Menu
¡Llama gratis! 900 831 816

Riqueza e inteligencia no tienen una relación directa, según un estudio

Esta es la principal conclusión de un estudio realizado por el Centro de Investigación de Recursos Humanos de la Ohio State University, ya que aquellas personas cuya inteligencia está por debajo de la media son tan ricas, en circunstancias similares,

Publicado en Histórico Noticias
Foto de Riqueza e inteligencia no tienen una relación directa, según un estudio

“Las personas no se hacen ricas sólo porque sean inteligentes”, explica Jay Zagorsky, el autor del estudio e investigador del Centro de Investigación de Recursos Humanos de la Ohio State University. El único indicador que encontraron que realmente tiene una relación directa con el coeficiente intelectual es el nivel de renta, así las personas con un coeficiente intelectual más alto tienden a ser mejor remuneradas que el resto.


Otros estudios ya han demostrado esta relación entre el nivel de inteligencia y la renta, pero el trabajo de Zagorsky ha ido más lejos al tratar de buscar una relación directa entre el nivel de inteligencia y la riqueza o las dificultades financieras.


“El éxito financiero para la mayoría de la gente significa más que sólo la renta”, añade Zagorsky. “Necesitamos acumular riqueza para afrontar las tempestades de la vida y para preparar nuestro retiro. No deberíamos tener que preocuparnos por acercarnos o rebasar nuestros límites financieros”.


El estudio, publicado en el diario Intelligence, se basa en los datos obtenidos en una encuesta nacional (National Longitudinal Survey of Youth) realizada a 7.403 americanos de mediana edad. Con la financiación de la Oficina de Estadísticas Laborales de los Estados Unidos, la encuesta ha sido repetida al mismo grupo de personas desde el año 1979.


Los participantes realizaron  el

Test de Cualificación de las Fuerzas Armadas
(AFQT, por sus siglas en inglés), una prueba de aptitud general desarrollada por el Departamento de Defensa y que ha sido usada en diversas investigaciones para medir la inteligencia.   


A todos los encuestados se les preguntó por sus ingresos, recursos económicos totales y tres medidores de dificultades financieras: si superaban el crédito de alguna de sus tarjetas, si en los últimos cinco años no habían podido pagar alguna cuenta o si se habían declarado en bancarrota.


Los resultados confirmaron los descubrimientos de otro estudio realizado a jóvenes escolares y que mostraba que las personas con altas puntuaciones de cociente intelectual tienden a ganar sueldos más altos. En este estudio, cada punto más en el CI era asociado con un salario mayor de entre 202 y 616 dólares al año. Esto significa que la diferencia de los ingresos medios entre una persona con un CI normal (100) y alguien con un CI elevado (130) se sitúa entre 6.000 y 18.500 dólares al año.


 


Pero cuando se tiene en cuenta la riqueza total y la probabilidad de tener dificultades financieras, las diferencias entre personas con un CI medio o menor y los de CI alto desaparecen. En este punto los investigadores se preguntaron cómo era posible que, con una renta mayor, las personas más inteligentes no tuvieran más recursos que el resto.


Este dato por sí mismo no revela ninguna respuesta, pero sugiere que las personas con un CI alto no ahorran tanto como los demás. Actualmente, Zagorsky se encuentra inmerso en un nuevo estudio para profundizar en esta cuestión.


En cuanto a la relación entre la inteligencia y los medidores de problemas financieros, el porcentaje de personas que ha superado el límite de su tarjeta de crédito asciende desde el 7,7% en aquellos con un CI de 75 puntos o menos, hasta un pico del 12,1% en las personas con un CI de 90. Siguiendo un patrón irregular, el porcentaje disminuye hasta el 5,4% en las personas con un CI de 115 y después vuelve a aumentar.


Igualmente irregulares son los patrones referidos a la bancarrota y al impago de cuentas. “En ambos medidores de dificultades económicas parece que los de inteligencia levemente superior de la media obtienen los mejores resultados”, explica Zagorsky. “Que seas inteligente no significa que no te metas en apuros. El 6% de las personas consideradas más inteligentes, aquellas cuyo CI supera los 125 puntos, han superado el límite de sus tarjetas y el 11% no puede pagar las facturas de manera ocasional”.




Según el autor del estudio, sólo es necesario echar un vistazo a los parking de las universidades para ver que la inteligencia y la riqueza no tienen porqué estar relacionadas. “A pesar de que los profesores suelen ser personas muy inteligentes, los parking no están llenos de Rolls Royces, Porsches u otros coches caros. En su lugar, ves un montón de vehículos normales y viejos”  


Como conclusión, Zagorsky dice que la lección es simple. “La inteligencia no es un factor que explique la riqueza. Aquellos con poca inteligencia no deberían creer que están en desventaja, como tampoco los más inteligentes deberían confiar en lo contrario”.


 


Más información:


Centro de Investigación de Recursos Humanos de la Ohio State University


Contenidos relacionados en Aprendemas.com:




La universidad marca importantes diferencias salariales en Reino Unido, según un estudio


Los niños españoles son ahora un 15% más inteligentes


Polémico estudio clasifica varios países de Europa por su nivel de inteligencia


Las habilidades personales y profesionales son claves para acceder al mercado laboral


Más Reportajes de Formación, Educación y Empleo publicados en a+