Menú
¡Llama gratis! 900 831 816

“¿Por qué unas zonas se desarrollan bien y otras permanecen estancadas?”

Para contestar esta pregunta ha estado presente esta mañana, en San Sebastián, en los Cursos de Verano de la Universidad del País Vasco el eminente profesor de la London School of Economics, Michael Storper. Ahí ha impartido una brillante ponencia ti

Publicado en Histórico Noticias
Foto de “¿Por qué unas zonas se desarrollan bien y otras permanecen estancadas?”

La Dirección de Economía y Planificación del Gobierno Vasco junto a la UPV-EHU han organizado el seminario Ciudades-región globales. El nuevo papel de las autoridades urbanas y regionales en las gestión de las políticas públicas. En él se pretende abordar el protagonismo que adquieren de manera imparable las Ciudades-Región globales en el marco mundial en general y en Europa en particular en un momento determinante como es el de la construcción de la recientemente ampliada Unión Europea.


 


El seminario se ha inaugurado esta mañana con la ponencia de apertura “Sociedad, Comunidad y Desarrollo Económico” ofrecida por el profesor Michael Storper, gran personalidad de proyección internacional.


 


Michael Storper, profesor de Geografía Económica en la London School of Economics, ha puesto el énfasis en la concepción de los espacios regionales como los verdaderos factores que sustentan la competitividad y como elementos inseparables del desarrollo económico.


 


“¿Por qué unas zonas se desarrollan bien y otras permanecen estancadas?” “Esto parece ser el santo grial”. Esta  cuestión ha sido desglosada por el profesor a partir de las conclusiones a las que ha llegado en los estudios de casos comparativos entre ciudades de éxito y de estancamiento económico que ha desarrollado en los últimos años con el fin de para intentar averiguar las diferencias en las composiciones de las economías regionales.


 


El analista Storper ha indicado que los expertos estudiosos en desarrollo económico ofrecen “explicaciones muy diferentes según quién las propugne” sobre la pregunta propuesta. Por un lado, unos ven la respuesta en las fuerzas supuestamente transparentes y anónimas de los mercados, estados y burocracia. Estos comprenden el capitalismo  organizado institucionalmente como construcciones económicas adecuadas. “Es la cultura agresiva comercial del cow-boy, con un mercado muy fuerte donde se siguen las reglas de la competencia”. Por otro lado, otros investigadores se centran en las características locales y nacionales de la organización social en la cual se integran a diario los actores. “Se trata de redes interpersonales que desarrollan un sistema regional embebido, en el que desarrollan una serie de instituciones esporádicamente”.


 


Los economistas están bastante divididos en su consideración de las particularidades locales y nacionales de la organización social. Una postura es la que defiende las virtudes de la comunidad o los grupos en el debate social de los últimos 20 años. “Los grupos y colectividades pueden hacer mucho bien a la economía”. Los grupos bien estructurados supondrían fuentes potenciales de ciertos tipos de eficiencias colectivas como por ejemplo “una fortaleza, una comunicación eficaz entre los actores, o una coordinación de acción a largo plazo”.  La visión dominante, sin embargo, es que “la acción colectiva es básicamente mala para la economía”. La solución a la organización económica no sería otra que “un mercado donde las instituciones garanticen que la economía es competitiva; tener reglas para protegernos”.


 


Para el profesor ambos paradigmas son “parcialmente correctos, hay una interacción entre las dos partes”. Según Michael Storper, para observar los factores claves en casos concretos de éxito hay que concebir las bases institucionales del desarrollo económico conjuntamente, “observar la relación equilibrada que se da entre la comunidad y los grupos y la sociedad y sus reglas”. 


 


“La comunidad y la sociedad estructuran las áreas críticas de la economía” ha sido la tesis defendida por el ponente que supone un gran aporte innovador. Por áreas críticas de la economía el profesor entiende los incentivos que “se expresan en diferentes instituciones y auguran un éxito a largo plazo”. “La interacción de sociedad y comunidad define incentivos críticos para los actores en el proceso de desarrollo económico”.


