Menu
¡Llama gratis! 900 831 816
Pedir información

Los sobornos, una táctica comercial más ante la crisis

Uno de cada cuatro ejecutivos europeos considera normal e incluso aceptable el pago de sobornos como fórmula para cerrar un trato según un estudio de Ernst & Young, un porcentaje que se eleva al 38% en el caso de los directivos españoles, uno de los

Publicado en Histórico Noticias
Foto de Los sobornos, una táctica comercial más ante la crisis

Al conocido dicho de 'todo vale en el amor y la guerra' habría que añadirle 'y también en los negocios'. Por lo menos esto es lo que se desprende de algunas prácticas que buena parte de los directivos considera lícitas, especialmente en tiempos de crisis. Según se desprende del un informe realizado por Ernst & Young para que el que entrevistó a 2.200 ejecutivos de grandes compañías en 22 países europeos. Y es que cerca de la mitad de los encuestados considera aceptables diversos tipos de comportamientos empresariales contrarios a la ética. Lo peor es que este porcentaje sube al 74% en Europa Occidental cuando se trata dela opinión de los trabajadores.


 


Entre estos comportamientos contrarios a prácticas éticas figuran los sobornos como arma de venta que un 25% de los ejecutivos del Viejo Continente creen lícitos, sobre todo con el estallido de la crisis económica.  En la mayoría de casos estos sobornos se traducen en pagos en efectivo para cerrar un trato, aunque los regalos también están a la orden del día. Los directivos españoles no se libran de esta tendencia e incluso superan la media comunitaria para convertirse en unos de los más 'trampososos', ya que un 38% vería con buenos ojos ofrecer un soborno si este sirve para ganar o mantener a un cliente. Sólo países como República Checa, donde un 43% de los mandatarios 'avala' esta práctica y Turquía, donde el porcentaje es del 53% se encuentran por encima de los directivos ibéricos.


 


Esta actitud se puede justificar teniendo en cuenta que en 2008 un 30% de las compañías españolas aseguró haber perdido una buena oportunidad de negocio por no haber querido pagar un soborno. De todas formas el soborno no es la única fórmula poco ética para captar clientes. Otra de las prácticas aceptadas es la de mentir acerca del balance de la empresa o sobre las prestaciones del servicio. De hecho, un 13% considera estas prácticas aceptables.


 


Dejando a un lado las opiniones de los directivos, resulta curiosa la falta de confianza de los trabajadores en sus empresas, por lo menos en España. Un 80% admite estas prácticas como algo lógico subsistir en un entorno de crisis y por eso también un 29% no cree que su empresa esté libre de algún tipo de fraude significativo. Por el contrario, sólo un 23% de los trabajadores apuesta por la completa integridad de su empresa, casi la mitad que el porcentaje de Europa occidental, situado en el 46%.


 


En una cultura donde muchas compañías apuestan por el 'sálvese quien pueda' como política, buena parte de los encuestados apuesta por un aumento de las prácticas poco éticas. En Europa un 54% de los trabajadores cree que se cometerán más tropelías por un 64% que está convencido de que así será. Al final, las presiones para lograr una serie de resultados económicos y el miedo al despido serán determinantes para un posible aumento de comportamientos poco ético, aunque algunos encuestados también señalan la falta de honestidad de los directivos. No en vano, casi tres cuartos creen que los mandos intermedios son los grandes responsables de estos fraudes. En concreto, el 69% de los europeos duda de la integridad de los gestores.


 


Europa, el buen hacer de los gestores empresariales también queda en entredicho. De media, en los 22 países analizados, alrededor del 69% pone en duda la integridad de éstos, y en países como Francia e Italia, sólo el 12% pondría la mano en el fuego por un comportamiento ético de sus directivos.


 


 


*  *  *  *


 


Más información:


 


Ernst & Young


 


Contenidos relacionados en Aprendemas.com:


La comunicación empresario-trabajador en tiempos de crisis es clave


 


Internacionalizar la empresa, una posibilidad para escapar de la crisis


 


Liberalización de mercados, flexibilización laboral y descarga fiscal: recetas contra la crisis


 


Conciliación como estrategia empresarial contra la crisis


 


La mitad de los trabajadores no están seguros de poder mantener su empleo este año


 


Mantener el puesto de trabajo, objetivo principal de los trabajadores


 


Más Noticias de Formación, Educación y Empleo publicadas en a+