Menu
¡Llama gratis! 900 831 816
Pedir información

Más de 25.000 apariciones en prensa acusaron a los pepinos españoles de la infección de E.Coli

La infección de E.Coli, bacteria de la que inicialmente Alemania aseguró que procedía de los pepinos españoles, está teniendo graves afecciones no sólo en esta hortaliza, sino también sobre la agricultura de exportación y sobre la marca ‘España’, a p

Publicado en Histórico Noticias
Foto de Más de 25.000 apariciones en prensa acusaron a los pepinos españoles de la infección de E.Coli
Estudiantes-grado-INEEl brote de E.Coli en Alemania, del que todavía no se conoce su origen, está causando graves afecciones sobre la agricultura españolay no sólo en el cultivo del pepino, hortaliza a la que inicialmente el país alemán achacó el origen de esta infección. [Ver cursos de Seguridad Alimentaria]

 

Las afecciones se están produciendo sobre toda la agricultura de exportación y sobre la marca España, dado que más de 25.000 apariciones en prensa acusan a los productos españoles de ser el origen de la infección de E.Coli, según se recoge en el informe elaborado por el centro de Medios, Reputación e Intangibles de la Universidad de Navarra.

 

Esta ‘intoxicación’ de la marca España tendrá una repercusión negativa duradera, ya que las referencias al país español en relación con el brote de E.Coli suponen el 67% de todas las informaciones generadas sobre este tema en los medios de comunicación franceses, el 48% en Estados Unidos, el 52% en Italia y el 74% en Argentina.

 

Y es que la noticia ha dado la vuelta al mundo y España aparece como la culpable de la infección de E.Coli en 30 artículos de Der Spiegel; 25 en el Frankfurter Allgemeine; 35 en Le Figaro; 7 en The Guardian; 6 en The Independent; 3 en el Financial Times; 23 en el Washinton Post y 5 en el Wall Street Journal, entre otros medios, siendo en el país alemán en el que más informaciones se han publicado sobre este tema y con España señalada como responsable con un total de 7.400 noticias. En otros países las cifras de publicaciones también han sido significativas como es el caso de Francia con 920, Estados Unidos con 4.500 y Australia con 250. 

 

Una difusión que, según el informe, genera un daño que no podrá compensarse sólo financieramente para poder recuperar la confianza de los consumidores españoles, a pesar de que hay razones para descartar la contaminación por E.Coli en pepinos del país.

 

Entre ellos, por ejemplo, figura el hecho de que el pepino, en el momento del estallido de la crisis, se encuentra en una fase avanzada de crecimiento -casi en el ciclo final del cultivo-, encontrándose a más de dos metros de altura, lo que dificulta el contacto con estiércol supuestamente situado a nivel del suelo, según explica José María Durán Altisent, catedrático del Departamento de Producción Vegetal Fitotecnica, de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Agrónomos de la Universidad Politécnica de Madrid.

 

Otra de las razones se basa en la técnica empleada en los cultivos de Almería, denominada ‘enarenado’ por la que el estiércol que se emplea en los invernaderos no permanece en contacto con los frutos que produce el pepino, al situarse este abono natural entre el suelo y una capa de arena silícea que tiene un espesor de entre 10 y 12 centímetros. Además, los productos fitosanitarios o fertilizantes que se emplean están autorizados e inscritos en el Registro de Productos Fitosanitarios del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino.

 

Desde la UPM también señalan que diversos laboratorios como Agrocolor, Cohexpal y Savia Biotech realizan análisis antes de que los productos hortofrutícolas salgan al mercado con el fin de comprobar que cumplen la normativa vigente en materia de sanidad alimentaria.

 

Igualmente, los agricultores disponen de los denominados ‘cuadernos de campo’ en los que se reflejan todas las actividades y operaciones que se realizan en las parcelas de los cultivos, existiendo un sistema de trazabilidad que permite identificar la causa que genere una posible alarma sanitaria y actuar en función de la gravedad de la situación.

 

 

 

Más información:

 

Universidad de Navarra

 

Universidad Politécnica de Madrid