Menú
¡Llama gratis! 900 264 357

Obama firma una ley que aumentará las becas a universitarios con escasos recursos

El presidente de los EE.UU., Barack Obama, ha firmado una ley que permitirá la eliminación de los bancos como intermediarios en los programas de becas a estudiantes con bajo recursos. Con el Gobierno estadounidense convertido en emisor de los préstam

Publicado en Histórico Noticias
Foto de Obama firma una ley que aumentará las becas a universitarios con escasos recursos

El presidente de los EE.UU., Barack Obama, ha firmado este martes la Ley de Reconciliación sobre el Cuidado de la Salud y la Educación. Gracias a esta nueva normativa, las becas llegarán a los alumnos estadounidenses sin la mediación de los bancos, lo que hará que otros 800.000 estudiantes sin recursos puedan añadirse, en la próxima década, a los alumnos que ya reciben este tipo de ayudas. Esta medida permitirá, además, un ahorro de 68.000 millones de dólares en los próximos once años, según informa Associated Press. Ver cursos de máster y postgrado


 


La nueva ley incluye cambios en el programa federal de becas Pell, que concede ayudas a estudiantes universitarios de familias con escasos recursos. "Al eliminar al intermediario le ahorraremos dinero a los contribuyentes", afirma Obama, quien también ha manifestado que los alumnos recibirán, como máximo, 5.975 dólares anuales. El presidente de los EE.UU. ha señalado que ésta es "la inversión en educación más significativa en los últimos cincuenta años".


 


Más facilidades


 


Desde la Universidad de Virginia del Norte, Obama ha puesto de manifiesto la presión de bancos e industrias financieras para que la normativa no se llevara a cabo. También ha señalado que se llevarán a cabo otras medidas, como la mejora de las facilidades para que los estudiantes puedan pagar sus préstamos después de graduarse.


 


En este sentido, el presidente ha anunciado que el Gobierno ofrecerá la posibilidad de saldar el préstamo en 20 años a los estudiantes que se mantengan al día de sus pagos (en lugar de los 25 años actuales) o en diez años si el alumno accede a realizar servicios en beneficio de la comunidad, en el ámbito de la enseñanza, la sanidad, la seguridad o el Ejército. Por otra parte, las tasas no podrán rebasar el 10% del ingreso familiar disponible después de la graduación, en lugar del 15% actual.


 


El Gobierno de EE.UU. también invertirá, en los próximos cuatro años, dos millones de dólares en colegios públicos, que actualmente acogen a seis millones de estudiantes, con el fin de consolidar programas de educación y formación profesional. También se facilitarán, en los próximos diez años, dos millones y medio de dólares a instituciones que acogen a grupos de estudiantes minoritarios.


 


Más información:


 


Casa Blanca