Menu
¡Llama gratis! 900 831 816
Pedir información

Tres idiomas menos habituales con buenas perspectivas laborales

El mercado laboral cada vez tiene más demanda de personas con conocimientos de idiomas menos habituales, como el árabe, el ruso o el japonés. Dominarlos se traduce en excelentes posibilidades de trabajo.

Publicado en Histórico Noticias
Foto de Tres idiomas menos habituales con buenas perspectivas laborales
Estudiantes-grado-INEMuchas personas estudian idiomas para ampliar sus opciones en el mercado laboral. Casi todas ellas se decantan por el inglés, aunque también hay otros idiomas, como el alemán, que cada vez están más en auge. Pero más allá de los idiomas más demandados, se encuentran otros como el ruso, el japonés o el árabe que suponen excelentes perspectivas laborales para las personas que los dominan.

 

Ver cursos de Idiomas

 

El idioma árabe

 

El árabe es, en realidad, una macrolengua. Es el idioma oficial en 23 países y cooficial en seis de Medio Oriente y África, y se calcula que 250 millones de personas lo tienen como lengua materna.

 

Una de las dificultades de este idioma pasa por la existencia de una variación del árabe para ocasiones formales, que también es utilizado en la escuela y los medios de comunicación, y diferentes dialectos. Pero el principal obstáculo a la hora de aprenderlo es su grafía, un sistema de escritura de derecha a izquierda que une las letras. Se calcula que se necesitan más de 2.000 horas de estudio para manejarse en este idioma en situaciones cotidianas.

 

En España existe un grado en Estudios Árabes e Islámicos. La demanda de personas con conocimientos en esta lengua se acrecienta cada día más como consecuencia de asuntos relacionados con la inmigración, la política internacional o las relaciones exteriores.

 

Las personas que dominen el árabe pueden trabajar en ventanillas de la Administración, hospitales, comisarías y juzgados, así como medios de comunicación, institutos y colegios o bibliotecas. Otra salida laboral es la docencia de esta lengua en contextos universitarios o en enseñanza secundaria, y también es muy útil para personas que quieran enseñar español para extranjeros en los centros del Instituto Cervantes emplazados en países árabes como Beirut, Damasco, Ammán, Alejandría, El Cairo, Túnez, Argel, Orán, Casablanca, Rabat, Fez, Tánger y Tetuán.

 

Conocer árabe es fundamental para la mediación intercultural en entornos biosanitarios, jurídicos, administrativos, policiales e institucionales, así como en contextos empresariales, industriales, editoriales, y en el desarrollo de software y portales destinados a un público islámico.

 

Dominar el ruso

 

El ruso pertenece a la familia indoeuropeo y es el idioma materno de 154 millones de personas, aunque es hablado por 277 millones de personas en todo el mundo.

 

Ver cursos de ruso

 

Para estudiar ruso primero hay que conocer las letras, que son caracteres cirílicos. El sistema de declinaciones, la pronunciación y los diferentes modos gramaticales son los aspectos que más dificultades de aprendizaje ofrecen. Con casi un año de estudio, uno puede manejarse en este idioma, leer en ruso y entablar una conversación en temas básicos.

 

El ruso es el idioma nativo de más de un millón de ciudadanos de la Unión Europea, residentes en Letonia, Lituania y Estonia, y es la segunda lengua de muchos ciudadanos de países del Este de Europa, y de ahí sus excelentes posibilidades laborales, especialmente en trabajos relacionados con el campo energético, el turismo, el comercio o la industria. Los profesionales que conocen este idioma son muy valorados por empresas que tienen tratos comerciales con compañías rusas.

 

Aprender japonés

 

El japonés, en cambio, tiene su origen en la familia de las lenguas japonesas. Un total de 127 millones de personas tienen a esta lengua como materna.

 

Ver cursos de japonés

 

Los hispanohablantes suelen tener bastantes dificultades para aprender japonés, especialmente por su grafía y su gramática, si bien la fonética es más fácil de aprender porque tiene sonidos parecidos al castellano.

 

Incluso viviendo en Japón y estudiando japonés en nuestra estancia, tardaremos algo más de seis meses en comenzar a comunicarnos en este idioma y más de dos años en escribir en este idioma.

 

Las personas que tengan una licenciatura en Asia Oriental pueden trabajar asesorando en temas económicos, culturales y legales a las empresas occidentales que quieran hacer negocios en Asia o que estén instaladas en países como China, Japón o Corea. Otra opción es trabajar como representante o colaborador de empresas occidentales que estén asentadas en estos países o que quieran implantarse allí.

 

También existe la posibilidad de asesorar o trabajar para fundaciones, organismos o instituciones culturales, nacionales o internacionales, con proyectos internacionales relacionados con Asia, o bien colaborar con museos o fundaciones privadas relacionados con la educación o los medios de comunicación.

 

 

 

¡Sigue a aprendemas.com en Facebook, Twitter, Tuenti y LinkedIn!

 

 

Noticia relacionada en aprendemas.com:

 

Guía de Idiomas 2014: imprescindible

 

Los doce idiomas más importantes del planeta