Menú
¡Llama gratis! 900 264 357

“Si queremos que un niño sea lector es importante hablar con él desde que nace”

Son palabras del escritor y Premio Nadal Gustavo Martín Garzo en su intervención en el curso de otoño de la Universidad de Almería titulado ‘Al hilo de la letra’, que finalizó ayer.

Publicado en Histórico Noticias
Foto de “Si queremos que un niño sea lector es importante hablar con él desde que nace”

Cuentos con ogros y final feliz. Eso es lo que deben contener los cuentos para niños según la ponencia que el escritor Gustavo Martín Garzo ofreció el viernes en el curso ‘Al hilo de la letra: escritores, lectores y otros implicados’ que organizó hasta ayer la Universidad de Almería en el marco de sus Cursos de Otoño.


Martín Garzo ha explicado que “si queremos que un niño sea lector el día de mañana es importantísimo hablar con él desde que nace y contarle cuentos con amor”.


Pero “hay que contar los cuentos sin ocultar su lado inquietante”, expresó el Premio Nacional de Narrativa y Premio Nadal en 1999, “con sus sacamantecas, sus ogros, sus madrastras y sus conflictos”. Además hay una parte de justicia social en estos cuentos, ha señalado el autor, poniendo como ejemplo el de Cenicienta, donde las hermanastras se cortan los dedos de los pies para que les entren en el zapato


Ahora bien, siempre con un final feliz, porque “no hay que ocultar que la vida es extraña, oscura pero hay que dar esperanza y optimismo y decirle a los niños que si hacen las cosas correctamente serán recompensados”.


El escritor y psicólogo ha hablado sobre los cuentos que recogen los miedos y sentimientos como la envidia o los celos, que también sienten los niños, y que pueden comprender perfectamente. En este sentido se ha referido a ‘Hansel y Gretel’, que “recoge el guante del miedo al abandono” o el de Cenicienta de nuevo, con los celos entre hermanos.


Gustavo Martín ha reflexionado sobre el hecho de que los niños son envidiosos (como los mayores) y que es normal que “ante la llegada de un hermano no lo quieran”. Por ello los cuentos recogen los temas que les interesan y parece que sólo hay dos reglas: decirlos con amor y que tengan un final feliz.


 


*  *  *  *


 


Más información:


Universidad de Almería