Menú
¡Llama gratis! 900 264 357

¿Qué define el carácter innovador?

La escuela de negocios Insead, Harvard Business School y Brigham Young Business descubren las características inherentes a los perfiles más innovadores.

Publicado en Histórico Noticias
Foto de ¿Qué define el carácter innovador?

La innovación es una de las características más buscadas en la dirección empresarial y por eso muchas compañías buscan sangre nueva entre emprendedores. El problema es que al final no todos resultan tan creativos y renovadores como se esperaba. Para evitar más decepciones Insead, Brigham Young University y Harvard Business Shcool (HBS) se han dedicado a estudiar los hábitos de algunos de los empresarios más innovadores para dar con la genética del empresario innovador. Todo esto lo han plasmado en un libro titulado 'Innovator's DNA:How to be a disruptive innovator' ('ADN del innovador: como ser un innovador disruptivo' traducido al castellano) y en un artículo explicativo publicado en Harvard Business Review.


 


El texto es obra de Hal Gregersen, profesor de liderazgo en Insead, Clayton Christensen, profesor de administración de empresas en HBS Los autores, y Jeffrey Dyer, profesor de estrategia en Brigham. Los autores analizaron los ámbitos de 25 emprendedores innovadores como Jeff Bezos, creador de Amazon, o Mike Lazaridis, de Reseach In Motion, compañía que desarrollo el dispositivo Blackberry, y las diferencias de éstos respecto a otros directivos y empresarios. Para completar la investigación se pidió a estos sujetos un informe de autoevaluación y encuestas de 360º sobre las habilidades innovadoras a más de 3.000 ejecutivos y 500 personas que crearon una compañía innovadora o inventaron nuevos productos.


 


Gregersen explica que “nuestra investigación demuestra que en la mayoría de las compañías, los altos ejecutivos no se sienten personalmente responsables de la estrategia de innovación. Sin embargo, los ejecutivos senior de las compañías más innovadoras, no delegan la tarea creativa o sus ideas más innovadoras, sino que las ejecutan ellos mismos. Los verdaderos innovadores confían en su capacidad para innovar y su disposición a asumir riesgos”.


 


El informe identifica cinco 'habilidades de descubridor' ('discovery skills' en inglés)  que diferencian a los ejecutivos más creativos:


 


Asociar – se trata de la habilidad para conectar cuestiones, problemas e ideas a priori sin relación aparente e incluso de diferentes ámbitos y es una parte vital del ADN innovador. Las compañías más innovadoras suelen crecer a través de las asociaciones divergentes entre sus fundadores, ejecutivos y empleados.


 


Cuestionar – las personas innovadoras están constantemente preguntando y planteando cuestiones que ponen en tela de juicio el orden establecido. En el fondo es la ya manida frase de “cuestionar lo incuestionable”. Mientras la mayoría de directivos se centra en cómo hacer que el sistema actual mejore, que los procesos productivos sean más eficaces o de optimizar costes... los emprendedores con un carácter más innovador están siempre abiertos a asumir nuevos retos.


 


Observar – este tipo de ejecutivos son capaces de desarrollar multitud de ideas simplemente a por su capacidad para observar procesos comunes, especialmente los referentes al comportamiento de clientes


 


Hacer Networking – casi todos los buenos emprendedores dedican tiempo a cultivar sus relaciones personales y profesionales. En realidad, se trata de otra forma de poner a prueba sus ideas a través de su red de contactos. La diferencia con los ejecutivos tradicionales es que mientras estos hacen networking en busca de recursos, los innovadores lo hacen en buscan de ideas nuevas y como forma para extender sus conocimientos.


 


Para Gregersen, las habilidades a través de las que las grandes mentes innovadoras como Steve Jobs desarrollan sus ideas de negocio no siempre son tan misteriosas como pueden parecer. Desde su punto de vista, es posible entender, reforzar y modelas el 'ADN' del innovador de forma que pueda instalarse ese gen en todo el mundo, aunque para ello también es necesario tener la predisposición adecuada.


 


 


*  *  *  *