Menú
¡Llama gratis! 900 831 816

“No tenemos que enseñar conocimientos sino enseñar a adquirir esos conocimientos”

Dentro del I Congreso de Sociedad de Educación Médica de Euskadi, el profesor de Ciencias Políticas por la Universidad Libre de Berlín, Ignacio Sotelo, impartió ayer una conferencia en la que hizo una agria crítica al actual sistema universitario, la

Publicado en Histórico Noticias
Foto de “No tenemos que enseñar conocimientos sino enseñar a adquirir esos conocimientos”

“¿Es la universidad una institución educativa real?”. Con esta pregunta Ignacio Sotelo invitaba a la reflexión en la primera conferencia del I Congreso de la Sociedad de Educación Médica de Euskadi (SEMDE), titulado “Nuevos retos para la formación médica”. Este evento se está celebrando en San Sebastián enmarcado en los Cursos de Verano de la Universidad del País Vasco.


 


Ignacio Sotelo, profesor en la Universidad Libre de Berlín, ha iniciado el coloquio remitiéndose a los orígenes de la universidad. “La universidad es una invención medieval y eclesiástica”. El conferenciante ha situado el comienzo de la institución universitaria en el siglo XII , en un marco específicamente europeo, y en el proceso de cristianización.  La ambición de dicha fundación respondía, según Ignacio Sotelo, al interés de la Iglesia Católica, que estaba en plena expansión, por “mantener la unidad , el dogma  imprescindible para la organización eclesiástica”. Para ello la Iglesia tuvo que llevar a cabo un proceso de racionalización de las creencias  “Cabe una fundamentalización racional”, explicaba el sociólogo Sotelo, “para convencer de que nuestra creencia cristiana está en relación con la ciencia”.


 


El profesor Sotelo ha indicado que hasta el siglo XIX sólo se contó con tres facultades. La primera fundada fue la de teología, que constituía “la base de todo conocimiento, la ciencia de las ciencias”. La segunda facultad creada fue la de derecho canónico y la tercera la de medicina. El  ponente ha indicado que esto resultaba “una contradicción por ser la vuelta a las raíces paganas” sin embargo, era la forma de organizar la burocracia eclesiástica.


 


Otro elemento característico de esta universidad medieval es el de “los saberes”. Había que compendiarlos y transmitirlos como conocimientos indiscutibles según se habían aprendido. “Ésa era la manera correcta de transmitirlos, no había que discutirlos”, expresaba Ignacio Sotelo, “se transmitía en la pureza”.


 


No obstante, este modelo de universidad no funcionó, y tal y como indicaba el profesor y se pasó a otra etapa fundamental de Europa. “Se dejó discutir a los teólogos en nombre de la razón”.  En el siglo XVII  se dio paso al desarrollo del mundo capitalista, al Estado Legal y a las Ciencias Naturales. La gran revolución científica de los siglos XVII y XVIII se produjo “al margen de la universidad medieval de saberes fijos”, a pesar de que ésta se mantuvo hasta la Revolución Francesa. Ignacio Sotelo ha indicado que “el avance de la medicina chocaba con todos los saberes de la Iglesia, como que el cadáver era un cuerpo sagrado”.


 


En países como Inglaterra, Alemania y Holanda se crearon los primeros centros de nuevos tipos de universidad. “Holanda en el siglo XVII admite la tolerancia teológica ; y si los teológicos pueden decir lo que quieran que también lo hagan los científicos”, explicaba el ponente. Con la evolución de la ciencia se fue dejando de lado el sistema de enseñanza en el cual todo el saber estaba sistematizado “en áreas de conocimientos, o asignaturas”. Se llegó a la conclusión de que “no tenemos que enseñar conocimientos sino enseñar a adquirir esos conocimientos”. Sin embargo, Sotelo reconoce que esto supone un problema para la universidad.”¿Cómo vinculamos las necesidades profesionales con el afán de investigación?”, preguntaba al auditorio.


 


El profesor, sociólogo y pedagogo ha hecho una fuerte crítica porque “seguimos acumulando saberes que se venden como sólidos, en vez de problematizar, plantear problemas”. El profesor con relación a esto se ha remitido al principio de libertad de enseñanza. Este concepto tiene dos vertientes, una por la que el profesor es el responsable de lo que dice, “es él quien define sus contenidos de enseñanza” .Y otra de misma importancia y que no se cumple, que es la libertad del estudiante de elegir a su profesorado. “No cabe relación creadora entre el enseñante y docente sino lo eliges tú. No hay posibilidad de discutir”.


 


De esta manera el profesor defendía el modelo de universidad en el que no se enseñan conocimientos sino que se plantea cómo adquirirlos, “en una unidad de enseñanza e investigación” ha puntualizado Sotelo.” La lectura es fundamental en la universidad moderna, hay que dar para que lean”. El profesor ha finalizado poniendo el énfasis en que “desde la docencia universitaria se enseñe a leer y escribir, y explicar con elementos críticos”. Ha desechado la metodología de evaluación mediante exámenes y ha subrayado la importancia de “orientar a cómo se adquieren los conocimientos”. “Hay que saber dónde están los conocimientos, cómo se interpretan y aplican”.


 


 


* * * *


 


 


Otras actividades académicas y cursos de verano en la Universidad del País Vasco – San Sebastián :


 


CURSOS DE VERANO DE LA UPV/EHU


 


Noticias relacionadas en Cursos-de-Verano.com :


 


XXIII Edición de los Cursos de Verano de la Universidad del País Vasco


 


La nueva Europa, tema estrella en los Cursos de Verano 2004 de la UPV


 


Más Noticias educativas en Cursos-de-Verano.com