Menú
¡Llama gratis! 900 264 357

The Big Van Theory: las caras divertidas de la ciencia

The Big Van Theory (científicos sobre ruedas) recorre España para compartir la visión más divertida del I+D+i. Monólogos, charlas y talleres forman parte de su repertorio en el que temas como el grafeno o el Bosón de Higgs consiguen sacar una sonrisa

Publicado en Histórico Noticias
Foto de The Big Van Theory: las caras divertidas de la ciencia
Estudiantes-grado-INE


¿Qué tienen de divertido el Bosón de Higgs o el grafeno? Para los componentes de The Big Van Theory muchas cosas y ese humor es el que comparten con los espectadores que asisten a sus actuaciones. Los integrantes de este grupo son 12 científicos que disfrutan con la divulgación de la que es su profesión a través de monólogos, charlas y talleres para todas las edades. Se conocieron en el festival FameLab y desde ese momento recorren España para compartir dosis de conceptos y de técnicas con chistes, comparaciones y metáforas. [Ver grados de Ciencias]

 

“Sigue existiendo la idea de que los científicos somos hombres serios y poco habladores. En parte es nuestra culpa porque parece que vivimos en nuestro castillo y no es así”, explica a Aprendemas Daniel García, uno de los componentes del grupo que además de divulgar es sismólogo, montañero y espeleólogo. La historia de The Big Van Theory comienza en la edición española de FameLab que se organizó por primera vez en marzo y que ganó su compañero en esta nueva aventura Eduardo Sáenz, de la Universidad de La Rioja.

 

“Mucha gente de la sociedad española no está interesada en la ciencia y tampoco van a las jornadas de puertas abiertas que organizan las instituciones. Por eso pensamos que si Mahoma no iba a la montaña tendríamos que ir nosotros…”, afirma divertido Daniel. Después de reunirse, intercambiar ideas y crear sus respectivos monólogos, hicieron la puesta de largo del ‘Relámpago tour’ en Frikoño, la semana friki de Logroño. Poco a poco las actuaciones han aumentado y aunque son de distintos puntos de España, entre todos hacen encaje de bolillos entre vida profesional y personal para dedicar parte de su tiempo a su otra pasión. [Ver cursos de Comunicación]

 

“Yo siempre había sido payasa con mis amigos pero de ahí a divulgar…”. Son palabras de Elisabet Prats, investigadora en el Instituto de Microelectrónica de Barcelona del Centro Nacional de Microelectrónica del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). “Para mi The Big Van Theory es algo complementario a mi trabajo, es una manera de explicar lo que hago cada día de una manera divertida para que pueda llegar a la sociedad”, afirma. [Ver cursos de Microelectrónica]

 

Elisabet Prats: “A veces nos dicen que ojalá hubieran tenido un profesor como nosotros”

 

En el post-doc que realiza en este centro del CSIC trabaja con el grafeno, uno de los materiales más fuertes y finos que existen. “Busco metáforas y comparaciones como por ejemplo con grafito y paquetes de folios... El truco está en cambiar el lenguaje por situaciones del día a día”, explica. En su caso no puede asistir a la gran mayoría de actuaciones pero disfruta cuando puede escaparse a algunas de las paradas de la gira.

 

“Las críticas son muy positivas. Mi familia por ejemplo son todos de letras y me dicen ‘Oye, pues a parte de reírme he aprendido’”, confiesa Elisabet. “Los chavales nos dicen a veces que ojalá hubieran tenido un profesor como nosotros”, prosigue para señalar que existen muy buenos docentes científicos en España, aunque no siempre saben trasladar esos conocimientos.

 

‘Relámpago Tour’, el nombre escogido para el viaje de estos científicos ha recorrido desde el pasado 1 de junio distintos puntos de la geografía nacional. De hecho, estos días están en el Teatro del Arte de Madrid. Los asistentes comprobarán si ciencia y diversión son una combinación posible en lecciones como ‘La probabilidad me vuelve loco’ o ‘Números grandes, enormes, descomunales y desorbitados’. [Ver cursos de teatro]

 

“Para los que no teníamos experiencia impone mucho. La gente paga y hay que darles lo que quieren”, explica por su parte Daniel. En su caso renunció a un puesto estable en Estados Unidos para regresar a España y continuar su carrera científica. En el camino ha surgido esta oportunidad para labrarse otro futuro como divulgador, ya que además se prepara para ello y estudia un máster de comunicación científica. “No hay que mirar mucho a tu alrededor para ver despidos y recortes, pero eso ya lo sabemos y se ha denunciado muchas veces. Hay que cambiar el chip, convencer a la sociedad de que la ciencia es importante y lograremos que los políticos también la apoyen”, asevera.

 

“Con o sin crisis siempre hay que divulgar”

 

En sus ratos de humor y ciencia divertida también hay espacio para charlas más técnicas y para temas serios. “Por ejemplo, la gente de Secundaria nos pregunta cómo se compagina esta actividad con el trabajo, qué hay que estudiar o qué salidas tiene la Ciencia”, afirma. ¿Y su respuesta ante un panorama de recortes y de llamamientos como el del colectivo 'Carta por la Ciencia’? “Lo que nunca les contamos es un cuento de color de rosa. Nos gusta mucho lo que hacemos pero les decimos que se dan condiciones precarias y que a veces se cierran puertas. No es fácil pero les animamos a que hagan lo que les gusta”, añade.

 

Cada vez hay más científicos que se interesan por la divulgación pero en su caso no es suficiente para vivir de ello: “Está muy mal pagada, a veces actuamos de gratis y sí nos gustaría decir que como todo trabajo se merece una remuneración”, afirma. Aun así explica que no se trata de convertirse en actores, pero sí en hacer partícipe a la sociedad de su labor como científicos.

 

Para Elisabet el I+D+i también debe ser algo más que una suma de conceptos. “Independientemente de la crisis o no, divulgar debe estar presente siempre porque tiene que llegar a la gente lo que hacemos”. Ella también sabe qué responder cuando le preguntan sus espectadores si vale la pena ser científico: “Si uno hace lo que le gusta siempre es bueno. Aunque en este país no se haya apostado mucho por la Ciencia y sea difícil, hay salida”.

 

¡Sigue a aprendemas.com en Facebook, Twitter, Tuenti y LinkedIn! 

 

Noticias relacionadas en aprendemas.com:



Santiago Petschen (El arte de dar clases): “El objetivo del profesor es fabricar cerebros originales”

 

La UPV crea nuevos contenidos 3D para tabletas dirigidos a niños

 

Los beneficios de la educación emocional