Menu
¡Llama gratis! 900 831 816

Preocupantes conclusiones de la encuesta del CSI-CSIF sobre convivencia escolar

Faltas de respeto, violencia verbal e incluso agresiones físicas son algunas de las lacras que afectan a los maestros.

Publicado en Histórico Noticias
Foto de Preocupantes conclusiones de la encuesta del CSI-CSIF sobre convivencia escolar

Muy preocupantes como mínimo, por no decir espeluznantes, son las conclusiones de la encuesta realizada por el sindicato CSI-CSIF sobre conflictividad en los centros públicos de enseñanza primaria y secundaria. Entre ellas, que el 86% de los docentes ha sufrido faltas de respeto al menos una vez en su vida profesional, habiéndose producido el 80% de las mismas en el interior del aula.


 


Es importante señalar, sin embargo, que la encuesta no se ha realizado con parámetros científicos; se trata más bien de una recogida de datos entre los profesionales de la enseñanza que han querido compartir sus experiencias y opiniones sobre la situación actual en los colegios con respecto a la convivencia escolar. Con todo, los resultados obtenidos pueden cuando menos considerarse alarmantes.


 


En lo que a la obtención de datos se refiere, de las 12.376 encuestas recibidas, 8.596 (el 69%) corresponden a Secundaria y el restante 31% (3.780 en total) a Primaria. Las proporciones ya dan una primera idea del grado de incidencia del problema según se trate de una etapa u otra del proceso educativo. A pesar de ello, ha sorprendido el hecho de que en Primaria la cifra sea mucho más elevada de lo que se pensaba; un 83% de los maestros manifiesta haber sufrido alguna falta de respecto en el desempeño de su labor. El dato viene a desmentir la creencia errónea de que la conflictividad se concentraba sobre todo en Secundaria, donde el porcentaje de profesores a los que se ha faltado al respeto difiere en sólo 5 puntos, alcanzando el 88%.


 


Siguiendo con los resultados del sondeo, en cuanto a las agresiones verbales, el 73% de docentes de Secundaria manifiesta haberlas sufrido y de éstos, nada menos que el 79% las sufre de manera repetida, mientras que 8 de cada 100 las padece a diario. La cantidad de afectados se reduce hasta el 47%, en Primaria, cifra nada despreciable, a pesar de todo, teniendo en cuenta que en términos reales se está hablando de casi la mitad de la totalidad del personal docente.


 


Por lo que respecta a las agresiones físicas, el 13% de profesores afirma haberlas recibido, porcentajes que descienden hasta los 7 puntos en Primaria y se elevan hasta los 15 en Secundaria. También los orígenes de la agresión son distintos en una y otra etapa; mientras que en Primaria los autores son tanto padres como alumnos en proporción muy parecida, en Secundaria, la mayor parte son perpetradas por estudiantes y sólo en grado mucho menor, por los progenitores.


 


Adicionalmente, se ha detectado en muchos casos un efecto contraproducente en la calidad de vida de los profesores como consecuencia de este fenómeno. Así, 62 de cada cien encuestados ha visto alterada su vida normal, un 67% en Secundaria y el 49% en Primaria. De la totalidad de afectados, el 78% afirma que el problema ha llegado a influir en su vida, bien la académica, en 43 de cada 100 casos, o la personal (35 de cada 100) Esto ocasiona una pérdida de motivación en el trabajo en el 49% de los participantes en el sondeo, con un preocupante 12% que manifiesta miedo al entrar en el aula y un 19% que ha pasado alguna vez por una baja médica. Entre los comentarios vertidos por los afectados en el foro de CSI-CSIF se aprecia ansiedad, pérdida de ilusión, intenciones de abandonar la profesión que se ha abrazado de manera vocacional, preocupación por la evolución futura de estos alumnos conflictivos (y consecuentemente, de la sociedad de la que formarán parte) y sentimientos de frustración ante la falta de respaldo de las autoridades educativas.


 


Preguntados por la posible solución a tan grave cuestión, el 81% de los sondeados se decanta por la concesión al docente de la categoría de autoridad pública, lo que en la práctica significaría que la agresión a un maestro quedaría equiparada a la agresión a un agente de policía durante el ejercicio de su labor profesional. Un porcentaje mucho menor opina que debería reducirse a la burocracia. Resulta asimismo destacable la poca confianza manifestada en la introducción de la  figura del mediador escolar.


 


 


*  *  *  *


 


 


Enlaces de interés:


 


Resultados de la encuesta


 


Otros textos de Aprendemas.com:


 


Docentes alertan de la necesidad del Educador Social en los institutos


 


Violencia escolar y bullying: dos fenómenos a la orden del día


 


El Gobierno destinará un 26% más en 2007 a Educación


 


El Bachillerato ‘on line’ comienza este curso por primera vez en España


 


El Círculo de Empresarios reclama serias reformas en el sistema educativo


 


Los niños ya no quieren ser de mayor como sus padres


 


Un estudio de ESADE analiza al médico con síndrome de burnout


 


Médico y militar, las profesiones mejor y peor valoradas por los españoles


 


Más Noticias de Formación, Educación y Empleo publicadas en a+