Menu
¡Llama gratis! 900 831 816

Un estudio revela diferencias en la función cerebral de niños con ansiedad ante las matemáticas

La función cerebral de los niños que sienten ansiedad ante las matemáticas es distinta en relación con el resto, según un estudio de la Universidad de Stanford que señala que estos niños son también más lentos y menos exactos a la hora de resolver un

Publicado en Histórico Noticias
Foto de Un estudio revela diferencias en la función cerebral de niños con ansiedad ante las matemáticas
Estudiantes-grado-INECientíficos de la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford han descubierto que existen diferencias en la función del cerebro de los niños que presentan ansiedad ante las matemáticas en relación con los que no experimentan esa ansiedad.

 

Un hecho que los investigadores han podido demostrar por primera vez a través de un serie de exploraciones que han sido realizadas con alumnos de segundo y tercer curso y de edades comprendidas entre los 7 y 9 años, quienes tenían que hacer operaciones matemáticas como sumas y restas ante las que algunos sentían pánico, apreciando en ellos un aumento de la actividad en las regiones del cerebro que están asociadas con el miedo lo que, a su vez, desencadenó en una disminución de la actividad en zonas del cerebro que están directamente involucradas en la resolución de problemas. [Ver cursos de Neurociencias]

 

En este estudio, publicado en la revista Psychological Science, se realizaron también para apreciar estos cambios en la función del cerebro resonancias magnéticas y escáneresde imágenes cerebrales de 46 estudiantes, quienes fueron evaluados fuera del escáner también con un cuestionario estandarizado para adultos, que fue adaptado para su edad, y test de inteligencia y pruebas cognitivas.

 

Las pruebas demostraron que los niños en los grupos de ansiedad alta y baja de matemáticas tuvieron puntuaciones similares en cociente intelectual, memoria de trabajo, habilidades de lectura y matemáticas y en los niveles de ansiedad generalizada.

 

Además, en el caso de los niños que hacían sumas y restas mientras se les realizaba un escáner se evidenció que tenían mayor actividad en la amígdala, que el centro principal del temor en el cerebro, y en la sección del hipocampo, una estructura cerebral que ayuda a formar los recursos.

 

También se constató que los niños con niveles de ansiedad a las matemáticas más altos tenían un aumento de la actividad en el centro del miedo que estaba manejado en función de la reducción del procesamiento de la información numérica de las regiones del cerebro, aparte de mostrar una mayor conexión entre la amígdala y las zonas del cerebro que regulan la emoción.

 

Los dos grupos mostraron diferencias en el rendimiento, ya que los niños con ansiedad más alta ante las matemáticas fueron menos exactos y más lentos en la solución de problemas de matemáticas que los niños con baja ansiedad ante el problema matemático a resolver.

 

El estudio arrojó otras conclusiones. Otra de ellas es que la ansiedad en las matemáticas no interfiere con la capacidad de procesar información del cerebro y su capacidad de razonar un problema de matemáticas.

 

Además, se constató que las personas que tienen altos niveles de ansiedad ante las matemáticas responden a los problemas numéricos con miedo y preocupación, aparte de sentirse preocupados por determinadas situaciones como tener que resolver un problema matemático en frente de una clase.

 

No obstante, según los investigadores, es posible que personas que son buenas en matemáticas también presenten ansiedad ante esta asignatura, si  bien con el paso del tiempo quienes tienen ansiedad ante las matemáticas tienden a evitar las clases avanzadas, lo que genera que terminen con unas habilidades matemáticas deficientes y limiten sus opciones de carrera.

 

Los investigadores también descubrieron, de acuerdo con las observaciones realizadas, que la ansiedad matemática es neurobiológica, siendo similar a otros tipos de ansiedad o de fobias. Un hallazgo que puede ayudar a desarrollar nuevas estrategias para abordar el problema, así como los tratamientos utilizados para tratar la ansiedad generalidad o las fobias.

 

Además, estos resultados son un paso previo hacia la comprensión de la función cerebral durante la ansiedad ante las matemáticas y que influirá en el desarrollo de nuevas intervenciones académicas.

 

Tras este estudio, ahora los investigadores están buscando niños de entre siete y doce años de edad en la bahía de San Francisco para hacer otros estudios sobre el cerebro, incluyendo varios sobre la ansiedad ante las matemáticas, la cognición matemática y la formación de la memoria.

 

 


¡Sigue a aprendemas.com en Facebook, Twitter, Tuenti y LinkedIn!

 

 

 



Más información:

 

Estudio publicado en la Universidad de Stanford

 

Noticias relacionadas en aprendemas.com:

 

Un estudio refleja que no hay diferencias biológicas para aprender Matemáticas

 

La meditación trascendental facilita aprender matemáticas e inglés

 

El rendimiento universitario en matemáticas depende de las estrategias de aprendizaje

 

“La formación de la madre influye en el aprendizaje de los niños en matemáticas”