Menu
¡Llama gratis! 900 831 816
Pedir información

Los MOOCs, la gamificación y otras tendencias que favorecen la tecnología en la educación superior

El aprendizaje online, la gamificación o los social media son tendencias que facilitarán la implantación de las nuevas tecnologías en el aula para lo que hay que superar diversas barreras como el escaso flujo digital y la poca disposición para innova

Publicado en Histórico Noticias
Foto de Los MOOCs, la gamificación y otras tendencias que favorecen la tecnología en la educación superior
Estudiantes-grado-INEHoy en día no hay duda de las ventajas que tiene introducir las nuevas tecnologías en el aula incluso en la educación superior. Implantarlas no siempre es fácil pero hay una serie de tendencias que van a favorecer su extensión al ámbito educativo durante los próximos tres a cinco años, aparte de aparecer herramientas que han sido específicamente desarrolladas para este campo. [Ver cursos de Nuevas tecnologías]

 

Entre estas herramientas figuran tecnologíascomo la impresión 3D, el aula Flipped para distribuir el tiempo entre el aula y fuera de clase, aplicaciones educativas basadas en Big Data, videojuegos y gamificación o asistentes virtuales. No obstante, todas ellas y las tendencias que se aprecian de cara al futuro en educación deben superar una serie de barreras importantes.

 

Según el Informe Horizon de Educación Superior 2014, una de las tendencias que facilitan la implantación de nuevas tecnologías en clase son los sistemas de aprendizaje online o bien híbridos, así como los modelos de colaboración para aprovechar las habilidades que los estudiantes tienen ya en Internet y que han desarrollado fuera del ámbito académico. Además, es una vía para abrir más la colaboración y que el estudiante tenga que desplazarse menos al campus, quedando su visita relegada para otra serie de actividades.

 

Otro punto importante para su introducción son los social media porque están cambiando la forma de interactuar, presentar ideas e información, teniendo un gran impacto en ámbitos como la comunicación científica, aunque son en realidad una importante tracción en casi todos los sectores de la educación.

 

También esta apareciendo ‘The creador society’, una sociedad creadora que es cada vez más móvil y en la que está ganando terreno la creación frente al consumo. Hoy en día ya se está empezando a ver cómo los cursos y planes de estudio en prácticamente todas las disciplinas en instituciones están en proceso de cambiar para reflejar la importancia de la creación de medios de comunicación, del diseño y del espíritu empresarial. Otra tendencia clara es el aprendizaje por datos utilizando nuevas fuentes de datos para personalizar la experiencia de aprendizaje.

 

Más a largo plazo, con un tiempo superior a los cinco años, se aprecian otras tendencias centradas en un enfoque más ágil, siendo un buen ejemplo el movimiento Lean Startup que se está llevando a cabo en Silicon Valley y que puede tener aplicación en el ámbito educativo.

 

Un aprendizaje online más natural es otra de las tendencias que se observan más a largo plazo, acabando con la falta de interacción que aprecian muchas personas en estos sistemas. Gracias a herramientas de voz y vídeo se podrá humanizar el aprendizaje en línea.

 

Sin embargo, para la implantación de estas tendencias y de las nuevas tecnologías en la educación superior hay una serie de handicaps. Una de las barreras más importantes es el escaso flujo digital en las facultades, que siguen en su mayoría sin reconocer la importancia y el peso que está adquiriendo la alfabetización a través de medios digitales como una habilidad clave en cada disciplina y profesión.

 

Junto con el anterior, otro de los desafíos más urgentes es la falta de recompensas para la enseñanza. De acuerdo con el informe, el estado de una universidad está determinado en gran medida por la cantidad y calidad de su investigación. De hecho, según el Times Higher Education World University Rankings, la investigación y las citas representan en torno al 60% de la puntuación de una universidad, mientras que la enseñanza es la mitad de ese porcentaje. Además, la enseñanza se ve como una obligación, lo que dificulta que los esfuerzos se centren en aplicar pedagogías efectivas y que se favorezca que los alumnos tengan que soportar los métodos de enseñanza anticuados de los investigadores principales de la universidad.

 

Y otro reto un poco más difícil de solucionar es la competencia con los nuevos modelos de educación superior como los MOOCs, plataformas ante las que cada vez hay una necesidad más acuciante de evaluar los modelos y de determinar la manera de apoyar la colaboración, interacción y evaluación. Además, hay que conseguir una mayor implicación del alumno.

 

Otra barrera es la innovación porque en general las organizaciones educativas no son expertas en mover la innovación pedagógica a la práctica general. Adicionalmente se da el caso de que las estructuras actuales de las organizaciones no promocionan la innovación y las mejoras en la enseñanza y el aprendizaje, apreciándose una aversión generalizada al cambio, lo que condiciona la difusión de nuevas ideas y la experimentación.

 

La última barrera recogida en el informe se centra en mantener la educación como algo pertinente para lo que es aconsejable que se reoriente el valor de la educación superior desde la perspectiva del estudiante.

 

 

¡Sigue a aprendemas.com en FacebookTwitterTuenti y LinkedIn!





Más información:

 

Informe Horizon 2014

 

Noticias relacionadas en aprendemas.com:

 

Apps educativas para el nuevo curso

 

Opening Up Education: “La educación abierta basada en tecnología será pronto imprescindible”

 

Los MOOC y la mochila digital impulsan el uso de Internet en el sector educativo