Menú
¡Llama gratis! 900 831 816

Un estudio revela la falta de orientación de los estudiantes

Un estudio de la Fundación Universidad Empresa analiza la necesidad de orientar a los estudiantes a la hora de tomar decisiones cruciales tales como la elección de estudios universitarios.

Publicado en Histórico Noticias
Foto de Un estudio revela la falta de orientación de los estudiantes

A los estudiantes les falta orientación a la hora de decidir su futuro profesional y académico. Esta es al menos una de las conclusiones que se desprende del estudio elaborado por la Fundación Universidad Empresa sobre la necesidad de acciones de orientación para adecuar la oferta y demanda de estudios universitarios.


 


El informe aporta algunas conclusiones muy interesantes sobre diversos aspectos clave de la actividad académica susceptibles de mejorar por medio de una correcta orientación. Aunque pensado para estudiar la situación de un ámbito concreto, el de la Comunidad de Madrid, el estudio parte de una descripción del marco general actual cuyo panorama no se dibuja en exceso halagüeño. Así, según los datos obtenidos del Informe de la Opinión de los Estudiantes Preuniversitarios sobre la Universidad Española, el 47,7% de los estudiantes que cursaron 2º de Bachillerato LOGSE en 2004 no sabía lo que quería estudiar tres meses antes de tener que tomar esa decisión crucial en su desarrollo posterior. La mitad de ellos (50,3%) afirmó que elegiría sus estudios por vocación, mientras que el 26,3% aseguró que tomaría en consideración las posibles salidas profesionales. Únicamente el 3,7% incluyó entre sus expectativas la de aprender un oficio al terminar su formación en la universidad.


 


Como dato curioso, se señala que la elección final de los estudios suele depender de factores como la presión familiar, la influencia de los medios de comunicación y los amigos e incluso la cercanía del centro o el grado de dificultad de los mismos, dejando de lado otros mucho más importantes, tales como los intereses y habilidades personales o las perspectivas de desarrollo personal y profesional.


 


El resultado de todo ello es bastante desolador, ya que el 87% de los universitarios en 2003 carecían de una estrategia de desarrollo profesional y personal, y el 62% admite no haber escogido su verdadera vocación, según datos aportados al estudio por el Informe Pigmalion. Todo ello se traduce en una mayor duración del periodo de formación; los estudiantes de titulaciones de ciclo corto emplean de media un 49% más del tiempo previsto para finalizarlos, mientras que el caso de ciclo largo, el tiempo es algo menor (hasta un 24% más). A ello se une, como es lógico, la decepción personal y la consecuente ausencia de satisfacción y reducción del rendimiento en la etapa profesional posterior.


 


Unos de los aspectos más preocupantes de este problema es la repercusión en la empleabilidad, ya que el informe señala la existencia de un desajuste importante entre la oferta y demanda de titulados en el mercado de trabajo. Así, por ejemplo, existe un déficit de titulados en enseñanzas técnicas y un exceso en ciencias experimentales y humanidades, de forma que, mientras el ratio de ofertas de empleo es de tres por titulado en las áreas técnicas, la mitad de los graduados en el resto de disciplinas no tendrá ninguna oportunidad de encontrar un trabajo acorde con lo que ha estudiado.


 


Precisamente, otro de los análisis realizados en este estudio versa sobre los profundos cambios que ha experimentado el mercado laboral. Actualmente, se indica, la perspectiva de trabajar en una misma empresa toda la vida es algo poco menos que inexistente, de forma que se hace necesario sustituir el término “continuidad” por el de “empleabilidad”, entendido como la adquisición y conservación de capacidades socialmente útiles. Hoy día, el desarrollo exitoso de una carrera profesional requiere de estas competencias en igual o incluso mayor grado que la propia formación académica.


 


Entre las habilidades mejor valoradas por las empresas destaca el conocimiento de idiomas, muy significativamente el inglés, un idioma que el 92,3% de las empresas exige a los titulados universitarios. Otros idiomas cuyo conocimiento también se estima son, por orden de importancia, el francés y el alemán. Destaca el hecho de que las empresas que piden conocimientos de idiomas a los candidatos demandan cada vez un nivel más alto.


 


El conocimiento de las herramientas informáticas más habituales es otra competencia clave a la hora de incorporarse a un puesto de trabajo. Las más valoradas: hojas de cálculo (Excel, principalmente), correo electrónico, Lotus Notes, Netscape Explorer, Access, Word y en medida algo menor, la herramienta Power Point, diseñada para elaborar presentaciones.


 


La experiencia previa al ejercicio profesional también contribuye a sumar puntos, ya que las empresas valoran las prácticas realizadas durante los estudios. La movilidad se configura, asimismo, como otra clave cada vez más exigida, demandándose cada vez la disponibilidad para viajar frecuentemente e incluso realizar cambios de residencia.


 


Por último, en lo que a habilidades y cualidades personales se refiere, las que las empresas con más frecuencia desean encontrar en sus empleados son responsabilidad, capacidad para trabajar en equipo, iniciativa, capacidad de adaptación y aprendizaje, comunicación oral y escrita, relaciones interpersonales o disponibilidad, entre otras.


 


En las titulaciones académicas más demandadas por las empresas, según datos referidos al año 2004, prevalecen las titulaciones técnicas en un 56,6%, seguidas de ciencias sociales y jurídicas (29,3%), con ciencias experimentales y de la salud (11%) y humanidades (3,1%) como las menos demandadas. En general, existe una mayor demanda de licenciaturas e ingenierías superiores que de ingenierías técnicas y diplomaturas. Específicamente, las titulaciones concretas más solicitadas fueron Ingeniero Superior en Electrónica, Ingeniero Superior de Materiales, Ingeniero Superior Geólogo, Licenciado en Psicología y Licenciado en Investigación y Técnicas de Mercado.


 


El informe considera de elevado interés público la implantación de actuaciones de orientación, información y asesoramiento académico y profesional dirigidas tanto a los alumnos como a los padres y educadores. El objetivo sería divulgar un nuevo concepto de alumno universitario, con mayor hincapié en el desarrollo de un perfil profesional y menor acento en las salidas laborales, ya que en un mercado laboral tan cambiante como el que actualmente existe las perspectivas de posibles salidas profesionales cambian continuamente no constituyendo, por tanto, una referencia estable a la hora de seleccionar estudios.


 


 


*  *  *  *


 


 


Enlaces de interés:


 


Fundación Universidad Empresa


 


Otros textos de Aprendemas.com:


 


El MEC implantará este año 350 nuevas cualificaciones de FP


 


Buenos tiempos para el empleo, según un estudio de Manpower


 


Presentada la primera “Guía de Universidades”


 


Los universitarios tardan 3 años en consolidarse en el mercado laboral


 


Dos estudios desgranan las preferencias de los universitarios


 


Casi pleno empleo para los titulados de la Carlos III


 


Casi 200 millones de euros para la mejora profesional de los trabajadores


 


Cursos de Formación Profesional en a+


 


Más Noticias de Formación, Educación y Empleo publicadas en a+