Menú
¡Llama gratis! 900 264 357

Un estudio revela que llevamos la envidia en los genes

Un estudio de la Universidad Carlos III de Madrid revela que existen “poderosas razones evolutivas para que seamos envidiosos”. Además, el informe destaca que la toma de decisiones de las personas no sólo se guía por el beneficio propio sino que infl

Publicado en Histórico Noticias
Foto de Un estudio revela que llevamos la envidia en los genes

Con el objetivo de descubrir el origen evolutivo de la envidia y probar de forma teórica los posibles efectos de la misma en las empresas, la Universidad Carlos III de Madrid ha analizado de forma exhaustiva las causas y consecuencias económicas de la misma. El informe se ha publicado recientemente en SERIES, la revista de la Asociación Española de Economía. La premisa más destacable de la investigación es queexisten poderosas razones evolutivas para que seamos envidiosos”.


 


El uso de técnicas experimentales en Economía, en los últimos años, ha permitido descubrir evidencias sobre la toma de decisiones de las personas. Estas evidencias muestran cómo la toma de decisiones de las personas no sólo se guía por su propio beneficio sino que influye también los beneficios que puedan obtener otros de su misma red social.


 


El estudio también ha demostrado cómo cuando se tiene en cuenta la variable “envidia” es mucho más fácil de entender los fenómenos del mercado laboral. Así, las promociones internas o los abanicos salariales de los trabajadores están más comprimidos en las empresas de lo que se esperaría si simplemente se considera la productividad de los individuos.


 


Técnicamente el término “envidia” se conoce como “aversión a la desigualdad” lo que quiere decir que los individuos están dispuestos a gastar recursos de todo tipo para reducir las diferencias de bienestar material con respecto a otras personas. El estudio plantea la cuestión de “envidia” como una competición por unos recursos limitados.


 


Según el autor de la tesis, el profesor y catedrático del departamento de Economía de la Universidad Carlos III de Madrid, Antonio Cabrales, la envidia la llevamos en los genes. Su origen está en el hecho de que los recursos que se obtienen en el trabajo, por ejemplo, se utilicen después en algún tipo de conflicto interpersonal, como a la hora de obtener la mejor pareja o la dominancia del rebaño.


 


En todos los casos, lo importante para el individuo es haber acumulado más recursos que los contrarios, de manera que la victoria no solamente dependería de tener mucho, sino de tener más que el otro.


 


Para descubrir estas premisas se han analizado los efectos de la envidia en sujetos reales. Para ello, se puesto a un grupo de estudiantes de grado en un laboratorio informático para que tomaran decisiones que tenían efectos monetarios concretos sobre ellos y simultáneamente sobre otras personas. 


 


También se han utilizado los datos de los mercados laborales para tratar de discernir cómo afecta la envidia a diversas variables contractuales, salariales, movimientos entre empresas etc.


 


 


*  *  *  *


 


 


 


Más información:


 


Universidad Carlos III de Madrid


 


Contenidos relacionados en aprendemas.com:


 


Los trabajadores prefieren a un hombre como jefe, según un estudio


 


La vida de los 6 a los 14 años es más difícil de lo que pensamos, según un estudio


 


Escuela de Padres: Una ayuda en el difícil arte de educar


 


Más Noticias de Formación, Educación y Empleo publicadas en a+