Cargando...

Menú
¡Llama gratis! 900 831 816

Luz verde al polémico Estatuto del Personal Investigador en Formación

El Consejo de Ministros ha aprobado el Real Decreto por el que los becarios tendrán Seguridad Social desde el primer año y contrato laboral en tercero y cuarto. Sin embargo, la Federación de Jóvenes Investigadores no está conforme con las directrices

Publicado en Histórico Noticias
Foto de Luz verde al polémico Estatuto del Personal Investigador en Formación

Tras el visto bueno al borrador el pasado 16 de enero, el Consejo de Ministros aprobó el pasado viernes 27 el Real Decreto por el que se regula el Estatuto del Personal Investigador en Formación (EPIF) que sustituye al actual Estatuto del Becario de Investigación –aprobado en 2003- y que, en opinión del Gobierno, “supone una mejora muy importante en las condiciones laborales de los científicos que comienzan su carrera profesional”.


 


La aprobación del nuevo Estatuto regula la incorporación inmediata de los becarios predoctorales de primer y segundo año al Régimen General de la Seguridad Social, y supone la transformación de las becas de tercer y cuarto año (una vez obtenido el Diploma de Estudios Avanzados o equivalente), previas a la obtención del doctorado, al régimen de contratación laboral. En cuanto a las becas posdoctorales, todas serán transformadas en contratos.


 


Asimismo, a partir de 2007, la cotización a la Seguridad Social de los becarios de primer y segundo año se hará por la base mínima de un titulado superior. Por último, todas las entidades concesionarias de becas o ayudas a la investigación deberán inscribirse en el Registro que establecerá el Estatuto del Personal Investigador en Formación y, por lo tanto, todos los becarios disfrutarán de los mismos derechos.


 


El EPIF, según el Ejecutivo, supone un avance hacia la dignificación de la labor de este colectivo, después de que en 2005 fueran dados de alta en la Seguridad Social los becarios de 3º y 4º y se equipararan las dotaciones de las Becas de Formación del Personal Universitario (Becas FPU) y del Personal Investigador (Becas FPI) en 1.100 euros mensuales, en los que se aumenta en total su presupuesto en un 13,03% y un 18,6%, respectivamente, sobre lo que la ministra María Jesús San Segundo ha asegurado que se trata “del mayor esfuerzo realizado históricamente en este apartado”.


 


De esta manera, y bajo una inversión global de 149,812 millones de euros para el desarrollo y cumplimiento del EPIF, se sientan las bases para construir una carrera investigadora exigente, sobre cuyo esquema -además de las mejoras en la situación de los becarios- se inscriben otros programas de recursos humanos en investigación y tecnología, de nueva creación o mejorados. Algunos ejemplos son el Programa I3 (acuerdo del Gobierno con las Comunidades Autónomas), el Ramón y Cajal (en 2005 convocó 250 plazas de cinco años para que el investigador pueda formar su grupo de investigación), el Torres Quevedo (programa de incentivación de incorporación de doctores y tecnólogos) o el Juan de la Cierva (350 puestos el pasado año de 3 años de duración con el objetivo de que el investigador se incorpore a un grupo ya establecido), entre otros programas.


 


Continuarán las reivindicaciones de los ‘precarios’


 


En su incesante lucha por los intereses de los investigadores, la Federación de Jóvenes Investigadores-Precarios (FJI) ha respondido a la aprobación del EPIF mediante un comunicado en el que califican dicho Estatuto como “una solución de mínimos”. Los precarios explican que sí se consolida el formato 2+2 (dos años de becas y dos de contrato) como acordaron con el Ejecutivo pero no el sistema de contratación laboral desde el inicio de la carrera investigadora tal y como plantea la Carta Europea del Investigador que “el Gobierno persiste en ignorar”, como dicta el comunicado.


 


Critican además que la incorporación de los becarios predoctorales de primer y segundo año al Régimen General de la Seguridad Social “no va a ser sino una mera asimilación al mismo, y de forma reducida”. Resaltan igualmente que “existirá una disminución tanto en prestaciones como en cuantía de las mismas, al establecerse una base de cotización mínima, al no contemplarse la prestación por desempleo y al quedar fuera del amparo de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales”.


 


Los investigadores aluden, asimismo, a la idea expresada por el Ministerio de Educación al Consejo de Ministros de que este colectivo “no conlleva ninguna aportación al centro, organismo o universidad de adscripción”. En respuesta, la FJI recuerda que “las universidades y demás Organismos Públicos de Investigación computan estos trabajos como producción científica del centro en sus informes anuales”.


 


 


 


*  *  *  *


 


 


Más información:


 


Federación de Jóvenes Investigadores


 


Ministerio de Educación y Ciencia


 


Régimen General de la Seguridad Social


 


Becas FPU


 


Becas FPI


 


Contenidos relacionados en Aprendemas.com:


 


Ordóñez anuncia un nuevo Estatuto del Personal Investigador para 2006


 


Más de 1.000 becas predoctorales para jóvenes investigadores


 


Los investigadores se movilizarán si el gobierno sigue discriminándoles


 


El MEC entrega los Premios Nacionales a la Investigación y la Innovación Educativas


 


Más dinero para becas e investigación en los Presupuestos de 2005


 


España, a la cola en inversión en I+D, según la OCDE


 


Aunque despacio, los jóvenes investigadores avanzan en sus reivindicaciones


 


Barbacid reclama en la UIMP más dinero para la investigación


 


Leve luz en el horizonte para los becarios de investigación


 


Doctorarse en España: ¿¡ para qué !?


 


De estatutos y becas pende la Investigación en España


 


Tablón de empleo en a+


 


Sección de Prácticas en Empresas (Oferta y Demanda) en a+


 


Más Noticias de Formación, Educación y Empleo publicadas en a+