Menú
¡Llama gratis! 900 831 816

Qué contestar ante las preguntas más habituales de una entrevista de trabajo

En una entrevista de trabajo hay preguntas tipo que se suelen repetir. Llevar ensayadas las respuestas puede resultar de utilidad para dejar atrás los nervios y demostrar que eres el adecuado para el puesto.

Publicado en Histórico Noticias
Foto de Qué contestar ante las preguntas más habituales de una entrevista de trabajo
Estudiantes-grado-INECuando una persona acude a una entrevista de trabajo es consciente de que está protagonizando una posibilidad real de empleo. Los entrevistadores intentarán averiguar si están delante de un buen candidato al puesto, o por el contrario, la persona interesada no tiene el perfil requerido. Es por ello que le someten a un gran número de preguntas al candidato. [Ver cursos de Búsqueda de Empleo y Entrevista de Trabajo]

 

Lo primero que hay que hacer es dejar atrás los nervios y contestar con determinación a aquellas preguntas que nos están haciendo. Hay algunas cuestiones que son grandes clásicos en las entrevistas personales. La empresa Career Builder nos da las claves para acertar con las respuestas.

 

Es muy habitual que el entrevistador anime al candidato a contar algo sobre el mismo para romper el hielo de la conversación. En este caso, la respuesta no puede ser muy extensa. Sin embargo, debe incluir un resumen de tus habilidades y experiencia laboral, así como de los principales logros alcanzados en un entorno laboral. Evitaremos, sin embargo, dar demasiados detalles sobre nuestra vida o tiempo de ocio.

 

Cuando te pregunten cuál es el motivo por el que estás interesado en trabajar en la empresa hay que demostrar que conoces la compañía. Tener un conocimiento previo de la empresa puede ayudarte a concretar la respuesta. Por el contrario, esta pregunta no debe darnos pie para hablar de cuáles son nuestras expectativas financieras. Tampoco debemos hacer alusión a la necesidad que tenemos de encontrar un trabajo.

 

Últimamente, muchos entrevistadores suelen preguntar al candidato por sus virtudes y puntos flacos. En esta respuesta se requiere sinceridad. Sin embargo, presentaremos nuestras debilidades acompañándolas de aquellos aspectos en los que tenemos posibilidades reales de mejora. No es el momento de hacer un listado con todas nuestras deficiencias, ni tampoco hay que intentar aparentar ser alguien perfecto con respuestas del tipo “mi principal defecto es que trabajo demasiado”.

 

Si nos preguntan dónde o cómo nos vemos a medio plazo, debemos dar una respuesta genérica, aludiendo a nuestro deseo de crecer e ir incorporando mayores responsabilidades profesionales. Evitaremos, sin embargo, hacer alusión a un objetivo demasiado ambicioso.

 

La última pregunta suele ser por qué abandonaste tu último empleo o por qué quieres cambiar el que tienes actualmente. Llegado a este punto hay que demostrar lo interesado que estás en el puesto que está en juego y tus ganas de crecer profesionalmente, pero nunca debes hablar mal de antiguos jefes, compañeros o empresas, porque darías una imagen negativa de ti mismo.

 

Ante cualquier pregunta complicada lo mejor es mantener contacto visual. Puedes dedicar algunos segundos a pensar la respuesta. Y sobre todo, mantén la calma en la medida de lo posible y muéstrate seguro y cordial.



¡Sigue a aprendemas.com en FacebookTwitterTuenti y LinkedIn!

 

Más información:

Career Builder

 

Noticias relacionadas en aprendemas.com:

Entrevista de trabajo: qué hacer y no hacer

Consejos para que la entrevista de trabajo por videollamada sea todo un éxito