Menu
¡Llama gratis! 900 831 816
Pedir información

Los niños pequeños imitan comportamientos para encajar en el entorno

Imitar el comportamiento de los demás para no sobresalir y no ser diferente es una tendencia que aparece ya en los niños de dos años de edad. Además, es una particularidad que nos diferencia de los primates.

Publicado en Histórico Noticias
Foto de Los niños pequeños imitan comportamientos para encajar en el entorno
Estudiantes-grado-INELos niños pequeños tienden a imitar los comportamientos de sus compañeros con el fin de encajar en el entorno y evitar ser diferentes, según se recoge en una nueva investigación realizada por el Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva y la Universidad de Jena (Alemania), y publicada en la revista Psychological Science de la Association for Psychological Science

 

Ver cursos de comportamiento

 

Ver cursos de Sociología


 

Una imitación que también hacen las personas mayores, pero que aparece a una corta edad en los niños a diferencia de lo que sucede con los chimpancés y los orangutanes, siendo el hecho de conformarse con lo que sucede alrededor una característica más bien propia de los humanos, de acuerdo con los investigadores.

 

En el caso de los niños este comportamiento aparece a los dos años, dato que contrasta con el de los orangutanes y chimpancés que prefieren no copiar lo que hacen los demás y seguir con lo que saben.

 

Según explican los investigadores, la investigación es novedosa porque permite establecer una comparación directa entre los simios y los seres humanos, quienes tienen una tendencia a abandonar sus propias preferencias para encajar en su entorno, incluso, cuando son adultos y ya tienen un aprendizaje. Un comportamiento que, en este caso, adoptan para no sobresalir del resto del grupo.

 

Para llegar a estas conclusiones, los investigadores estudiaron a 18 niños de dos años de edad y a 12 chimpancés y 12 orangutanes, quienes tenían que hacer una tarea similar basada en una caja con tres secciones separadas. En cada una de ellas había un agujero en la parte superior. De esta manera, al interactuar con la parte superior, tuvieron que aprender que la pelota podía caer por cualquiera de esos tres agujeros, aunque sólo uno de ellos permitía acceder a una recompensa de cacahuetes para los primates y de chocolate para los niños.

 

Posteriormente tuvieron que observar lo que hacían otros compañeros que habían sido entrenados para utilizar una sección para decidir, a continuación, qué sección querían para que bajase la pelota. El resultado evidenció que los niños ajustaban su comportamiento para que coincidiera con el del resto de los compañeros que miraban.

 

 

¡Sigue a aprendemas.com en FacebookTwitterTuenti y LinkedIn!

 

Más información:

 

Children Conform to the Behavior of Peers; Other Great Apes Stick With What They Know

 

Noticias relacionadas en aprendemas.com:

 

Cuando el éxito en los niños se sitúa por delante de la ayuda a los demás

 

Doce pautas para mejorar el aprendizaje de los niños en la escuela

 

Cómo identificar el estrés en los niños