Menu
¡Llama gratis! 900 831 816
Pedir información

Ocho consejos para optimizar en verano el tiempo de estudio

Hacer esquemas y distribuir bien el tiempo de estudio, no dejándolo todo para el final, son algunas de las pautas para conseguir que un mejor aprendizaje y que las horas que se pasan frente a los libros permitan obtener buenos resultados académicos.

Publicado en Histórico Noticias
Foto de Ocho consejos para optimizar en verano el tiempo de estudio
Estudiantes-grado-INEPsicólogos de la Universidad de Washington han elaborado a través de su experiencia en el estudio del aprendizaje y de la memoria una serie de consejos para que el tiempo de estudio sea más productivo y el estudiante pueda aprovecharlo mejor.

 

Ver cursos de Técnicas de estudio

 

La primera de ellas es no reeleer las notas que tienen porque no se hace un procesamiento profundo de lo que se está leyendo pues, según explican, al hacer la segunda lectura el estudiante tiene la sensación de que ya sabe lo que está leyendo y no se consigue ahondar más en ese conocimiento.

 

Esa segunda lectura se recomienda si es para relacionar los principios y conceptos del texto de forma que se establezcan relaciones fáciles de recordar, lo que a su vez ayuda a consolidar ese aprendizaje.

 

La tercera de las pautas que facilita un mejor aprendizaje es la autoevaluación, ya sea con preguntas o test que figuren en los libros o elaborando cuestiones propias, dado que al recuperar esa información el aprendizaje se convierte en más sólido.

 

En cuarto lugar, los psicólogos recomiendan hacer diagramas o algún tipo de esquema para ser capaz de escribir los diferentes aspectos y conceptos que forman parte de un tema, teniendo que ser un esquema o diagrama muy visual.

 

Y otra pauta a tener en cuenta es hacer una especie de tarjetas con el contenido de lo que se tiene que estudiar, realizándolas cómo si fuera una memoria flash que se puede volver a mirar rápidamente para su consulta.

 

Los psicólogos también recomiendan espaciar el estudio y no repetir la información y los conceptos que se tienen que estudiar en el último minuto o en una noche porque no es positivo para la memoria a largo plazo. Con esta técnica, sólo se consigue olvidarlo todo rápidamente. Es mejor dedicar un tiempo determinado diario a estudiar.

 

Además, igualmente aconsejan que los profesores y docentes espacien las lecciones en lugar de dar los temas masivamente, siendo de utilidad que en clase se vuelva a trabajar al cabo de las semanas de nuevo otra vez el tema que ya se impartió para repasarlo.

 

Y, finalmente, otra de las pautas es pensar que se tiene un límite para aprender y que más allá de unos determinados conceptos el aprendizaje va a ser difícil y no se va a hacer bien. Son ideas que hay que eliminar para pensar de forma más positiva porque la mentalidad que se tiene influye en los resultados que el estudiante termina obteniendo.

 

 

¡Sigue a aprendemas.com en FacebookTwitterTuenti y LinkedIn!



Noticias relacionadas en aprendemas.com:

 

Cinco claves para buscar empleo en pleno mes de julio

 

Cinco formas de estimular la inteligencia en el día a día

 

Lo que no puede faltar en la maleta para ir a estudiar al extranjero