Menu
¡Llama gratis! 900 831 816
Pedir información

Pequeño respiro para las prácticas de los MBA

La crisis económica se ha dejado sentir en todos los apartados de la vida económica, MBA incluidos. Los alumnos de las escuelas de negocios se han encontrado en los últimos años con un mercado laboral en recesión que no ofrecía demasiadas alternati

Publicado en Histórico Noticias
Foto de Pequeño respiro para las prácticas de los MBA
Estudiantes-grado-INEEl mercado laboral ha sido el gran perjudicado por la crisis económica. Mientras los beneficios empresariales se han mantenido e incluso aumentado en muchos casos, las mayores economías del mundo han sido incapaces de crear trabajo de forma consistente. Los MBA han sufrido esta tendencia como en cualquier otra industria, incrementada quizás por su fuerte relación con el sector financiero.



El efecto de esta tendencia es que los alumnos que entran en las escuelas de negocio tienen claro que deberán empezar a buscar una salida laboral nada más pisar las aulas. Pero incluso antes de pensar en una salida laboral deben hacer frente a las prácticas de verano, una parada obligatoria en el caso de los centros estadounidenses. Hasta hace poco ésta también era una tarea difícil, pero parece que en el último ejercicio la situación se está revertiendo y los estudiantes encuentran más oportunidades laborales.



Según Bloomberg Businessweek, de las 30 primeras escuelas de su ranking de mejores MBA 2010 apenas doce han dado a conocer los datos sobre prácticas y de ellos la mitad han asegurado haber registrado importantes incrementos. En este sentido Kellogg School of Management, Tepper School of Business, Johnson School of Business y Johnson Graduate School of Management han sido quienes mejor han sabido colocar a sus alumnos, pero no son las únicas. Carlson School of Management ha conseguido que un 57% de sus alumnos tuviesen alguna oferta para hacer prácticas, 35 puntos más que hace apenas un año. De hecho, sólo un programa MBA ha registrado descensos. Se trata de Georgia Tech, donde las ofertas han caído un punto porcentual hasta el 57%.



En cualquier caso, parece que poco a poco la situación está mejorando, aunque como es lógico las escuelas todavía no quieren echar las campanas al vuelo. Tanto es así que los servicios de carrera profesional prefieren ser cautelosos y pensar que todavía no estamos ante un cambio total de ciclo. Sin embargo, lo cierto es que la situación ha variado dramáticamente desde 2008 tanto en cuanto a números de contratación como al proceso en sí.



En lo que se podría denominar la nueva norma nos encontramos con salarios más bajos con el paso del tiempo. Así lo atestigua el último informe de Graduate Management Admission Council (GMAC) según el cual el 88% de quienes obtuvieron su título en verano de 2010 han recibido alguna oferta laboral, lo que supone una mejora de cuatro puntos porcentuales respecto a 2009. La parte negativa es que sólo el 59% ha obtenido el tipo de trabajo deseado. A esto hay que añadir un descenso en el salario de los MBA, a los que se les ofreció un salario medio de 78.819 dólares.



Los datos de Bloomberg Businessweek hablan de un descenso de 129.000 a 109.000 dólares en apenas tres años.



Más posibilidades laborales, pero menor retribución



En el fondo, el mejor resumen es que hay más posibilidades laborales que hace 12 meses pero por menos retribución. Por eso mismo la cautela sigue siendo la norma general. Además, la situación internacional tampoco ayuda con más incertidumbre que nunca en Oriente Medio, la crisis nuclear en Japón y las elecciones presidenciales en Estados Unidos en el horizonte, algo que también ocurre aquí en España y todavía está por ver si estos acontecimientos ponen freno al recién renovado apetito contratador.



Esta situación también ayuda a que muchas empresas retrasen lo máximo posible las contrataciones de becarios. Y es que nadie quiere acordar unas prácticas remuneradas para después darse cuenta de que no necesita cubrir ningún puesto.



Lo que muchos departamentos de carrera profesional se preguntan es si este incremento no se debe a la escasez de contrataciones de graduados MBA y por lo tanto de puestos directivos en los últimos tiempos.



Lo que la crisis está demostrando es que la época de las ‘vacas gordas’ para los MBA parece haber tocado a su fin y no sólo en el aparado salarial. Los graduados MBA ya no pueden dar por seguro su puesto al finalizar su formación, lo que no deja de ser un nuevo hándicap para estos programas pero al mismo tiempo también un acicate más para la formación de sus participantes, que ahora también deberán aprender a desenvolverse mejor en la búsqueda de oportunidades laborales. Como reza el dicho, no hay mal que por bien no venga.

 



Más información:



MBA Internship Hiring Shows Signs of Life