Menú
¡Llama gratis! 900 831 816

Un estudio suspende a España en educación secundaria superior

España ocupa una de las últimas plazas europeas en cuanto al número de alumnos que logra graduarse en Bachillerato o en los Ciclos Formativos de grado medio, así como en el porcentaje de estudiantes que se matricula en esta etapa escolar. Así lo ates

Publicado en Histórico Noticias
Foto de Un estudio suspende a España en educación secundaria superior

La Fundación Alternativas ha elaborado recientemente un informe titulado “Desigualdades tras la educación obligatoria: nuevas tendencias”, que recoge entre sus conclusiones algunos datos altamente significativos acerca de la situación actual de la educación secundaria superior. Del citado informe, realizado por el catedrático de Economía Aplicada de la Universidad de Barcelona, Jorge Calero, destacan datos como los que afirman que la facilidad que hay en España actualmente para encontrar empleo es un factor negativo para el abandono escolar, o que el nivel educativo de los padres de los alumnos pueden ser factores que influyen para que los estudiantes den por finalizada o no su etapa académica.


 


Para empezar, el estudio aporta un dato negativo: el acceso en España al nivel de Bachillerato y a los Ciclos Formativos de Grado Medio está muy por debajo del que se produce en los países de nuestro entorno económico más inmediato. Si en el Consejo Europeo de 2003, se estableció que para el año 2010 al menos el 85% de la población mayor de 22 años debe haber completado estudios de secundaria superior, nuestro país sólo supera en Europa en este apartado a Portugal y Malta con el 62,5% (70% mujeres y 55,2% hombres). En el otro lado de la balanza, la República Eslovaca lidera el ranking de personas entre 20 y 24 años que han finalizado con éxito la enseñanza secundaria postobligatoria con el 91,3%, seguida de la República Checa (90,9%), Polonia (89,5%) o Suecia (86,3%).


 


También son bajas, según el informe de la Fundación Alternativas, las tasas de escolarización en Bachillerato, en los Ciclos de Formación Profesional y en general en el sistema de educación y formación de adultos. En el año 2003 la participación de la población activa de entre 25 y 64 años en la educación formal y la formación continua era del 15%, mientras que la media de los países pertenecientes a la OCDE se situaba en el 26%. La distancia es muy significativa en cuanto a la formación continua, ya que en España tan sólo alcanzaba en ese año el 9% de la población activa mientras que en los países de nuestro entorno rozaba el 23%, lo que resulta lógico dado el déficit de acceso a la educación secundaria superior con la que guarda una relación directa.


 


Destacan también las desigualdades existentes entre las comunidades autónomas respecto al acceso a la educación secundaria superior, ya que se da la paradoja de que allí donde es más fácil el acceso al empleo se produce una mayor tasa de abandono en esta etapa de estudios. Así, cuentan con mayor índice de escolarización en educación secundaria postobligatoria aquellas comunidades donde el desarrollo de la escuela de masas es más reciente (Baleares, Canarias, Andalucía y Extremadura) y otras en las el paso de los estudiantes hacia estos niveles educativos ha sido favorecida por políticas recientes o tiene ya una larga tradición, como es el caso de Aragón, Navarra o el País Vasco, entre otros.


 


Ésta última cuenta con el mayor porcentaje de población de 16 y 17 años matriculada en la educación secundaria postobligatoria con una tasa del 70%, seguida por Navarra (69,3%), Aragón (64,6%), Asturias (63,7%), Cantabria (63,2%) o Madrid (62,4%). Por el contrario, la Ciudad Autónoma de Melilla (47%), Baleares (47,9%), la Ciudad Autónoma de Ceuta (49,1%) o Andalucía (50,7%) ocupan los últimos lugares de esta clasificación.


 


Por otra parte, el profesor Calero también apunta en su informe que nuestro país está pagando caro las consecuencias de una insuficiente expansión educativa en el pasado, ya que los porcentajes de escolarización de los padres de alumnos que hoy tienen 17 y 18 años son muy inferiores a los que presentan los padres de otros países europeos, tan sólo superando a los portugueses. Esta tendencia tardará todavía algún tiempo en corregirse, siendo necesario entretanto elaborar políticas para eliminar las barreras sociales que provocan los déficits educativos entre generaciones.


 


Asimismo, el estudio apunta dos causas como las principales a la hora de dificultar la transición de los estudiantes a los niveles postobligatorios: el bajo rendimiento académico de algunos grupos de la ESO y el sesgo antiacadémico de las elecciones educativas de estos mismos grupos.


 


Como uno de los factores que tienen gran influencia en la generación de estas causas, el informe destaca la clase social de la que provienen los alumnos. El estudio resalta que el 85% de los hijos de profesionales de grado superior accede a esta enseñanza no obligatoria, mientras que los estudiantes con padres que desempeñan trabajos manuales tanto cualificados como no cualificados, se matriculan en la enseñanza secundaria superior en un 52% y 27% respectivamente.


 


Pero también tiene incidencia en este sentido el género al que pertenecen los estudiantes, ya que la participación de la mujer en la educación secundaria postobligatoria (70%) es muy superior a la del hombre (55,2%), por lo que se puede afirmar que el fracaso escolar y el abandono son mayoritariamente fenómenos masculinos. Además, la mayoría de las mujeres que optan por continuar con sus estudios de secundaria  se decanta por el Bachillerato con un 76,3% frente al 66,3% de los hombres, que tienen mayor tendencia a estudiar los Ciclos de Formación Profesional.


 


Por último, el estudio también analiza la incidencia que sobre este aspecto tiene el fenómeno de la inmigración. En este caso se refleja que los alumnos provenientes de familias inmigrantes están aumentando progresivamente su presencia en los niveles obligatorios de nuestro sistema educativo, aunque no ocurre lo mismo en la educación postobligatoria. En el año 2001 sólo accedía a esta educación el 33,9% de los alumnos inmigrantes frente a una tasa media del 56,9% y, aunque se viene experimentando una leve mejoría durante los últimos años, lo cierto es que la gran mayoría de alumnos que pertenece e este colectivo abandona sus estudios en primaria o ESO.


 


 


*  *  *  *


 


 


Enlaces de interés:


 


Fundación Alternativas


 


“Desigualdades tras la educación obligatoria: nuevas tendencias”


 


Universidad de Barcelona


 


Contenidos relacionados en Aprendemas.com:


 


En materia educativa Europa tiene que aprender de otros países


 


España avanza en Educación aunque sigue a la cola de Europa


 


Europa se pone en serio para potenciar la Formación Permanente


 


Europa aún suspende en educación y formación


 


Desventaja de los jóvenes españoles en empleo y formación, según el CES


 


El consumo o la dificultad de acceso al empleo, entre las causas del fracaso escolar


 


El Congreso aprueba la LOE de forma definitiva


 


El nuevo master para profesores de Secundaria obligará a dominar una segunda lengua


 


España avanza en el uso de las tecnologías (TIC) en Secundaria


 


La OCDE escudriña la educación en los países más ricos


 


Un estudio analiza el nivel escolar y universitario de los inmigrantes


 


Panorámica de la educación en Factbook 2005


 


Más Noticias de Formación, Educación y Empleo publicadas en a+