Los españoles se llevan a casa el 61% de lo que le cuestan a la empresa

Los trabajadores españoles ganan el 61% de lo que le cuestan a sus empresas, según datos del estudio Taxing Wages 2006/2007 realizado por la OCDE en más de 30 países. España se sitúa en un puesto intermedio, lejos de México, los asalariados retienen el 85% de lo que ganan y de Bélgica, donde apenas se quedan con el 45%.

¿Cuál será mi salario neto real? Esta es la pregunta que se hacen la mayoría de trabajadores cuando cambian de empresa, reciben un aumento de sueldo o piensan en pedir una mejora de sus emolumentos. Y es que a fin de cuentas lo que importa a la mayoría de asalariados es el dinero que ingresan en sus cuentas después de que la seguridad social y Hacienda hayan pasado por caja. La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) ha dado respuesta a esta cuestión a través de su estudio Taxing Wages 2006/2007 (Tributación de los salarios en castellano) donde analiza la presión fiscal en 30 países desarrollados.


 


El estudio desvela así la diferencia entre lo que el trabajador se lleva efectivamente a su casa y lo que tiene que pagar en concepto de cotizaciones sociales, otras cuotas que corren a cargo de la empresa y lo que le retiene el Impuesto de la Renta. España figura en decimoquinto puesta de la lista al considerar la diferencia entre el costo laboral bruto de cada empleado y el líquido que finalmente se lleva a casa. Y es que al final un asalariado medio español sin cargas familiares conserva como sueldo neto el 61,1% de lo que cuesta a la empresa cada mes. Del porcentaje restante (38,9%) el 10,8% se esfuma como retención por parte del Impuesto de la Renta, en tanto que el 4,9% se marcha en concepto de cotizaciones sociales, a lo que hay que sumar un 23,2% de las cuotas sociales de las que se hace cargo la compañía. En total, el coste salarial bruto de cada español se encuentra en torno a los 36.329 dólares.


 


La situación de España es una de las más moderadas si se tienen en cuenta las tendencias que muestran otros países como Bélgica o México, que ocupan los dos extremos en la lista de 30 nacionales. De hecho, la presión fiscal varía enormemente de un país a otro y va desde entornos donde supera claramente el 50% del coste laboral bruto a otros donde ni siquiera alcanza el 20%. Los belgas son los peor parados, ya que apenas ganan el 44,5% de lo que cuestan a su empresa, ya que un 21,5% se lo queda Hacienda, en tanto que la Seguridad Social retiene un 10,7% y el 23,3% restante lo paga la empresa. Así, sus costes por empleado alcanzan los 57.141 dólares. También se encuentran en la parte alta de esta clasificación Hungría (45,6%) y Alemania (47,8%), segundo y tercero respectivamente. Otros países con una fuerte diferencia entre coste salarial bruto y salario neto son Francia (50,8%), Austria (51,5%), Italia (54,1%) y Suecia (44,6%).


 


En el lado contrario se encuentra México. Sus trabajadores solteros y sin hijos a cargo se llevan a casa el 84,7% de lo que le cuestan a sus empresas, ya que apenas tiene que pagar un 3,4% en concepto de impuestos y un contribuir con un 1,3% a la seguridad social. Además, las empresas ‘aztecas’ sólo pagan el 10,5% restante como cotizaciones sociales. Así, cada trabajador apenas cuesta 11.766 dólares. Tampoco es muy diferente la situación en Corea del Sur, cuyos asalariados retienen el 80,4% de lo que cuestan. Le siguen aunque a cierta distancia los neozelandeses (78,5%), irlandeses (77,7%), australianos (72,3)%e islandeses (71,7%).


 


En cuanto al aumento de la ‘cuña salarial’, que es como se denomina a esta diferencia entre coste laboral bruto y líquido que percibe el trabajador, Hungría fue donde más creció, concretamente un 2,5%. Se trata de un fuerte incremento al que le sigue muy de lejos el de Corea del Sur (1,4%). En líneas generales la tasa se ha incrementado en quince de los 30 países y caído once. Suecia es donde más ha disminuido, un 2,4%, seguido por Alemania 1,1%, mientras que en España está del lado de las caídas con un modesto 0,2%.


 


 


Más información:


 


Taxing Wages 2006/2007