Menú
¡Llama gratis! 900 831 816

Los niños ya no quieren ser de mayor como sus padres

Por lo menos así lo ha confesado el 94,2% de los 1.300 niños encuestados por la empresa Adecco. En el informe “¿Qué quieres ser de mayor?” ellos buscan el reconocimiento en profesiones como la de futbolista y ellas se decantan más por ayudar a los de

Publicado en Histórico Noticias
Foto de Los niños ya no quieren ser de mayor como sus padres

 


¿Qué quieres ser de mayor? es la pregunta que Adecco, a través de la Fundación Ecomar, ha realizado a 1.300 niños de toda España con edades comprendidas entre 6 y 17 años. El resultado es revelador: el 94,2% de los niños no quiere seguir los pasos profesionales de sus progenitores.


 


La brecha generacional hace que las preferencias profesionales se distancien: sólo el 4% de las niñas y el 6,6% de los niños aspiran a seguir los pasos de sus padres.


 


Ellos quieren reconocimiento y ellas ayudar a los demás


 


Los empleos más habituales entre los padres son los relacionados con los oficios (32% del total), trabajo de oficina (15,15%) y de atención al cliente (9,35%), mientras que los oficios son elegidos como su futuro laboral por tan sólo el 6,3% de los niños encuestados, el trabajo en oficina por el 4,3% de éstos y el último por el 1,4%. El 31% de los niños quiere desempeñar trabajos afines con el deporte, seguidos de los relacionados con la seguridad pública (8,7%) y las ciencias (8%). En concreto, un 20,3% de los niños quieren ser futbolistas, siendo con diferencia la profesión más deseada por éstos, seguida por la de policía, con un 5,6%, arquitecto, veterinario y profesor, con alrededor del 4,5%.


 


Analizando la misma diferencia entre las hijas y las madres, la brecha generacional se hace aún más aguda ya que el 38,25% de éstas son amas de casa, mientras que ninguna de las niñas entrevistadas afirma querer dedicarse a las labores domésticas cuando sea mayor. Los trabajos más frecuentes entre las madres son los de oficina (10,1%), atención al público (9,5%) y servicio de limpieza (8%), empleos mencionados por sólo el 6,3% de las niñas en el caso de los de oficina, por menos del 2% en el segundo y sin ninguna alusión en el último.


 


El 23,4% de las niñas apuestan por los trabajos relacionados con la enseñanza, el 17,8% con los animales y una misma proporción de niñas desean desarrollar carreras relacionadas con la sanidad. Las cuatro profesiones más repetidas por ellas son la de profesora, elegida por el 20,4% de las niñas, veterinaria, escogida por el 13,8%, médico, por un 8,2%, y peluquera, por un 6,6%.


 


Buscando entre las profesiones más curiosas, aunque no más frecuentes, encontramos niños que quieren ser agentes secretos, alcaides de prisión, trapecistas, magos o creadores de videojuegos, y niñas que aspiran a ser amazonas, pianistas, egiptólogas o modelos.


 


‘Menudas’ claves para el éxito profesional


 


Aunque algún niño ha afirmado que el enchufe, pelotear o ligarse al jefe son caminos para obtener el éxito profesional, la mayoría de ellos han dado otro tipo de respuesta a la pregunta de qué tres consejos darían a una persona que comenzara nueva en un trabajo.


 


Un 15% de los niños aconsejaron que ser muy trabajador es lo más importante, seguido por la amabilidad (10%) y esforzarse (7,55%). Es curioso que un 6,5% de éstos piense que el trabajo es cuestión de suerte y se la deseen a los nuevos empleados como apoyo imprescindible a los consejos anteriores. Asimismo, hay algunos chicos que destacan la importancia de disfrutar haciendo su trabajo, de no mentir y ser buen compañero.



