Menú
¡Llama gratis! 900 264 357

Los trabajadores se marchan voluntariamente al extranjero para salvar su empleo

La crisis económica ha originado que cada vez sean más los empleados que se ofrecen voluntariamente para marcharse al extranjero para no perder su empleo. Las retribuciones que se ofrecen se han reducido.

Publicado en Histórico Noticias
Foto de Los trabajadores se marchan voluntariamente al extranjero para salvar su empleo
Estudiantes-grado-INELa crisis ha introducido cambios en el perfil de los trabajadores que se van a trabajar al extranjero. Hoy en día son muchos los empleados de las empresas que se están ofreciendo de forma voluntaria para irse a trabajar al exterior con el fin de salvar su empleo, según se desprende de las conclusiones del informe ‘Políticas de expatriación en el contexto económico actual: Visión de las empresas',elaborado por IESE y Ernst & Young a partir de las entrevistas realizadas a responsables de Recursos Humanos de 30 empresas españolas con presencia internacional y que se presentó en una charla organizada por la Agrupación de Antiguos Alumnos de IESE. [Ver cursos de Idiomas]

 

Las expatriaciones son percibidas por la mayoría de los trabajadores como una excelente oportunidad personal y profesionaly cada vez son menos los trabajadores reticentes a la expatriación por temor a perder el empleo, aunque en su decisión final pesa la del cónyuge. También se ha detectado un aumento del número de los que deciden saltar de un país a otro.

 

Los datos del informe reflejan que los trabajadores expatriados siguen vinculados a la empresa. Según el informe, el 83% de los expatriados sigue vinculado a la misma empresa dos años después de haber salido de España.

 

La crisis también ha obligado a que las empresas a modificar sus políticas de expatriación, que se han acelerado en los últimos años, ya que la expatriación se percibe como una necesidad vital de supervivencia del negocio y ya no se concibe sólo para expandir la empresa sino que ahora los motivos se centran en controlar una determinada filial o transmitir conocimiento o cultura a la misma. Una situación que reconoce el 62% de las empresas encuestadas.

 

Las compañías cada vez tienden a valorar más la trayectoria profesional de los candidatos y la flexibilidad a la hora de decantarse por uno u otro empleado. Tener una trayectoria brillante y que el trabajador demuestre flexibilidad, proactividad y capacidad de adaptación a entornos complejos son cualidades valoradas.

 

Los cambios en las políticas de expatriación de las empresas también han afectado a los paquetes retributivosque ofrecen a los empleados, ya que en la actualidad son más modestos que en años anteriores ante la tendencia clara a una reducción de gastos, con la excepción de la contratación de seguros y en temas de fiscalidad.

 

Un cambio significativo, sobre todo, si se tiene en cuenta que antes de la crisis eran los empleados los que fijaban las condiciones de expatriación que, ahora, han pasado a ser establecidas por las empresas. De hecho, hace diez años el profesional expatriado mejoraba su capacidad de ahorrar pero, sin embargo, ahora el salario sólo cambia si se produce un ascenso profesional, ya que en el caso contrario las nóminas tienden a permanecer igual y lo único que se modifican son los incentivos. En general, una parte de la compensación que recibe el expatriado está asociada al crecimiento profesional.

 

No obstante, a la hora de definir los paquetes retributivos se tienen en cuenta diversos factores como el diferencial del coste de vida y el índice de calidad de vida del país, así como la peligrosidad. Los beneficios generales que más se ofertan son el seguro médico internacional, el alquiler o la adquisición de vivienda, los viajes anuales para la familia, colegios para los hijos o el transporte de los bienes personales.

 

Entre otros cambios introducidos en la política de expatriación de las empresas igualmente figura la mejora de la comunicación con las empresas y una mayor planificación del regreso a España, que suele proyectarse ahora con seis meses de antelación frente a lo que sucedía hace una década en la que no existía tanta planificación. Pese a ello es preciso mejorar todo este proceso de vuelta al país. De momento, 8 de cada diez empresas planifican el proceso antes de que el expatriado finalice el período y el 14% lo hace antes de iniciar el proceso de expatriación.

 

No obstante, en las políticas de expatriación, de acuerdo con el estudio, todavía quedan algunos retos que alcanzar como realizar un plan de carrera para el expatriado y el diseño de un cuadro de mando que controle a los expatriados. Además, las empresas tienen que aprender a gestionar el talento y el desarrollo profesional de los trabajadores.

 

¡Sigue a aprendemas.com en FacebookTwitterTuenti y LinkedIn

 

Más información:

IESE

 

Noticias relacionadas en aprendemas.com:

La movilidad exterior es la única opción para más de 300.000 jóvenes profesionales

UNESCO crea un mapa interactivo sobre la movilidad de los universitarios

Empleo y prácticas en el extranjero. Atrévete a dar el salto