Menu
¡Llama gratis! 900 831 816

Un estudio analiza los perfiles más demandados por el sector de la Biotecnología en Madrid

El estudio de los perfiles existentes y de las necesidades en el ámbito de las actividades de la Biotecnología en la Comunidad de Madrid ha sido realizado a instancia del Instituto Regional de las Cualificaciones de Madrid (IRCUAL).

Publicado en Histórico Noticias
Foto de Un estudio analiza los perfiles más demandados por el sector de la Biotecnología en Madrid

La Biotecnología es un sector en proceso de crecimiento y con un notable desarrollo en toda España, y especialmente en la Comunidad de Madrid, ya que muchos sectores productivos están empezando a sustituir sus procesos tradicionales por los biotecnológicos. Se trata de un ámbito innovador, situado en los puestos de cabeza en cuanto a gasto en I+D, basado en el desarrollo de productos de alta especialización.


 


Las empresas de Biotecnología de la Comunidad de Madrid representan un 30% del total nacional y casi el 80% de la inversión en I+D. Por otro lado, suponen el 60% de la facturación nacional del sector y el 40% del empleo en este ámbito a nivel nacional.


 


En opinión de los entrevistados, el sector biotecnológico está en proceso de consolidación y de cambio, lo que le sitúa en clara ventaja frente a otros sectores españoles, aunque si lo comparamos con otros países del entorno no está en una posición muy destacada.


 


Existen cerca de 200 empresas dedicadas a la Biotecnología y el 25% están en la Comunidad de Madrid. En el ámbito de la salud humana y animal, y en el de la alimentación es donde se sitúan las compañías más grandes. Además, es un sector donde predomina el género femenino, pues algo más del 45% de las empresas tiene contratadas a mujeres en un porcentaje que ocupa entre el 50 y el 74%  de la plantilla total. Cuanto más grande es la empresa, mayor número de féminas tiene contratadas. Por otro lado, más de un 95% de las compañías tienen como contrato más habitual el indefinido, seguido por el de aprendizaje o formación (en un 31,82% de las empresas consultadas).


 


Si observamos los procesos productivos, parecen predominar los cultivos de ingeniería celular y los bioprocesos (3 de cada 10 reconocen esta actividad en su producción). En tercer lugar aparece la codificación del ADN (en el 27,27% de los casos). El informe también refleja que hay un periodo muy largo en el que las compañías dependen de los inversores privados que apoyan el proyecto.


 


Alta especialización


 


Las empresas se suelen poner en marcha por profesionales, técnicos o licenciados en ciencias de la vida, normalmente profesores universitarios, aunque últimamente algunos expertos han comenzado a tomar la decisión de emprender uniéndose a socios capitalistas. La mayoría de las compañías llevan funcionando menos de 5 años, tienen una media de 5 a 10 empleados y una facturación aproximada de 1,5 millones de euros a partir de su quinto año de vida. Muchas de ellas tienen en común su pequeño tamaño, estar descapitalizadas y su poca orientación a productos y al mercado.


 


El sector de la Biotecnología requiere un empleo de alta cualificación, aunque actualmente el nivel educativo de sus trabajadores es muy adecuado a las necesidades del mercado. Según el estudio, es necesario que los empleados tengan una alta cualificación, y conocimientos prácticos y aplicables al mundo de la empresa. En general, domina la idea de que este ámbito necesita de contenidos propios, ya que habitualmente se nutre de personal de investigación. Se trata de un nuevo destino laboral para trabajadores de otros sectores, tanto de iniciativa pública como privada.


 


La opinión generalizada es que existe un intenso incremento de la contratación, ya que las empresas son cada vez más grandes y tienen más necesidades. Principalmente se apuesta por los técnicos de formación profesional de laboratorio, en contraposición a los licenciados universitarios, una pauta que se incrementará a medida que el sector vaya creciendo.


 


Demandas del sector


 


Una de las principales demandas del sector es que haya más empresas con una mayor vocación emprendedora. Los empleos que más crecerán serán los del área de I+D, y aquellos relacionados con la gestión de empresas de biotecnología y a nivel de técnicos no universitarios, módulos de FP y gestión de proyectos. Otros perfiles con alta demanda también serán los directivos.


 


Se prevé que a medio plaza haya un aumento de la demanda de licenciados y doctores, y en general de personal altamente cualificado, como técnicos especializados en biotecnología que dispongan de competencias suficientes para desarrollar proyectos de I+D. Según los encuestados, sería interesante crear especialistas en bioinformática, sin olvidar las competencias en inglés. También se demandarán perfiles de gestión empresarial, expertos en marketing, explotación y patentes.


 


La Biotecnología no es una actividad perfectamente delimitada, por lo que no se encuadra completamente en ninguna de las Familias Profesionales del Catálogo Nacional de Cualificaciones. Es una actividad transversal que va a intervenir en multitud de familias profesionales y que tendrá un fuerte peso en las industrias alimentarias. Hay, además, dos campos donde tendrá una fuerte influencia: el análisis de productos y el campo de la producción. Estas cualificaciones están a punto de publicarse en el BOE, aunque la tendencia es que sean las propias empresas del sector quienes generen una parte de la formación necesaria para sus trabajadores.


 


Formación para el Empleo


 


Actualmente, las principales entidades asociativas del sector están trabajando en el reconocimiento del mismo para disponer de acceso a planes de formación específicos para el sector y su inserción en el Subsistema de Formación para el Empleo. Por otro lado, la figura del ‘técnico de formación profesional’ es una antigua demanda de las empresas biotecnológicas. De esta manera se puede cubrir el más que probable aumento de titulados en FP a medida que avance la extensión de la biotecnología como herramienta para abordar multitud de procesos productivos en diversos sectores.


 


Se han considerado dos niveles de cualificación de partida a la hora de diseñar los itinerarios formativos. Por un lado, personas con un nivel 2 de procedencia (bachillerato de ciencia y tecnología, y algunas titulaciones de grado medio) y, por otra, personas con un nivel 3 de procedencia (titulados que conocen perfectamente el medio donde se van a aplicar los nuevos procesos biotecnológicos). Se ha optado en los itinerarios porque estos titulados dirijan su cualificación directamente a una de las dos especializaciones posibles: análisis o producción.


 


Por último, el estudio señala la conveniencia de que las Administraciones competentes en materia de Empleo y Formación incorporen medidas flexibilizadoras que permitan la posibilidad de desarrollar una certificación parcial, flexible de los aprendizajes no formales y la formación para el Empleo.


 


 


*  *  *  *


 


 


Más información:


 


Estudio del IRCUAL sobre Biotecnología


 


Resumen ejecutivo del estudio


 


Contenidos relacionados en aprendemas.com:


 


Biotecnología y Medicina, con las notas de corte más altas en la segunda adjudicación andaluza


 


Especial Selectividad & Elegir Carrera 09


 


Más noticias de Educación, Formación y Empleo publicadas en a+