Menú
¡Llama gratis! 900 831 816

Schola IURIS y UNAF se unen para formar en una nueva profesión, mediación familiar

La profesión de mediador familiar se abre camino en España, como ya ha hecho en otros países europeos. El Instituto Europeo de Práctica Jurídica “Schola Iuris” y la Unión de Asociaciones Familiares han unido su experiencia para ofrecer una preparació

Publicado en Histórico Noticias
Foto de Schola IURIS y UNAF se unen para formar en una nueva profesión, mediación familiar

El Instituto Europeo de Práctica Jurídica “Schola Iuris” y la Unión de Asociaciones Familiares (UNAF) han presentado recientemente el Curso Práctico de Especialista en Mediación Familiar, dirigido a licenciados/diplomados o estudiantes de último cursos de Derecho, Psicología, Sociología, Pedagogía, Psicopedagogía, Trabajo Social, Asistencia Social o Educación Primaria.


La profesión de mediador familiar se está abriendo camino en España, de la misma manera que ya lo ha hecho en los principales países de nuestro entorno, como figura alternativa de resolución de conflictos de separación familiar. Este nuevo programa de Schola Iuris es una respuesta al inminente crecimiento de esta profesión en nuestro país, y ofrece a lo largo de sus 400 horas una base teórica indispensable, seguida de una formación eminentemente práctica que ocupa la mayor parte del programa. Dará comienzo el 10 de enero de 2005 y será de carácter intensivo, con una duración de 6 meses.


La mediación familiar, aplicada a la pareja que ha decidido separarse, tiene por objetivo prestarles ayuda para elaborar por sí mismos las bases de un acuerdo mutuamente aceptado, teniendo en cuenta las necesidades de cada miembro de la familia y en especial las de los hijos. Se trata por tanto de un proceso alternativo al procedimiento de separación contencioso o judicial.


En la Mediación Familiar, un tercero, el mediador, imparcial y neutro, asiste a las partes en la negociación sobre las cuestiones objeto de litigio con vistas a la conclusión de un acuerdo amistoso entre ellas. El Comité de Ministros del Consejo de Europa en su Recomendación nº R (98) 1, de fecha 21 de Enero de 1998, define los principios básicos aplicables a este medio de solución de litigios, para que los Estados puedan introducir y regular la Mediación.


Según el Consejo de Europa, las características principales de la Mediación Familiar son las siguientes: 1. El mediador es un tercero imparcial y neutro, y por consiguiente, no tiene un interés directo en las cuestiones objeto del litigio. 2. El mediador no tiene poder alguno para imponer una solución a las partes. 3. Las partes en conflicto llegan a un acuerdo por sí mismas, ellas controlan el proceso de decisión. 4. Las discusiones que tienen lugar durante la mediación tienen carácter confidencial. 5. La mediación es un proceso voluntario. 6. La mediación es un proceso independiente y autónomo de los procesos judiciales.


El proceso de Mediación Familiar sigue a grandes rasgos estos pasos: La pareja acude a un mediador para recibir información sobre el proceso y, si está de acuerdo, se inicia la mediación. Posteriormente la pareja se reúne con el mediador durante varias sesiones de una hora de duración con el fin de alcanzar un acuerdo sobre aspectos como guarda y custodia de los hijos, régimen de visitas, vacaciones, relaciones con la familia extensa, elección de colegio, organización del tiempo libre de los hijos, salud, etc.


A continuación se acuerdan otros elementos como responsabilidades económicas, la contribución de cada cónyuge a los gastos de los hijos y a los que pudieran corresponder al otro cónyuge, el uso de la vivienda conyugal, y el reparto de los bienes gananciales.


En todo este proceso el mediador ayuda a las partes a evitar los aspectos negativos del conflicto que interfieren en el establecimiento de un clima de diálogo y promueve una negociación amistosa de los acuerdos. Al final del proceso, el mediador elabora un borrador con los acuerdos alcanzados por las partes. Si los cónyuges están de acuerdo, un abogado da forma jurídica al mismo, elaborando el llamado “Convenio Regulador” y lo presenta en el juzgado para su ratificación. Una vez ratificado judicialmente, este acuerdo produce los mismos efectos jurídicos que una separación contenciosa.


La Mediación Familiar tiene varias ventajas, por ejemplo, disminuye la intensidad de los conflictos, facilita la comunicación entre la familia, evita que se utilice a los menores como parte en el conflicto y a la vez les muestra un ejemplo de método de resolución de conflictos que evita el enfrentamiento, asegura el mantenimiento de relaciones personales entre padres e hijos, reduce los costes económicos de la separación y reduce el tiempo necesario para obtener la separación y el divorcio.


Actualmente, ya en el anteproyecto de ley del divorcio se habla de la Mediación, y se está preparando una Ley de Mediación que dará un empuje institucional y definitivo al crecimiento de esta nueva profesión en España.


El Curso Práctico de Especialista en Mediación Familiar, llevado a cabo por un centro consolidado y de prestigio como es el Instituto Europeo de Práctica Jurídica “Schola Iuris”, al que se ha unido la experiencia en mediación familiar de la Unión de Asociaciones Familiares (UNAF), dará comienzo como decíamos el 10 de enero de 2005. Será de carácter intensivo, con una duración de 6 meses. Las personas interesadas pueden recabar más información directamente del centro, rellenando este formulario.


 


 


Más información:


 


Contactar con el centro


Instituto Europeo de Práctica Jurídica “Schola Iuris”


Unión de Asociaciones Familiares (UNAF)


Curso Práctico de Especialista en Mediación Familiar 


Mediación familiar. Gobierno de La Rioja


Regulación de la mediación familiar en Galicia


Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid


Colegio de Abogados de Madrid


Más Noticias de Formación, Educación y Empleo publicadas en a+