 


En cuanto a los vínculos o relaciones que subyacen al capital social, se dan dos tipos. Por una parte las que constituyen el grupo social unido por creencias comunes, ideologías, lazos de familia, etc. Y los se producen dentro de un grupo social con los mismos intereses, preocupaciones, relaciones prácticas y formales. En la actualidad muchos vínculos no tienen que ver con los tradicionales como la identidad regional, “porque hemos nacido en la misma zona, hablo tu mismo dialecto y mi abuelo conocía al tuyo”, sino que responden a vínculos postmodernos. “Se unen por unas mismas acciones que hacen que se sientan a gusto juntos”. La cuestión central al respecto  en este “mundo está fuertemente estructurado” es que “hay que llevarse bien para evitar odios o divisiones étnicas que son negativas al proceso social”.  


 


El profesor ha dicho que para el buen funcionamiento y evitar que los grupos caigan en el juego del corporativismo o en otras conductas negativas, es necesario conseguir unas relaciones constructivas. “Hay que mantener unas reglas básicas. Esto son precisamente las reglas sociales”. Este problema existe en todas las sociedades y a todo nivel geográfico.  La conclusión de este autor es que cada economía debe ofrecer algún nivel de aportación y de motivación para que participen los diferentes grupos de la sociedad. Y por otro lado, también “necesitamos instituciones que hagan ajustes en los que gestionar el cambio social”.


 


Por otro lado, ha explicado que las reglas del mercado en un entorno microeconómico de éxito suponen el sostén necesario para el mercado ya que proporcionan el capital social y de confianza. Esto es, los agentes individuales tienen suficiente confianza para saber cuáles son las regularidades de su entorno y saber qué hacer. Esto es muy importante porque conlleva una reducción en los costes de sus transacciones y un aumento en las expectativas de ganancia y efectos agregados como coordinación entre empresas y un espíritu de esfuerzo con el consiguiente desarrollo.


 


Otro punto donde ha basado su argumento es que estas acciones permiten reunir gente para hacer demandas al sistema, que de otra manera no se lograrían ya que “avanzarían únicamente los poderosos”¿Cómo el sistema pueden dar a los grupos  una voz y lanzar exigencias y limitar esas relaciones ?. La propuesta de Storper es la de promover formas de coalición para lograr un mayor nivel de compromiso a la vez que hay que eliminar las diferencias entre grupos. “Elevados niveles de confianza y normas societales fuertes”


 


Según la teoría defendida por Storper, el éxito del desarrollo económico basado en la competitividad se debe también a la estrategia del conocimiento y el sistema de Investigación y Desarrollo (I+D) aplicado en cada uno de los territorios, que en los casos de Estados Unidos y Europa, se trata de sistemas que hoy por hoy se encuentran en situaciones bien extremas.


 


Mientras en Estados Unidos, donde el sistema I+D es el más avanzado del mundo, la “cultura de la ciencia” está generalizada en la investigación académica básica; en Europa a pesar de poseer un elevado potencial de innovación en un plano más informal (menos organizado), los resultados de esta innovación no tienen traslado a un plano más “formal”, como puede ser el universitario, el empresarial o el institucional.


 


Según Storper las razones del déficit de resultados en Europa se debe, entre otras, a la falta de fondos económicos suficientes en la UE para apoyar las acciones innovadoras que surgen en su entorno, así como a la menor efectividad de la UE, con respecto a EE.UU, a la hora de gastar esos fondos. En este sentido, aboga por reformar el sistema universitario de educación como medio de potencial en el desarrollo del I+D con el fin de superar la situación actual europea, donde los investigadores carecen de incentivos para presentar los resultados  de sus proyectos.


 


 


* * * *


 


 


Otras actividades académicas y cursos de verano en la Universidad del País Vasco – San Sebastián :


 


CURSOS DE VERANO DE LA UPV/EHU


 


Noticias relacionadas:


 


XXIII Edición de los Cursos de Verano de la Universidad del País Vasco


 


La nueva Europa, tema estrella en los Cursos de Verano 2004 de la UPV


 

Más Noticias educativas en Cursos-de-Verano.com