez que desde el Ministerio de Justicia se plantean medidas para incentivar el acceso a la carrera de judicial y fiscal. Así, el pasado mes de julio, el departamento de Justicia convocó un programa de ayudas económicas con una dotación total de 540.000 euros, destinado a ayudar económicamente a los candidatos a las oposiciones de las carreras judicial y fiscal con mejores expedientes académicos y escasos recursos económicos.


 


Esta convocatoria incluía dos modalidades, compatibles entre sí: 150 becas anuales de 3.000 euros (que podrán renovarse dos años más), o financiación de intereses de préstamos concedidos al candidato para su preparación. En esta segunda modalidad, cada opositor podrá disfrutar de un importe máximo anual de 10.000 euros, en préstamos de un periodo máximo de 8 años, con un tipo de interés 0%, sin gastos de comisión de apertura, cancelación o amortización anticipada.


 


Más información:


 


Ministerio de Justicia


 


Contenidos relacionados en Aprendemas.com:


 


Canarias lanza un plan formativo pionero para acceder a la Administración de Justicia


 


Repasamos los empleos más buscados y cotizados para 2007


 


Cursos de ADMINISTRACIÓN y JUSTICIA en a+


 


Más Reportajes de Formación, Educación y Empleo publicados en a+