Menu
¡Llama gratis! 900 831 816

¿Los MBA realmente valen su precio?

Incluso con la llegada de la crisis, el precio de los MBA no ha dejado de crecer en línea con el aumento de solicitudes pero… ¿realmente valen el precio que se pide por este tipo de programas?

Publicado en Histórico Noticias
Foto de ¿Los MBA realmente valen su precio?

Es la eterna pregunta respecto a los MBA. Pese a los estudios acerca del rendimiento económico de estos programas a medio plazo, es complicado dejar de cuestionar su valor real, sobre cuando este puede superar con holgura los 75.000 euros. Se trata de una cantidad nada despreciable que, además, no deja de subir año tras año.


 


El coste de la educación ejecutiva se ha incrementado de forma paulatina pero constante durante los últimos años. Por ejemplo, hace una década la matrícula de los dos años del MBA de la Escuela de Negocios de Harvard era de 54.000 dólares y hoy su precio es de 92.000 dólares, sin incluir otras facturas como el servicio médico o programas de ayuda. Quienes piensen que la inflación está detrás del aumento ya pueden ir olvidándose, ya que si ajustamos el precio a la inflación de los últimos diez años, un MBA en 1999 costaría cerca de 69.000 dólares. Todavía hay 23.000 dólares adicionales surgidos 'de la nada'.


 


Este año el incremento ha sido menor que en ejercicios anteriores, pero también es cierto que la crisis ha afectado, y mucho, a la capacidad de financiación de muchos estudiantes.


 


Según un estudio de la Asociación Nacional de Institutos y Universidades Independientes la matrícula en las instituciones privadas de educación superior sólo se incrementó un 4,9%, la menor subida de los últimos 40 años. Pero no sólo los alumnos pasan por apuros económicas, las propias escuelas han visto decrecer sus fondos, especialmente en Estados Unidos.


 


El presupuesto de los centros al otro lado del Atlántico depende en buena medida de las donaciones de antiguos alumnos y grandes magnates, que, como es lógico, también han decrecido con la crisis. Quizás el mejor ejemplo de esta tendencia sea la Escuela de Negocios de Stanford, que recía más de la mitad de sus ingresos por esta vía y afronta problemas de caja y liquidez (quizás por eso su MBA a tiempo completo es el más caro del mundo, como apuntan desde The Economist).


 


De todas formas tampoco conviene dramatizar. La mayoría de las escuelas de negocio cuentan con balances saneados y suficientes recursos para no tener que pasar ningún apuro. Sólo tendrán que recortar algunos costes y dejar de lado costosas ampliaciones de sus campus. Además, siempre pueden tratar de recaudar más a través de otras partidas y aquí es donde entran las subidas del coste de la matrícula y medidas similares. Y lo mejor de todo es que estos incrementos no parecen minar el volumen de solicitudes para cursar los costosos MBA, más bien al contrario.


 


Aunque el precio del programa es una variable importante para muchos aspirantes, parece que el prestigio de la escuela pesa más que el dinero a la hora de elegir escuela. El coste del programa se refleja después, una vez han comenzado las clases. La mayoría de alumnos son más que conscientes del dinero que destinan a su educación y esperan obtener un rendimiento (económico, educativo y profesional) del mismo. Los estudiantes cada vez son más exigentes en cuanto a la calidad del profesorado y otros elementos adicionales como las infraestructuras y servicios que debe ofrecer la escuela de negocio.


 


Pero retomando el tema central del artículo, ¿está justificado el coste del MBA? En términos de ROI o retorno de la inversión no cabe duda, por supuesto. Pero como no sólo hay que fijarse en los parámetros de lo que obtienen los estudiantes, sino también en las ganancias para la escuela, también cabe analizar lo que efectivamente recibe cada alumno. Aquí cabe preguntarse ¿Qué ofrecen las escuelas por el coste de la matrícula? y ¿Por qué cuestan más cada año estos programas?


 


La solución a ambas cuestiones está en el incremento del número de servicios y recursos que las escuelas ponen a disposición de sus estudiantes. Con el paso del tiempo los MBA han ido incorporando centros de investigación, ampliando sus bases de datos y bibliotecas, creando programas de mentoring y coaching, desarrollando recursos para la formación online, redes sociales virtuales para los antiguos alumnos... El modelo educativo actual poco o nada tiene que ver con el de hace 20 años en cuanto a recursos y medios. A esto hay que añadir la creciente internacionalización de los MBA que tiene un coste directo en inversión en marketing y publicidad para atraer a estudiantes de varios lugares del planeta y aumentar la diversidad del programa, algo que va en beneficio del alumno.


 


En definitiva, parece que los MBA sí valen lo que cuestan y en cualquier caso siempre estará el ROI para justificar el precio de los cursos. Y es que mientras los estudiantes puedan rentabilizar su inversión, seguirán siendo un buen negocio.


 


 


*  *  *  *


 


Contenidos relacionados en aprendemas.com:


 


IE Business School lidera el ranking MBA de The Wall Street Journal


 


Cada vez más deportistas vislumbran un MBA como salida laboral tras su carrera deportiva


 


Los MBA varones asumen de buen grado que ganarán más que sus compañeras


 


Cursos de MBA en a+


 


Más Noticias de Formación, Educación y Empleo publicadas en a+