Los niños que duermen menos de nueve horas no rinden en el aula

La Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) y la Universidad Ramón Llull han elaborado una investigación sobre el influjo de los hábitos de sueño en el rendimiento escolar de niños entre seis y siete años. Los resultados advierten que dormir menos de nueve horas, acostarse tarde y de forma irregular afecta en los resultados académicos de los niños.

Estudiantes-grado-INELa Agencia de noticias SINC se hace eco de una publicación de la revista Cultura y Educación sobre los resultados obtenidos tras la realización de un estudio conjunto entre la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) y la Universidad Ramón Llull titulado “Efectos de las horas y los hábitos de sueño en el rendimiento académico de niños de 6 y 7 años: un estudio preliminar”. [Ver cursos sobre Hábitos y Técnicas de Estudio]

Los resultados de la investigación se han obtenido a través de un estudio realizado en diversos centros escolares, tomando una muestra de 142 alumnos de Primaria, que no padecían ninguna alteración del sueño. Los expertos han recogido los hábitos de los alumnos a través de un cuestionario presentado a los padres. Además, han realizado una valoración sobre competencias comunicativas, metodológicas, transversales y específicas. [Ver cursos de Técnicas Estadísticas]

El conjunto de la muestra indica que duerme alrededor de ocho horas, pero los datos revelan que un 69% de los alumnos encuestados regresan a casa, tres o más días a la semana, después de las 9 de la noche o se acuestan más tarde de las 11, al menos cuatro días a la semana.

En este sentido, los niños que duermen entre ocho y nueve horas obtienen un peor rendimiento académico. Por el contrario, los alumnos de Primaria que descansan más de nueve horas y tienen una rutina asimilada y adecuada obtienen unos resultados más positivos.

Los alumnos que duermen menos de nueve horas obtienen peores resultados en competencias comunicativas, metodológicas y transversales. Sin embargo, las competencias relacionadas con aspectos cognitivos no se ven tan perjudicadas, el efecto es menor y se alteran, en su mayoría, por pautas de sueño irregulares.

Por su parte, uno de los expertos que ha participado en el estudio, Ramón Cladellas, investigador de la Facultad de Psicología en la UAB, apunta que estos resultados desvelan que los niños de Primaria, en su mayoría, no duermen las horas recomendables para su desarrollo intelectual. Además, incide en que estas horas de sueño perdidas no son recuperables.

Las consecuencias de que los alumnos no duerman las horas necesarias provoca que su rendimiento se vea afectado en el conocimiento lingüístico, en las reglas gramaticales, y en la organización y compresión de textos. De este modo, si un niño tiene problemas desenvolviéndose en estas áreas, puede verse afectado en el resto de materias, explica Cladellas.

Las recomendaciones de los autores de la investigación, Ramón Cladellas, Andrés Chamarro, María del Mar Badia, Ursula Oberst y Xavier Carbonell, son concisas: el niño debe tener un buen hábito de irse a dormir siempre a una misma hora.

El desarrollo de programas de prevención para concienciar a padres y a maestros, es una de las sugerencias para remediar este mal, que repercute directamente en el desarrollo cognitivo de los más pequeños. [Ver cursos de Pedagogía]

¡Sigue a aprendemas.com en Facebook, Twitter, Tuenti y LinkedIn!
 
 

Más información:

Agencia SINC

Noticias relacionadas en aprendemas.com:

Los estudiantes de colegios privados son más audaces al resolver sus problemas

El entorno familiar, causa principal en la agresividad de un niño

Los programas educativos mejoran el nivel académico en niños de hogares con escasos recursos

Los niños que controlan mejor sus emociones abordan los conflictos de manera más positiva