Menu
¡Llama gratis! 900 831 816

Un estudio demuestra el alto grado de satisfacción de los norteamericanos con su trabajo

A pesar de las continuas quejas sobre su situación en el trabajo, la satisfacción laboral en Estados Unidos es alta y así se mantiene desde hace cuatro décadas. La media de norteamericanos que, desde 1972 hasta 2006, están satisfechos con el trabajo

Publicado en Histórico Noticias
Foto de Un estudio demuestra el alto grado de satisfacción de los norteamericanos con su trabajo

Según los datos de la encuesta que la Universidad estadounidense de Chicago realiza desde 1972 sobre las tendencias sociodemográficas de la satisfacción laboral en Estados Unidos, los trabajadores de este país se sienten bastante satisfechos. El estudio dirigido por Tom W. Smith, Director de la Encuesta Social General del Centro de Opinión Nacional en la Universidad de Chicago, analiza diferentes factores que influyen en la valoración de los trabajos, como el prestigio, la remuneración, la edad de los trabajadores o la educación.



Los datos de las encuestas anteriores indican que la media de satisfacción en el trabajo en Estados Unidos ha sido una constante que nunca ha descendido del 82%, ni superado el 89%. Aún así, en los últimos años ha aparecido una pequeña tendencia al alza. Es el caso de los porcentajes sobre los trabajadores muy satisfechos obtenidos en las tres últimas encuestas realizadas entre 2002 y 2006 (51%, 51%, 49%), que son ligeramente superiores al promedio total del 48%.



Sin embargo, el grado de satisfacción en el trabajo no es similar en todos los grupos sociales. En primer lugar, esta satisfacción es más alta en las personas con más educación, ocupaciones más prestigiosas y posiciones mejor remuneradas. Así, el 45% de las personas cuyo nivel formativo es de instituto o menos se muestra muy satisfecha, mientras que la media de los que han terminado estudios de postgrado es del 58%. De la misma manera, de los trabajadores que realizan las ocupaciones menos prestigiosas (trabajos no cualificados y sector servicios) sólo el 35% muy está satisfecho. En el lado opuesto de la lista, el 57% de los que ostentan los trabajos más prestigiosos (profesiones superiores) muestra una elevada satisfacción.



La remuneración económica de los trabajos es otro elemento clave. Del 40% que se siente muy satisfecho y ganan menos de 12.500 dólares al año, se pasa a un 68% entre los que superan los 110.000 dólares anuales.



El estudio apunta varias diferencias en función de la raza de las personas, así la población negra (40%) está menos satisfecha con sus trabajos que los blancos (53%) y los hispanos (46%) tienen un nivel de satisfacción laboral algo inferior a los no hispanos (51%).



Por otro lado, la satisfacción es mayor entre los que todavía trabajan después de cumplir los 65 años (el 71% está muy satisfecho) y menor entre los trabajadores con menos de 29 años (el 42% está muy satisfecho). En general, el estudio constata que la satisfacción de trabajo aumenta con la edad. Esto es el resultado de la combinación de dos factores, la movilidad de una carrera ascendente y la capacidad de los trabajadores para averiguar qué tipo de trabajo es el que mejor les satisface. Que este dato sea especialmente alto entre los trabajadores mayores de 65  años se debe, explica el autor del estudio, a que la mayoría de la gente que trabaja a esa edad no lo hace por motivos financieros, sino por que les gusta su trabajo.



En cuanto a las diferencias territoriales, los trabajadores de los estados centrales y del sur, desde Texas y Oklahoma hasta Alabama, Kentucky, y Tennessee, son los que más valoran su satisfacción laboral, con un 58-59%, mientras que sólo el 47% está muy satisfecho en los estados del oeste de los Estados Unidos.



Finalmente, tanto los trabajadores afiliados a sindicatos como los que no lo están presentan niveles similares de satisfacción en el trabajo (miembros sindicados 51%; miembros no sindicados 52%). Tampoco existen importantes diferencias en la satisfacción de los trabajadores sean hombres o mujeres.



Al considerar todos estos datos socio-demográficos, el estudio concluye que la educación no es uno de los factores que más influyen en la satisfacción de los trabajadores. Sin embargo, sí que juega un papel importante en este sentido, aunque de manera indirecta, ayudando a los trabajadores a asegurarse un empleo con más prestigio.


 


Más información:



La satisfacción laboral en Estados Unidos. Tendencias sociodemográficas



Universidad de Chicago



Contenidos relacionados en Aprendemas.com:



Día Internacional del Trabajo, una fecha para reivindicar mejoras en el mercado laboral



Los europeos son reacios a trasladarse por trabajo, más aún los españoles


Una menor rigidez laboral favorecería el acceso de los jóvenes al empleo



España es el tercer país con la jornada laboral más larga pero menor rendimiento por hora trabajada



Repasamos los empleos más buscados y cotizados para 2007


Más Reportajes de Formación, Educación y Empleo publicados en a+