Menú
¡Llama gratis! 900 831 816

Por desgracia la formación también es una cuestión de interés político

Según se denunciaba el pasado 1 de abril en un artículo publicado en el Diario Ideal de la provincia de Granada, los municipios andaluces gobernados por el Partido Popular acaparan de una forma desproporcionada gran parte de las ayudas a la formación

Publicado en Histórico Noticias
Foto de Por desgracia la formación también es una cuestión de interés político

Redacción Aprendemas.com - 08/04/2002.


En concreto, decía dicho periódico que a finales de 2001 más del 30% de los programas de formación e inserción profesional aprobados por el Gobierno Central en la Comunidad Andaluza se desarrollaban en los municipios gobernados por el PP cuando estos suponían sólo el 19% del total de municipios de la región. Según la misma fuente, se dan casos tan extremos como el de la provincia de Sevilla en la que los nueve municipios del PP, (8,5%), gestionaban el 19% de los programas, mientras que los 67 del PSOE, (63%), gestionaban el 47% de los programas.


Sin duda, la formación a todos los niveles es en la actual sociedad española la base fundamental para estimular el empleo, y especialmente por parte de los gobiernos, central, autonómicos y locales, son los programas de formación e inserción laboral los cimientos en los que se asientan las políticas activas de empleo. De ahí, que los partidos desgraciadamente se valgan de este concepto como arma política para arrebatar o mantener su poder frente a sus propios adversarios, lo cual, inevitablemente tiene que llevar a ineficacias, incluso a corrupción, una vez que muchas de las decisiones al respecto se hacen más por afinidades políticas que por criterios de necesidad, igualdad y justicia.


Los programas mixtos de formación especializada y práctica laboral para parados los componen básicamente las escuelas-taller, la casas de oficio y los talleres de empleo, y son financiados en toda España por el gobierno central a través del INEM. De hecho, esta partida se lleva cada año más de la mitad de los 240 millones de euros que el gobierno central destina a políticas activas de empleo. Desde hace 5 años la Junta de Andalucía está solicitando el traspaso de esta competencia y se queja especialmente de una desigual distribución de los fondos. En Andalucía, hasta el momento, para solicitar uno de estos programas de formación y empleo hay que enviar un proyecto al Instituto Nacional de Empleo (INEM), que para aprobarlo exige el suficiente número de jóvenes desempleados en la zona, un plan formativo y de prácticas laborales y que el territorio en el que se va a desarrollar ofrezca la posibilidad de empleo para los participantes del proyecto.


Haciendo caso a lo publicado en el antedicho diario granadino, los municipios andaluces gobernados por el Partido Popular tenían en marcha una media de 1,1 programas por localidad, mientras que en el caso de los ayuntamientos del PSOE ese promedio baja a 0,45.


Izquierda Unida por el contrario no puede considerarse perjudicada en este aspecto pues los ayuntamientos que dirige, que son el 11% de la región, albergan el 15% de los programas, los del Partido Andalucista que son el 4,5%, se benefician del 5,1%. Los gobernados por los independientes, 4,2%, son sin lugar dudas los más agraviados con un 3,2% de los programas.



Más información puede encontrarse en el artículo publicado en el Diario Ideal que precisamente sirvió de fuente para esta noticia:


Los municipios gobernados por el PP acaparan las ayudas a la formación