Menu
¡Llama gratis! 900 831 816

Los trabajadores inmigrantes son los más perjudicados por la crisis económica

Este colectivo podría registrar una tasa de desempleo del 30% a finales de año.

Publicado en Histórico Noticias
Foto de Los trabajadores inmigrantes son los más perjudicados por la crisis económica

Los extranjeros sufren más el paro y consiguen menos empleo. Así lo constata Randstad en su estudio ‘Perfil del trabajador inmigrante’ que persigue profundizar en los posibles cambios que este colectivo ha experimentado en los últimos meses con motivo de la situación económica y laboral.


 


Y es que, mientras la tasa de desempleo de los españoles roza el 18%, la tasa de los inmigrantes llega hasta el 28% lo que, en opinión de Randstad, podría provocar, si el ritmo de crecimiento de desempleo sigue así en los próximos meses, que este colectivo llegue a una tasa de paro del 30% a finales de año.


 


Varios son los motivos que hacen que este colectivo padezca más las inclemencias de la actual coyuntura económica.


 


En primer lugar, este tipo de trabajadores está más vinculado a los sectores económicos que se han visto más afectados por la recesión económica, por lo que su reinserción en el mercado laboral se dificulta. Y es que los inmigrantes han ocupado, por regla general, puestos de baja cualificación en la construcción e industria en el caso masculino y en empleos de baja cualificación del sector servicios (hostelería, restauración, limpieza…) en el caso femenino. De ahí que hayan sido ellos los que primero notaron la crisis y los que llevan, por lo general, más tiempo parados.


 


Esto explica, tal y como señala el estudio, que los primeros perjudicados de la crisis fueron los hombres con escasa cualificación, seguidos por las mujeres y los perfiles más cualificados.


 


Además, la tendencia continuó durante el verano, cuando el sector del turismo también se vio perjudicado por la crisis económica, siendo más habitual la contratación de nacionales con experiencia que extranjeros, de forma que nuevamente este colectivo se vio afectado nuevamente por la recesión económica.


 


Una delicada situación que se agrava por el hecho de que la población extranjera ha experimentado un aumento de su población activa, de forma que cada vez son más los inmigrantes que han optado por empezar a trabajar, siendo su tasa de actividad del 77,5% frente al 60,06% de los nacionales.


 


Diferencias por nacionalidades


 


Por otra parte, según los datos arrojados por el estudio, el desempleo no ha afectado por igual a toda la población inmigrante. Las nacionalidades más afectadas y que ahora presentan las mayores tasas de paro han sido aquellas que más población trabajadora han aportado a España, a saber, Rumania, Ecuador y Marruecos.


 


Este último grupo destaca sobre los demás en cuanto al grado de desempleo, dado que la construcción es el sector donde más trabajaban los magrebíes además de que son un grupo con una gran proporción de trabajadores poco cualificados, lo que dificulta su recolocación.


 


Por su parte, la población rumana ha aumentado su grado de ocupación, pero no es suficiente para que disminuya su tasa de paro, ya que también ha experimentado un incremento en su población activa.


 


Finalmente, dentro de la población latinoamericana, los ecuatorianos han sido los que más han aumentado su paro, no sólo por el aumento de la población activa sino del descenso de ocupados, si bien, señalan desde Randstad, este colectivo fue de los primeros en llegar a nuestro país, por lo que “muchos se encuentran no sólo en situación regular para buscar de nuevo empleo, sino con un fuerte arraigo social, lo que les ha facilitado el cobro de la prestación de desempleo”.


 


Algo que no ha ocurrido, prosigue el estudio, “con los colombianos y bolivianos, que han llegado en masa más tarde a nuestro país, por lo que no se pudieron beneficiar de la regulación de sus papeles y todavía tienen una tasa de irregularidad muy alta, lo que les impide su recolocación en el mercado”. Además, este colectivo también se concentró en la construcción y tras perder su empleo no cuentan, en general, con formación suficiente para emplearse en otro sector.


 


Alto grado de movilidad


Finalmente señala el informe que el colectivo de trabajadores extranjeros cuenta con algunas ventajas competitivas, presentándose como la más destacable su movilidad laboral, ya que muchos están dispuestos a cambiar su ciudad de residencia por un empleo, algo que ya está ocurriendo en la actualidad, siendo habitual el traslado de las grandes ciudades a otras más pequeñas que presentan mayores oportunidades laborales.


 


Así, mientras los españoles cambiarían de ciudad en un 56% de los encuestados por Randstad, los extranjeros aumentan esta cifra y se trasladarían hasta en un 73% de los casos. Esta disponibilidad es mayor entre los hombres inmigrantes que entre las mujeres: los varones se trasladarían en un 76% de ocasiones y las mujeres en un 67%.


 


*  *  *  *


 


Más información:


Randstad


Contenidos relacionados en Aprendemas.com:


El 57% de los inmigrantes musulmanes cumple sus expectativas en España


 


La Cámara de Madrid ayudará a los inmigrantes a crear su propia empresa


 


Energías Renovables, la formación que más demandan los inmigrantes


 


Más Noticias de Formación, Educación y Empleo publicadas en a+