 


En cuanto al desempeño laboral, los niños se muestran muy dispuestos a cumplir con sus horarios e incluso a hacer horas extras: un 33% de niños y niñas dicen que trabajarían más de 9 horas; en el caso de los chicos, casi un 50% asegura que trabajaría de 5 a 8 horas, frente al 66% de las niñas. Mientras, existe una diferencia de 6 puntos porcentuales entre niños y niñas que quieren trabajar menos de 4 horas, si bien hay más chicos que extenderían su jornada laboral todo lo necesario aunque superara las 8 horas.


 


Por lo que respecta a los salarios, el análisis realizado es únicamente de los niños mayores de entre 12 y 17 años, ya que los más pequeños no tienen aún formada una noción del dinero de la que se puedan extraer conclusiones de sus respuestas. Estudiando, sin embargo, a los adolescentes observamos una importante diferencia de las aspiraciones monetarias entre ambos sexos. En concreto, un 15,8% de niños dice querer cobrar hasta 1.000 euros al mes, frente al 30,7% de niñas que quieren recibir ese salario. Por el contrario, otra misma proporción de chicos (15,8%) desea cobrar más de un millón de euros mensuales, frente al 2% de ellas que aspiran a percibir ese elevado salario.


 


No obstante, cabe decir que la mayoría de los adolescentes tienen unas pretensiones monetarias altas pero alcanzables, más del 44% aspira a cobrar de 1.000 a 4.000 euros, mientras que sólo un niño de los 1.300 encuestados afirmó que “le daba igual el sueldo”.


 


La familia por encima de todo


 


Frente a la gran variedad de opiniones que expresan los niños cuando se les pregunta acerca de la cantidad de dinero que quieren cobrar y cuántas horas desearía trabajar, es importante resaltar la unanimidad expresada por los 1.300 niños si se les da a elegir entre un sueldo opulento o pasar tiempo con la familia. El 83% de ellos prefieren pasar más tiempo con la familia, siendo las chicas las que presentan un porcentaje menor que los chicos en el caso de los que eligen ganar más dinero, un 13% frente al 18% de los niños.


 


Cuando a los niños se les pregunta qué harán cuando se jubilen, algunos no saben qué contestar, pero otros lo tienen muy claro. Y de nuevo las diferencias y similitudes entre ambos sexos se hacen patentes. A pesar de que la jubilación es algo que ven a años luz, la mayoría de los niños comparten sus planes de futuro a largo plazo: cuidar a la familia se constituye como su prioridad.


 


Si fuera jefe del mundo…


 


“Haría carreteras en el cielo para que no hubiera tantos accidentes y daría a todos los niños una Play Station”, asegura un niño de 12 años.


 


Ante esta respuesta, es obvio que si los niños fueran los jefes del mundo construirían otro mucho mejor. Sin embargo, ¿qué cambiarían? El informe Adecco revela una respuesta predominante, pues la mayoría de los niños españoles acabarían con la pobreza, la guerra y el hambre, por este orden.


 


Sorprende que la mención al terrorismo aparezca en esta encuesta en decimotercera posición (mencionado sólo por el 2,4% de los niños), después de aparecer como la mayor preocupación de los más pequeños en el informe del año pasado.


 


Y como no, los niños siempre soñando despiertos hasta el punto de que uno de los encuestados respondió que si fuera jefe del mundo haría que “todo fuera gratis y siempre hubiera vacaciones”. Seguiremos soñando.


 


 


*  *  *  *


 


 


Más información:



 


Adecco


 


Contenidos relacionados en Aprendemas.com:


 


Los juguetes condicionan el futuro profesional


 


Escuelas de padres. Formarse en lo importante


 


Los niños españoles son ahora un 15% más inteligentes


 


Violencia escolar y bullying: dos fenómenos a la orden del día


 


¿Cómo mejorar la educación? El debate de los expertos


 


Un estudio revela la falta de orientación de los estudiantes


 


Violencia en las aulas: ¿un problema? ¿soluciones?


 


Papá Noel estrenará 2005 formando a su plantilla


 


Noticias de Formación, Educación y Empleo publicadas en a+