Menu
¡Llama gratis! 900 831 816
Pedir información

Recomendaciones para la semana de adaptación tras la vuelta al cole

La vuelta al cole es un hecho. En la primera semana, también conocida como semana de adaptación, es muy importante marcar unas pautas que hagan más fácil la incorporación a la rutina escolar.

Publicado en Histórico Noticias
Foto de Recomendaciones para la semana de adaptación tras la vuelta al cole
Estudiantes-grado-INEReencuentro con amigos tras semanas sin verles, nueva aula, conocer otros profesores… el primer día de clase supone un cambio rotundo para todos los niños. Pero una vez superado el primer instante en que el pequeño toma contacto con la realidad escolar que supone un nuevo curso, no hay que relajarse, porque aún queda un periodo de adaptación que puede ser más o menos prolongado, según cada niño. Con unas sencillas pautas haremos que la adaptación a la rutina escolar sea más sencilla.

 

Ver cursos de Psicología Infantil

 

Ver cursos sobre Etapa Escolar


 

Mantenerse firme en los horarios.Aunque los primeros días les cueste más, es necesario marcar cuanto antes una rutina horaria para regularizar el reloj biológico de los más pequeños. Adelantar la hora de las cenas y no dejarles trasnochar es básico para que al día siguiente no se sientan cansados. Los niños deben dormir una media de diez horas para rendir en el colegio al día siguiente.

 

Toda la ropa marcada.Uniforme, chándal, babi, zapatos, calcetines… si la ropa está marcada contribuiremos a quitar estrés al niño en los primeros días y evitaremos pérdidas de ropa innecesarias, que pueden suponernos un sobrecoste. También es necesario reforzar bajos y repasar dobladillos o bolsillos, que es lo que más suele romperse en el transcurso del curso escolar.

 

No ir con prisas. Lo mejor es levantar al niño con tiempo suficiente para que desayune sin prisas, y conseguir salir de casa sin estrés ni gritos. Un buen truco es dejar todo lo que vayamos a llevarnos al colegio o al trabajo preparado el día anterior. Contribuiremos con ello a que el niño tenga mejor humor para enfrentar su jornada escolar.

 

Establecer hábitos de comida saludables.Una buena alimentación es clave para un correcto desempeño de las tareas escolares. Para involucrarles en la creación de una dieta equilibrada podemos proponer a los pequeños la elaboración de 20 tarjetas con alimentos saludables y después pedir que hagan ellos las combinaciones. Si creemos que son razonables, podemos seguir sus propuestas.

 

Aumentar progresivamente el tiempo de estudio.Para los niños algo más mayores, conviene crear un hábito de estudio. Después de la merienda, el estudiante debe sentase a hacer sus deberes en un sitio cómodo, silencioso, con la temperatura adecuada y alejado de cualquier distracción. Lo ideal es ir aumentado el tiempo de estudio entre cinco y diez minutos cada día, dependiendo de su edad.

 

Disminuir progresivamente el tiempo de televisión, móvil, Internet, videojuegos y ordenador. Durante el verano, probablemente los niños han pasado muchas horas delante de estos aparatos tecnológicos, pero deben establecerse diferentes normas con la vuelta al cole. Los expertos establecen que el tiempo que el niño debe permanecer en contacto con la tecnología a diario no debe sobrepasar los 30-60 minutos, siendo preferible que los contenidos que visualiza tengan un carácter formativo.

 

Cuestión de organización.Los primeros días resulta muy útil ayudar a los pequeños a prepararse su mochila del día siguiente o a organizar sus actividades. La utilización de calendarios con códigos de colores para actividades escolares, estudio, deberes, deporte, ocio y colaboración familiar resulta muy útil. Asimismo, y si tenemos oportunidad, nosotros podemos organizarnos con vecinos o familiares para establecer un turno de idas y recogidas al colegio, lo cual aligerará nuestra tensión y supondrá un ahorro en combustible.

 

Refuerzo positivo.Es muy importante que los niños tengan un refuerzo positivo en los primeros días de curso. Apóyalos en día a día escolar y facilita que jueguen con sus iguales en sus momentos de descanso. Si tu hijo se encuentra desanimado recuérdale los aspectos positivos que conlleva ir al colegio, como aprender nuevas cosas, afrontar y superar retos, adquirir nuevos hábitos y destrezas, jugar con sus amigos a diario o realizar actividades deportivas en grupo.

 

Mantén el contacto con sus profesores.Ante cualquier duda, acude al tutor del niño o a sus profesores. Al menos una vez al trimestre resulta imprescindible mantener una reunión con ellos para comentar su progreso.

 

¡Sigue a aprendemas.com en Facebook , Twitter , Tuenti  y LinkedIn !

 

Noticias relacionadas en aprendemas.com:



Diez consejos para motivar a tus hijos en la vuelta al cole

 

Decálogo de consejos para padres con hijos en plenos exámenes