Cargando...

Menú
¡Llama gratis! 900 831 816

Un informe concluye que la conciliación beneficia a las empresas

Cada vez más, los empleados ponen por delante el 'salario emocional' del que disfrutan en sus empresas que el meramente económico. Además, las empresas "que concilian" ven reducido en un 30% su porcentaje de absentismo laboral.

Publicado en Histórico Noticias
Foto de Un informe concluye que la conciliación beneficia a las empresas

Estas son algunas de las conclusiones que la profesora del IESE Nuria Chinchilla ha expuesto al presentar el Estudio IFREI 2006 del IESE sobre la adopción y puesta en práctica de políticas de conciliación en España. De ahí, han salido a relucir las ventajas que tiene para las empresas apostar por la conciliación y el equilibrio entre la vida personal y laboral: mayor competitividad, diferenciación, mayor calidad de vida para los empleados, más productividad y mayor rendimiento.


 


Según la profesora, el estudio trata de eliminar la barrera psicológica que actualmente mantiene estancadas las medidas de conciliación: "el presentismo mal entendido" y no tratar a los empleados como "personas completas", en todos sus ámbitos, personal y profesional. Si se les 'cosifica' como 'máquinas', los trabajadores tenderán a ir a "mínimos" y se dedicarán a "sobrevivir", dentro y fuera de la empresa: en casa y en el trabajo, afirma Chinchilla.


 


Además, está el aspecto de la atracción y la retención del talento, en un mercado laboral en el que "ya ha comenzado la guerra por llevarse a los mejores talentos". Según datos de 2006 del estudio europeo del IESE en el que han participado 400 empresas, el 45% de ellas mencionaron el absentismo como uno de sus principales problemas, seguido de la falta de compromiso de sus empleados con la organización.


 


A su juicio, los trabajadores acusan de forma cada vez más preocupante el 'síndrome del quemado', derivado de lo que Chinchilla llama "cumplir con el horario religioso", es decir, "entrar cuando Dios manda y salir cuando Dios quiere", un horario que consideró "contraproducente".


 


Según este estudio, que se ha realizado comparando España con el resto de países europeos, nuestro país ocupa el tercer puesto por la cola, después de Grecia y Portugal, con los peores índices de productividad por hora. Otros países, como Bélgica o los Países Bajos, con menos horas trabajadas semanalmente, están en los primeros puestos en este ranking.


 


Aún así, entre 1999 y 2004, según Chinchilla, han aumentado las cifras en materia de medidas conciliadoras, pasando a ser el 70% de las empresas españolas las que tienen horario flexible, del 44% al 71% las que ofertan la jornada reducida y del 30% al 42% las que cuentan con una jornada semanal comprimida los viernes. El 'tele-despacho' en casa han pasado de tenerlo un 14% de las empresas en 1999 al 50%, y los cursos de gestión del estrés se ofertan ya en un 47% de las empresas, frente al 32% de las que lo hacían en 1999.


 


Adictos al trabajo


 


La "cultura de la adicción al trabajo es lo peor que tenemos en España", ha apuntado Chinchilla. El 38% de los empleados encuestados creen que en su empresa se da ese tipo de cultura y el 30% reconoce que se lleva trabajo a casa al finalizar su jornada laboral, pero dijo, las cifras "son superiores".


 


Otro dato preocupante es que aunque el 40% de las empresas españolas ofrece un horario flexible, sólo el 7% cuenta con un Plan Integral de Conciliación. Si no se trabaja por el equilibrio de estas dos vertientes del empleado se producirá lo que esta experta llamó "contaminación de la ecología humana". La empresa será 'contaminadora' del entorno laboral, en lugar de 'enriquecedora' de éste.


 


De hecho, si a los empleados "no se les permite desarrollar todas sus facetas personales, comenzará la tensión mental y por tanto la reducción de la productividad y la calidad de su trabajo, y por ende, el coste de la no conciliación será siempre muy superior a la puesta en práctica de medidas que la fomenten", ha explicado.


 


Pese a que en España el número de horas semanales, más de 40, nos sitúa en la lista de los países donde más se trabaja y menos tiempo se pasa con la familia, la mayoría de los encuestados confiesa tener un buen nivel de satisfacción laboral.


 


Los permisos por paternidad son otra de las 'asignaturas pendientes' de la conciliación en España. Mientras en Finlandia, Noruega o Eslovenia se disfruta de tres semanas o más, en España, sólo se dispone de dos días y el trabajo a tiempo parcial apenas supera el 8%, frente al 36% de los Países Bajos y el 23% de Reino Unido. "Es necesario dar el gran salto y ver el tele-trabajo como una solución, no con reticencias sólo porque los directivos siguen apostando por la cultura del 'control presencial'", dijo.


 


El estudio se ha realizado dividiendo los países europeos por zonas: Norte (Estonia, Finlandia, etc.), Sur (Grecia, España, etc.) y Este (Bulgaria, Rumanía o Eslovenia). En total, 26 países de seis regiones. España ocupa los primeros puestos en relación al conflicto trabajo-familia, aunque sus empleados se muestran satisfechos con su entorno laboral y ocupan los últimos puestos en relación a las depresiones y los problemas psicológicos. "La forma de vida, el sol y la cultura mediterránea ayuda a ello", agrega Chinchilla.


 


Todos los empleados encuestados ponen en primer lugar el problema de la no coincidencia de los horarios laborales con los escolares, seguido de la falta de políticas de las empresas en materia de conciliación y las presiones en el trabajo, es decir, la cultura empresarial, que aparece en tercer puesto.


 


Como recomendación, Chinchilla ha abogado por descartar la idea del/la 'super(wo)man', porque "somos limitados" y no podemos pasarnos las 24 horas pretendiendo ser "los mejores profesionales, padres, esposos, hijos, etc.". "Tampoco separar radicalmente las facetas personal y profesional, porque esto es antinatural", y no creer que estamos disponibles "24 horas, siempre, para todo el mundo", además de saber desconectar y apostar por la complementariedad de ambas facetas, que se consigue "dedicando tiempo a la reflexión y a la formación".


 


Algunos ejemplos de empresas


 


Varios ejemplos de empresas que apuestan por la conciliación entre la vida profesional y la personal son Procter & Gamble , Caja Madrid, que ha acercado el puesto de trabajo de 160 mujeres con hijos pequeños a su domicilio; IBM, que cuenta con un grupo de apoyo que trimestralmente revisa las políticas de conciliación y discriminación; MRW, cuya plantilla disfruta, en el 71% de los casos, de jornada intensiva; Novartis, que ayuda a los empleados por medio de subvenciones para guarderías y becas; y Red Eléctrica, que ha puesto en marcha políticas de apoyo a la mujer.


 


Estas empresas encabezan un nuevo modo de concebir a la empresa y a los empleados. La cultura de los horarios inflexibles y la adicción al trabajo está dejando paso a una visión más humana de las compañías, que también persiguen el bienestar personal de sus trabajadores.


 


* * * *


Más información:


 


Estudio IFREI 2006 del IESE


 


Otros contenidos relacionados en Aprendemas.com:


 


Formación y empleo ante el reto de la inmigración


 


TELETRABAJO: luces y sombras de un fenómeno imparable


 


Un estudio dibuja la ‘geografía del capital humano’ en España


 


La OCDE escudriña la educación en los países más ricos


 


Aumenta el e-learning aunque no en todos los sectores


 


Empresa y Formación Continua: lo que hay que saber


 


Tablón de empleo en a+


 


Sección de Prácticas en Empresas (Oferta y Demanda) en a+


 

Más Noticias de Formación, Educación y Empleo publicadas en a+