Menú
¡Llama gratis! 900 831 816

"Operación Triunfo", una academia que suspende en formación musical

El éxito incontestable de este programa de RTVE entre los telespectadores españoles ha dejado sin palabras a la mayoría de críticos musicales. Sólo algunos músicos profesionales se atreven a poner en tela de juicio una academia que enseña a triunfar

Publicado en Histórico Noticias
Foto de "Operación Triunfo", una academia que suspende en formación musical

Redacción Aprendemas.com - 01/02/2002


Interesantes fueron las recientes declaraciones hechas por el presidente de la Asociación de Músicos Profesionales Españoles (AMPE), José Luis Nieto, respecto al clamoroso éxito del programa televisivo "Operación Triunfo". Pese a reconocer las virtudes que tienen como cantantes algunos de los participantes, la formación musical que todos ellos están recibiendo en la mal llamada academia la calificó de nula. Afirmó que sólo se les prepara para vender un producto en el mercado, en concreto y en palabras de Nieto, "no se les da ninguna formación musical, sólo de ventas, de cómo tienen que ponerse de cara a la galería, qué tienen que saber hacer para vender un producto, el de las multinacionales, bien embalado, con un papel muy bonito".


Lo que se enseña ahí es, para él, más un método psicológico para desinhibirse en el escenario que métodos genuinamente musicales. Además, en dicha academia, musicalmente sólo cuenta la voz y no se presta atención a los demás instrumentos cuando "es imprescindible que un cantante se siente al piano y sepa hacer escalas". Y es que poco se puede aprender de verdad en tres meses cuando la carrera oficial de música dura catorce años como apropiadamente también recordó en estas declaraciones. Asimismo, también quiso denunciar el presidente de la ya citada asociación el hecho de que no haya habitualmente música en directo.


Criticable o no, lo cierto es que el éxito de este programa ha sido de unas dimensiones hasta ahora desconocidas en el mercado audiovisual español. Un éxito que además ha contagiado a la industria discográfica, llegando a ocupar las ediciones de varias de las galas de Operación Triunfo los primeros puestos de los ranking de ventas de nuestro país. Sin menospreciar el indudable mérito de los consursantes, desde luego mucho mayor que el de productos lejanamente emparentados del estilo Gran Hermano, también señaló José Luis Nieto que teme, que por programas como éste, gente que ha estudiado de verdad y con ilusión durante muchos años de su vida puedan quedar fuera del mercado si no pasan por el filtro de estos nuevos reality shows musicales. Por todo ello, la AMPE ha anunciado que está preparando una carta de protesta que prevé remitir a la Academia de la Música.


Aún así, poca gente se atreve a levantar la voz discordante de un programa que ha encandilado a la audiencia española. Quizá sólo los músicos profesionales convenientemente formados que saben lo difícil que resulta abrirse camino en esta a menudo ingrata profesión, son los que muestran tímidamente su desagrado por la iniciativa de RTVE y la productora Gestmusic-Endemol. Una muestra más, según algunos de ellos, de la cultura del pelotazo consistente en alcanzar la fama de la manera más rápida posible sin apenas esfuerzo. Donde la evaluación de los participantes, por parte de críticos de segunda fila, productores y representantes de sellos de pésima calidad, es en función de criterios tales como la coreografía al cantar, el "talento" y otros muchos criterios totalmente extramusicales. Se sienten, en definitiva, resentidos por una industria discográfica que en la mayoría de los casos ignora los trabajos y maquetas de muchos artistas, compositores y músicos ya hartos de llamar a su puerta y que sin embargo, centra sus esfuerzos en fabricar estrellas jóvenes, con cara bonita, con gancho y capaces de hacer rebosar las arcas de estas empresas camino de ser gigantes mediáticos. Claro que, ¿quién puede decir que esto es una novedad en el mundo discográfico?