Menu
¡Llama gratis! 900 831 816

Una dieta sana a edad temprana aumenta el cociente intelectual

Los niños que reciben una alimentación desde temprana edad basada en legumbres, frutas y verduras presentan un mayor cociente intelectual que es superior en hasta dos puntos que los niños que han consumido de forma regular o habitual productos como g

Publicado en Histórico Noticias
Foto de Una dieta sana a edad temprana aumenta el cociente intelectual
Estudiantes-grado-INELa alimentación es fundamental para el desarrollo de los niños, pero no sólo físicamente, sino también desde el punto de vista intelectual. Y es que lo que se come tiene una relación directa con la inteligencia de la persona. Y así se pone de manifiesto en un estudio de la Universidad de Adelaide, de Australia, en el que se ha constatado que alimentar a los niños desde edad temprana con una dieta sana contribuye a aumentar su cociente intelectual. [Ver cursos de Nutrición y alimentación]

 

Para llegar a esta conclusión, los investigadores de esta universidad compararon a niños que habían sido alimentados desde pequeños con una dieta sana con aquellos que les habían dado una dieta menos sana o a base de comida basura. Los hábitos alimentarios fueron contrastados con el cociente intelectual a los ocho años de edad, constatando que aquellos que habían seguido unas pautas alimentarias más saludables presentaban un mayor cociente intelectual que el resto de los niños. En totales estudiaron a más de 7.000 niños.

 

Según explica la doctora Lisa Smithers, la dieta aporta los nutrientes que son necesarios para el desarrollo de los tejidos del cerebro en los primeros años de vida por lo que era importante hacer este estudio en el que han encontrado que los niños que fueron amamantados durante seis meses y tenían una dieta saludable que incorporaba alimentos como legumbres, queso, fruta y verduras de forma regular entre los 15 y 24 meses tenían un cociente intelectual superior hasta dos puntos a la edad de ocho años

 

Por el contrario, los niños que ingerían de forma regular galletas, caramelos, refrescos, chocolate o patatas fritas durante sus primeros años de vida presentaban un cociente intelectual hasta dos puntos menor a los ocho años de edad

 

El estudio realizado, que ha sido publicado en la revista ‘European Journal of Epidemiology’, también ha puesto de manifiesto otras conclusiones como el impacto negativo en el cociente intelectual de los alimentos para bebés ya preparados y que se dan a los seis meses de edad, aunque se han observado algunas relaciones positivas cuando se les da para que los consuman a los 24 meses.

 

Para la investigadora, el estudio refuerza y evidencia la necesidad de alimentar a los niños de forma saludable en un momento crucial de su formación y vidas por el impacto que tienen a largo plazo los alimentos que se les da para su ingesta a pesar de que las diferencias en el cociente intelectual no son excesivamente grandes.

 

 


¡Sigue a aprendemas.com en Facebook, Twitter, Tuenti y LinkedIn!

 

 

 



Más información:

 

Universidad de Adelaide



Noticias relacionadas en aprendemas.com:

 

El estrés puede retrasar el desarrollo del cerebro de los niños

 

La crisis de la adolescencia tiene su explicación en el desarrollo del cerebro



Identifican nuevos genes que relacionan el tamaño del cerebro y la inteligencia

 

Aumentar la inteligencia es posible