Menu
¡Llama gratis! 900 831 816

Los líderes políticos se suman a la iniciativa de ‘apadrinar’ palabras en vías de extinción

Zapatero con el término leonés ‘andancio’, Rajoy con ‘avatares’ o Manuel Marín con ‘urdimbre’ han querido tomar parte en la iniciativa propuesta por Escuela de Escritores y la Escola d´Escriptura del Ateneo de Barcelona en la que ya han participado m

Publicado en Histórico Noticias
Foto de Los líderes políticos se suman a la iniciativa de ‘apadrinar’ palabras en vías de extinción

 


Incluso los políticos han hecho un receso en sus compromisos de agenda para encontrar la palabra “en peligro de extinción” que desean conservar. Esta iniciativa propuesta por los portales Escuela de Escritores y Escola d’Escriptura del Ateneo de Barcelona ha recogido desde su puesta en marcha el pasado 30 de marzo más de 3.500 vocablos en desuso propuestos por internautas de 42 países.


 


Andancio es la palabra que ha elegido el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, un término que se emplea en su tierra natal, León. Según explica, “fue recogida por primera vez en el diccionario de la RAE en el año 1925”. Su significado no ha variado –enfermedad epidémica leve- pero entonces, señala Zapatero, “se especificaba que este uso se ceñía a León, Cuba y Salamanca”. El presidente ha decidido apadrinar esta palabra en desuso porque “es una palabra leonesa” y recuerda que aparece en novelas como ‘Volvoreta’, de Wenceslao Fernández Flórez, o ‘Retratos de ambigú’, del finalista del Premio Nacional de Literatura Juan Pedro Aparicio.


 


Por su parte, el líder de la oposición, Mariano Rajoy, opta por avatares por su “sonoridad”, plural de avatar, y que además de significar ‘fase, cambio o visicitud’, en singular, también contiene la acepción de ‘transformación o reencarnación’, vestigio de su origen sánscrito: avâtara.


 


Manuel Marín, presidente del Congreso, ha aportado urdimbre, conjunto de hilos que se colocan en el telar paralelamente unos a otros para formar una tela; una palabra que, según Marín, “fonéticamente muy hermosa. Además, da sensación de durabilidad, de resistencia: una urdimbre bien hecha dura mucho”.


 


El secretario de Organización del PSOE, José Blanco, ha elegido la palabra bisoñé, una ‘peluca que cubre la parte anterior de la cabeza’ y de la que dice: “es puro pasado, pero también un homenaje a las apariencias, siempre tan presentes. ¿Quién la usa? ¿Quién se adorna con el elemento al que da nombre? En el caso de hacerlo ¿Quién lo reconoce por ese nombre? Bisoñé, sólo para nostálgicos y dueña de una muy española letra eñe, el símbolo de un idioma cargado de futuro que se asoma desde una palabra encarcelada en el pasado”, apunta Blanco entre los motivos que le han llevado a rescatar este término. 


 


Eduardo Zaplana, portavoz del PP en el Congreso de los Diputados, coincide con Blanco al elegir una palabra que designa un objeto en desuso, en este caso, el anteojo. “Me divierte mucho más que gafas”, dice Zaplana que destaca su significado “objetivamente más preciso” -el ‘instrumento que se coloca ante los ojos para acercar las imágenes’- frente al de gafa: ‘anteojos que se sujetan a las orejas’. Desde los escaños del grupo del Gobierno, su portavoz, Diego López Garrido, recuerda cómo su padre utilizaba mendrugo (‘pedazo de pan duro’) como “un insulto de baja intensidad”; y así lo recoge aún hoy el Diccionario de la RAE en su segunda acepción: ‘hombre rudo, tonto, zoquete’.


 


El coordinador general de IU, Gaspar Llamazares, asegura que no puede evitar “sentir cariño, nostalgia y acordarme de muchos seres queridos” cuando camina por el casco antiguo de alguna ciudad y se tropieza con los viejos rótulos de los coloniales, la palabra que ha apadrinado, y cuyo singular, colonial, es sinónimo de ultramarino. “En teoría, comenzaron vendiendo productos de Oriente o de América para acabar siendo la imprescindible tienda del barrio”, apunta. La nostalgia y el cariño de Llamazares por esta palabra se acentúa, dice, “en estos tiempos de tantos supermarket, tantos after y tanta fast-food”.


 


Josep Antoni Durán i Lleida, el portavoz de CiU en el Congreso, se ha sumado a esta iniciativa por partida doble: recuperando una palabra en español, remiendo, y otra en catalán: fossar. "Nací en el año 1952 en un pueblo rural y en el seno de una familia modesta. Desde los calcetines hasta el gorro de lana, utilizados en el duro invierno para evitar sabañones en los pies y en las orejas, eran necesariam ente objeto de remiendo”, recuerda Durán Lleida, que reconoce que  “ahora se consume mucho más que se remienda. Son otros tiempos". En cuanto a fossar, es sinónimo de cementeri (cementerio) y “así la utilizamos en mi pueblo de la Franja de Ponent”. Además, el portavoz de CiU cree que, “más allá de la aceptación académica, cementeri parece una traducción del castellano cementerio. Teniendo como tenemos fossar, ¿por qué utilizar cementeri?”.


 


También lo ha hecho el presidente del grupo parlamentario de ERC en el Congreso, Agustí Cerdà, que apadrina pizpireta –‘dicho de una mujer: viva, pronta y aguda’-, una palabra que “desconocía hasta que la escuché a un grupo de amigos madrileños; desde entonces, me encanta”. En catalán, Cerdà optó por boix, que es el término preciso para lo que en castellano se conoce como la mano del mortero.


 


Por último, el portavoz del PNV en el Congreso, Josu Erkoreka, ha apadrinado carnestolendas, un sinónimo de carnaval que, como recuerda, “es la palabra castellana –ausencia de carne- que designaba los tres días que preceden al comienzo de la Cuaresma y que hemos perdido en beneficio de carnaval, cuyo origen es italiano, de carnevale”.



El plazo para “apadrinar” palabras “en vías de extinción” finaliza el próximo 21 de abril. Dos días después, coincidiendo con la celebración del Día Internacional del Libro, los términos respaldados por un mayor número de internautas se incluirán en una “Reserva de Palabras Virtual” donde, aseguran los promotores de la iniciativa, “las encontrarás siempre que quieras, y también lo harán tus hijos y tus nietos, para no tener que señalar con el dedo aquello que designan”.


 


Por el momento, bochinche, gaznápiro, zangolotino, acerico, balde, chigre, cáspita, alfeizar, abalorio, barruntar, alcancía, zaguán y zascandil son las palabras favoritas de los internautas. En catalán se han propuesto ya 1.640 palabras.


 


 


*  *  *  *


 


 


Más información:


 


Escuela de Escritores


 


Escola d’Escriptura del Ateneo de Barcelona


 


“Reserva de Palabras Virtual”


 


Contenidos relacionados en Aprendemas.com:


 


Crean una iniciativa online para ‘apadrinar’ palabras en vías de extinción


 


La globalización inunda de neologismos el español


 


La nueva Gramática Española recogerá las formas lingüísticas de todos los países hispanohablantes


 


Colombia acoge la máxima cita internacional del español


 


Escuela de Escritores, más allá de la escritura convencional


 


‘Amor’, elegida la palabra más bonita del castellano


 


Profesores de español en el extranjero: crece la demanda a nivel mundial


 


Más Noticias de Formación, Educación y Empleo publicadas en a+