Menú
¡Llama gratis! 900 831 816

Una hipoteca acarrea más del 50% del sueldo neto de un joven trabajador

El Consejo de la Juventud de España denuncia la situación en la que se encuentran los jóvenes españoles. Y es que su derecho a emanciparse es más bien una utopía y no una realidad. Aunque las situaciones varían de unas ciudades a otras, la realidad d

Publicado en Histórico Noticias
Foto de Una hipoteca acarrea más del 50% del sueldo neto de un joven trabajador
Estudiantes-grado-INEIndependizarse es, a día de hoy, una misión imposible. Y más si tenemos en cuenta que un joven debería destinar el 53,5% de su sueldo neto a sufragar los gastos de una hipoteca media. Pero a este dato se le suma otro más desalentador: los jóvenes españoles cobran un 78,17% menos de lo que deberían cobrar para poder ser los propietarios de una vivienda sin sobrepasar el umbral máximo de endeudamiento aceptado por las entidades financieras del 30%. Parece que la inestabilidad laboral, los sueldos y la independencia forman un círculo cerrado que, a priori, no tiene salida.

 

Todos estos datos los ha dado a conocer el último boletín del Observatorio Joven de Vivienda del Consejo de la Juventud de Españaque, además, especifica que “la superficie máxima que ha de tener el piso al que una persona joven puede aspirar en nuestro país sin sobre endeudarse, teniendo en cuenta el salario que cobra”, es de 56,1 m² mientras que de alquiler es de 44,5 m².

 

Sin embargo, la realidad no es igual para todos. Por ejemplo, independizarse es más complicado en ciudades como Vizcaya, Barcelona o Madrid, cuyos jóvenes deberían destinar entre el 60% y 70% de su sueldo neto mensual para hacer frente a una hipoteca, mientras que en Ciudad Real o Badajoz apenas invertirían el 30%.

 

Lo mismo ocurre con las diferencias salariales. Las Comunidades Autónomas con mayor diferencia entre ingresos necesarios y salario son País Vasco (126,83%), Islas Baleares (117,06%), Comunidad de Madrid (108,57%) y Cataluña (104,44%). Por el contrario, Extremadura (14,63%), Castilla-La Mancha (30,22%) y Murcia (34,93%) son las comunidades en las que más se aproximan los ingresos y el poder adquisitivo real de los jóvenes.

 

Propuestas a considerar

 

Ante esta situación, el Consejo de la Juventud de España (CJE) reivindica la puesta en marcha inmediata de una serie de políticas que hagan posible el derecho de los jóvenes a emanciparse.

 

Entre otras cuestiones, demandan una mayor coordinación entre Gobierno y Comunidades Autónomas y una ley que garantice el acceso a la vivienda digna con un coste no superior al 30% de los ingresos netos anuales.

 

También proponen la puesta en marcha de un parque público de vivienda en alquiler, cuyo coste no supere el 10% de los ingresos anuales por persona; el fomento de la cultura del alquiler frente a la de compra y el endurecimiento de las leyes para prevenir y luchar contra la corrupción política.

 

Ya sea con estas medidas o con otras, la cuestión es que hay que reformular el actual marco legislativo ante la incapacidad de hacer frente al importe del alquiler o la hipoteca y el riesgo consiguiente de iniciar un proceso de desahucio. Cada vez son más las personas que se encuentran en esta situación. 

 

Entre 2003 y la primera mitad de 2009, se produjo un incremento continuo de jóvenes emancipados. La economía funcionaba: había trabajo y las entidades financieras concedían préstamos hipotecarios. “A partir de entonces, la tasa de emancipación ha ido retrocediendo, del 46,8% del segundo trimestre de 2009 al 45,4% del segundo trimestre de 2011”, afirma el Observatorio en la edición del segundo trimestre de 2011 de su boletín.

 

Hipotecas no concedidas

 

Mientras que entre los jóvenes de 30 y 34 años se ha notado una ligera estabilización de la emancipación, los menores de 25 años han protagonizado una caída notable en cuanto a su independencia. Tanto es así que solo un 10% de estos jóvenes consigue, a día de hoy, volar del nido familiar.

 

Además, teniendo en cuenta la situación actual del mercado laboral, un gran número de jóvenes han optado por ampliar sus conocimientos. “Muchas personas jóvenes optan por abandonar la búsqueda de trabajo y centrarse en exclusiva en ampliar su curriculum académico. Esta salida por la inversión educativa tiene su razón de ser en el hecho de que los colectivos con menores niveles de estudios son los que se presentan la mayor precariedad laboral, tanto en términos de paro y temporalidad, como en términos de retribución salarial”, explica el informe.

 

Así, de cara a la vivienda, los jóvenes no tienen ningún tipo de facilidades. Cada vez se formalizan menos hipotecas “tanto por el endurecimiento de los requisitos para hallar crédito, como por las limitaciones en los recursos líquidos disponibles y la incertidumbre sobre las perspectivas de futuro”.

 

Además, para acceder a una vivienda, el comprador necesita de un ahorro previo que, en la mayoría de las ocasiones no tiene, “de unos 52.563,00 euros, para cubrir lo gastos de la entrada, la notaría, la inscripción en el registro, etc.”.

 

Y, el último factor, es la garantía de poder hacer frente a una hipoteca durante más de dos décadas y media cuando “la situación laboral de las personas jóvenes no dibuja un escenario halagüeño sobre las aspiraciones de gozar de una solvencia económica estable”.

 

 


¡Sigue a aprendemas.com en Facebook, Twitter, Tuenti y LinkedIn!

 

 

 



Más información:

 

Observatorio Joven de Vivienda del Consejo de la Juventud de España

 

Noticias relacionadas en aprendemas.com:



A los jóvenes les cuesta salir del nido