Menu
¡Llama gratis! 900 831 816

Un informe analiza los retos que debe afrontar Europa en la formación de investigadores

La situación de los estudiantes y de los programas de doctorado en Europa ha mejorado en los últimos años, aunque todavía queda un largo camino por recorrer. Promover la movilidad de los estudiantes y la transferencia de conocimientos y experiencias,

Publicado en Histórico Noticias
Foto de Un informe analiza los retos que debe afrontar Europa en la formación de investigadores

Según la estructura del Espacio Europeo de Educación Superior, los programas de doctorado suponen el tercer y último ciclo en la trayectoria académica de un estudiante universitario, así como el primer paso en la carrera de un joven investigador. El principal objetivo de este tercer ciclo es avanzar en el conocimiento a través de la investigación original y ésta es, precisamente, la característica que le diferencia de los dos primeros.



Desde que en la IV Conferencia del Proceso de Bolonia, celebrada en Bergen hace dos años, se hiciera hincapié en la necesidad de estrechar lazos entre la educación superior y la investigación, la Asociación Europea de Universidades (EUA, por sus siglas en inglés), a petición de los ministros de Educación, ha estado trabajando en un estudio que señala los principios básicos para el desarrollo de programas de doctorado y que se presentó el pasado mes de mayo en la Conferencia de Ministros de Educación de Londres.



El informe “Los programas de doctorado en las universidades europeas: logros y retos”, publicado la semana pasada por la EUA, recoge las principales conclusiones de ese proyecto sobre la situación de los doctorados en Europa y los cambios que Europa debería afrontar si quiere retener o atraer a los jóvenes investigadores de mayor talento.



Para fortalecer la capacidad investigadora y la competitividad internacional, los gobiernos han definido como objetivos estratégicos la oferta de programas de doctorado de alta calidad y la mejora de las oportunidades laborales para los jóvenes investigadores. “Europa necesita aumentar el número de investigadores y los programas de doctorado son una piedra angular para conseguir esta meta”, explicó John Smith, Secretario General Adjunto de la EUA. “Nuestro trabajo ha demostrado que las universidades están organizando los programas de doctorado de una forma más estructurada”. Más concretamente, ha habido un importante incremento en el número de instituciones que crean escuelas específicas de postgrado, unidades específicas independientes que administran esta formación, “lo que les permite realizar un mayor acercamiento estructural a su misión investigadora”.



Recomendaciones de la EUA



Las conclusiones del estudio indican que las partes interesadas (universidades y las autoridades públicas) tienen que ampliar su participación, mejorar los mecanismos de supervisión y evaluación, y promover la movilidad internacional de los doctores. Es en las universidades en las que recae la responsabilidad de desarrollar los programas de doctorado. En este sentido, promover la formación en y a través de la investigación es una de sus principales tareas, tanto para preparar a los jóvenes investigadores para la carrera académica como para jugar un papel importante en otras áreas de la sociedad. 



El trabajo muestra que las políticas nacionales relativas a la educación de postgrado están a menudo demasiado fragmentadas, con una carencia de coordinación entre los ministerios, los consejos de investigación y demás organismos implicados. Esta fragmentación no crea las condiciones favorables para atraer y retener en Europa a los mejores candidatos a estudiar un doctorado, para quienes la inadecuada financiación y la carencia de oportunidades laborales supone un panorama altamente desalentador.



Uno de los retos de la educación superior en Europa es mejorar las perspectivas profesionales de los doctorandos. Aunque el estudio muestra que hay claros signos de que las instituciones de educación superior están aumentando sus esfuerzos para mejorar la panorámica profesional de los jóvenes investigadores, principalmente promoviendo la formación interdisciplinar y el desarrollo de más habilidades transferibles que aumenten su empleabilidad al finalizar los estudios de doctorado, la EUA considera que las universidades –junto con las autoridades públicas de toda Europa- deben hacer más para mejorar las oportunidades profesionales de los jóvenes investigadores.



El estudio destaca la aparición en Europa de una serie de programas innovadores, incluidos “los doctorados profesionales”, en respuesta a las demandas del mercado laboral (los doctorados profesionales son títulos enfocados a incorporar la investigación a otras prácticas profesionales). La colaboración entre universidades ha actuado, según se explica en el informe, como un catalizador para crear los nuevos programas. Dada la cada vez más amplia diversidad de títulos, la EUA enfatiza la importancia de que la “investigación original” siga siendo el componente fundamental de todos los doctorados.



La escasez de ayudas a la financiación, un lastre para los doctorados en Europa



Los resultados del estudio destacan que, en muchos casos, la financiación no cubre el programa entero y no se provee a los candidatos a los estudios de doctorado de los medios suficientes para trabajar y vivir en condiciones decentes. La EUA incide en que se deberían hacer más esfuerzos  para hacer la financiación más atractiva a los candidatos con más talento que provienen de los grupos sociales con menos ingresos económicos, así como incrementar la flexibilidad en beneficio de los estudiantes que participen en programas a tiempo parcial.



Sin embargo, la EUA explica que no es una cuestión de incrementar la financiación de los doctorados. Según la Asociación, los gobiernos no reúnen los adecuados datos de financiación doctoral y, para incrementar la financiación de una manera apropiada, sería necesario examinar en mayor detalle cómo los estudiantes y los programas de doctorado están financiados.



“El atractivo de una carrera de investigación en Europa, tanto en sectores académicos como en otros, empieza y se determina por su nivel de investigación doctoral. Es esencial, por tanto, mejorar el estatus y las condiciones de apoyo financiero a los candidatos a estudiar un doctorado, las cuales varían sustancialmente en Europa”, añade John Smith.



La carencia de coordinación en la financiación a nivel regional, nacional e internacional supone un obstáculo para la movilidad, uno de los elementos clave para los doctorados en cuanto que amplía su experiencia en la investigación y sus oportunidades de desarrollo profesional, y estimula la transferencia de conocimientos entre instituciones. Para algunos países, movilidad también significa la formación de sus propios investigadores en las áreas de investigación disciplinar y transdisciplinar donde existe una importante carencia de candidatos a estudios de doctorado y de estructura de investigación.



Finalmente, la EUA estima que los programas de doctorado deberían estar marcados por un fuerte componente internacional y que se deberían conceder más oportunidades de movilidad internacional a los jóvenes investigadores. En este sentido, las universidades deberían hacer esfuerzos para colaborar internacionalmente (por ejemplo, uniéndose a programas internacionales o estableciendo acuerdos con otras universidades para organizar programas de manera conjunta), y que las autoridades públicas deberían hacer más para mejorar algunos de los obstáculos que actualmente impiden a los jóvenes investigadores conseguir esa experiencia internacional (problemas relacionados con el visado, el permiso de trabajo, derechos de seguridad social, etc.).


 


Más información:



Asociación Europea de Universidades (EUA)



“Los programas de doctorado en las universidades europeas: logros y retos”



Contenidos relacionados en Aprendemas.com:



España rechaza que el máster sea necesario para acceder al mercado laboral en el EEES



Las universidades europeas demandan más autonomía y financiación



Las universidades debaten sobre el fututo de la educación superior europea tras 2010



20 preguntas sobre la reforma europea de los títulos universitarios



Educación propone títulos universitarios de un máximo de 4 años



Más Noticias de Formación, Educación y Empleo publicadas en a+