Menu
¡Llama gratis! 900 831 816

Un informe analiza cómo serán las pensiones de los ‘mileuristas’

Un trabajador que actualmente cobra 1000 euros al mes, cuando sea pensionista cobrará 693 euros mensuales. Así lo afirma un informe elaborado por UGT de Cataluña.

Publicado en Histórico Noticias
Foto de Un informe analiza cómo serán las pensiones de los ‘mileuristas’

UGT de Cataluña ha elaborado un informe sobre cuáles son las pensiones de jubilación que cobrarán los ‘mileuristas’ de hoy si se mantuvieran los mismos niveles salariales. Según el informe, un trabajador que cobra hoy 1.000 euros al mes y que se jubila cobraría una pensión de 693 euros mensuales.


 


‘¿Cómo serán las pensiones de jubilación de los mileuristas de hoy?’ es el título del informe que se ha fijado en el colectivo que actualmente tiene más personas ocupadas con salarios inferiores a 1.000 euros, es decir, los jóvenes, para constatar que “la precariedad laboral puede tener consecuencias negativas en el momento de su jubilación”, explica el estudio.


 


Según el estudio, alrededor del 90% de las personas asalariadas menores de 20 años y el 50% de los que tienen entre 20 y 29 años reciben un salario bruto mensual de 1.000 euros o menos. Además, hay que tener en cuenta que las mujeres jóvenes mileuristas menores de 20 años ganan un 12% menos que los hombres de ese mismo grupo de edad, y esta diferencia aumenta hasta un 20% en el rango de edad que se sitúa entre los 20 y 29 años.



El informe también destaca la relación que existe entre el nivel de estudios y el salario de los jóvenes. De esta forma, según el informe, lo normal es que cuanto más alto es el nivel de estudios mayor es el salario. Sin embargo, las diferencias salariales de género disminuyen cuanto mayor es el nivel de estudios entre los colectivos más jóvenes.



Por otra parte, destaca el hecho de que las diferencias salariales entre los más jóvenes y el resto de la población catalana aumentan a medida que se van teniendo más estudios y afecta fundamentalmente a los hombres. El estudio afirma que estas diferencias entre los colectivos de edad se deben seguramente, a la antigüedad, la experiencia y la precariedad de los jóvenes.



Los jóvenes y el mercado laboral



Los jóvenes menores de 25 años tienen una tasa de actividad laboral inferior a la de la media de la población de Cataluña. Esto es debido a que muchos de ellos todavía continúan con su etapa formativa, especialmente el colectivo comprendido entre los 16 y 19 años. Por otra parte, estos jóvenes sufren una tasa de paro muy superior a la media y una tasa de ocupación de 10 puntos inferiores a la del resto de la población catalana, sin contar con la alta instabilidad laboral a la que se ve sometido. En este sentido, los menores de 25 años tienen una tasa de ocupación mayor durante los terceros trimestres de cada año, coincidiendo con los meses de verano.



Estos jóvenes también se ven también afectados por la temporalidad de sus contratos, llegando a una tasa de temporalidad del 53,2% para el primer trimestre del 2007, mientras que la media de la población de Cataluña es del 23,3%. Esta diferencia aumenta en los meses de verano porque son los meses dónde hay más puestos de trabajo por cubrir temporalmente y que los jóvenes aprovechan por ir adquiriendo experiencia laboral.



Otro de los factores que determinan la poca estabilidad laboral es la tasa de rotación. Los menores de 25 años forman el colectivo dónde la proporción de las personas que cambian de trabajo es más elevada. Concretamente el 50% de los asalariados jóvenes tuvieron 2 o más contratos de trabajo durante el año 2003, mientras que en el conjunto de la población esta proporción fue del 17,1%.



Todos estos datos han constatado la dificultad y precariedad que tienen los jóvenes para acceder y mantenerse en el mercado laboral.



Consecuencias en la jubilación



El estudio ha contemplado las normas de jubilación que se aplican actualmente. De esta forma, si los requisitos para acceder a una pensión de jubilación no cambian, los jóvenes de hoy tendrán que jubilarse a los 65 años, acreditando un periodo de cotización de 35 años para tener derecho al 100% de su base reguladora.



Así que, teniendo en cuenta la ampliación del periodo formativo y la precariedad laboral que sufren los jóvenes, es normal que exista una tendencia a recortar sus vidas laborales. Por otra parte, los jóvenes parten de unos salarios muy bajos y con una cotización mínima, lo que tiene unas claras y negativas repercusiones en el caso de que se ampliara a toda la vida laboral el periodo de cálculo de la pensión de jubilación, según se analiza en el informe. De esta forma, ampliar a toda la vida laboral el cálculo de las pensiones sólo beneficiaría a aquellos trabajadores con carreras profesionales ascendentes, pero no a aquellos con una carrera profesional con continuas entradas y salidas del mercado laboral, un hecho que hoy en día y especialmente en el caso de los jóvenes y de las mujeres, no es habitual a que tengan una carrera laboral continua.



El informe sugiere como solución para garantizar unas pensiones dignas, la apuesta por un sistema de pensiones estable para lo que habrá que potenciar un mercado de trabajo de calidad, lo que aseguraría una vida laboral estable y larga, con ocupaciones de calidad y unas cotizaciones más altas.


 


Más información:



Informe completo



Contenidos relacionados en Aprendemas.com:



El estrés y las metas personales aparecen con la vuelta al trabajo



Cuatro de cada diez bajas laborales se deben al estrés


El buen ambiente laboral, lo que más retiene a los españoles en su trabajo


Los trabajadores españoles explican cuáles son los comportamientos más irritantes de sus jefes


España es el tercer país con la jornada laboral más larga pero menor rendimiento por hora trabajada


Se contratan más mujeres que hombres en la bolsa de empleo de la Cámara de Comercio de Cantabria


Más Noticias de Formación, Educación y Empleo publicadas en a+