Menu
¡Llama gratis! 900 831 816
Pedir información

Los contratos temporales y las bajadas salariales lastran la economía de los trabajadores europeos

Encontrar empleo no significa salir de la pobreza. De hecho, solo la mitad de los parados que han comenzado a trabajar lo han conseguido, según un estudio realizado por la Comisión Europea.

Publicado en Histórico Noticias
Foto de Los contratos temporales y las bajadas salariales lastran la economía de los trabajadores europeos
Estudiantes-grado-INEEl aumento de la pobreza es una consecuencia de la crisis y una reducción gradual del paro no es suficiente para revertir esta situación, según el Estudio de la Evolución del Empleo y de la Situación Social en Europa de 2013, realizado por la Comisión Europea. [Ver cursos de Búsqueda de Empleo]

 

El hecho de conseguir empleo solo ha ayudado a salir de la pobreza a la mitad de los desempleados que consiguieron un trabajo, ya que esta situación también depende del puesto de trabajo que haya encontrado la persona en cuestión, la composición de su hogar y la situación de su cónyuge. En este sentido, el comisario europeo de Empleo y Asuntos Sociales, Laszlo Andor, ha resaltado que “la calidad de los puestos de trabajo no solo logra reducir el desempleo sino también la pobreza”.

 

El estudio también pone de manifiesto que, pese a las creencias habituales, las personas que reciben prestaciones de desempleo tienen más posibilidades de conseguir un puesto de trabajo, especialmente si los sistemas de prestaciones están bien concebidos y se dan las condiciones adecuadas.

 

En países como Polonia y Bulgaria existen desempleados no cubiertos por las redes de seguridad estándar, que suelen confiar en la solidaridad familiar o el trabajo informal. Estos desempleados tienen menos posibilidades de encontrar un puesto de trabajo, por lo que no se ven obligados a buscar un empleo para recibir prestaciones.

 

Hombres y mujeres

 

Por otra parte, el estudio constata que siguen existiendo diferencias entre hombres y mujeres en cuanto a participación en el mercado laboral, salarios y riesgo de pobreza. Las mujeres siguen trabajando más horas que los hombres, pero tienen que hacer frente a una disminución de sus oportunidades, una remuneración más baja y menores pensiones en el futuro.

 

En algunos países, como Alemania, Austria, Reino Unido o Países Bajos, la jornada laboral de las mujeres es más corta pero trabaja un porcentaje elevado de mujeres. En otros, como en España o Irlanda, la participación femenina es inferior, pero las mujeres suelen tener jornadas más largas. En cambio, en los países nórdicos y bálticos se combinan con éxito unas elevadas tasas de empleo de las mujeres con unas diferencias reducidas entre hombres y mujeres respecto a horas trabajadas.

 

Una combinación de políticas eficaz debería incluir que los hombres y las mujeres tuvieran el mismo tiempo de trabajo, una generalización de la flexibilidad laboral, unos incentivos para la división del trabajo no remunerado dentro de las parejas y unas estructuras para el cuidado de niños favorables al empleo, accesibles y asequibles.

 

La Comisión Europea alerta que uno de cada cuatro trabajadores de la UE estuvo en riesgo de pobreza en 2013 debido a la expansión de los contratos temporales y a las bajadas salariales. El riesgo de pobreza también ha aumentado entre los trabajadores como consecuencia de las reducciones de jornadas laborales y de recortes salariales.

 

Se considera en riesgo de pobreza a personas con ingresos menores al 60% de la media nacional, que padecen una grave privación de material, que han utilizado menos del 20% de su potencial de trabajo en el último año o que viven en hogares con un bajo nivel de ingresos.

 

¡Sigue a aprendemas.com en Facebook, Twitter, Tuenti y LinkedIn!

 

Más información:

 

Estudio CE de la Evolución del Empleo y la Situación Social Europa 2013

 

Noticias relacionadas en aprendemas.com:

 

España es el país de la UE con más universitarios en riesgo de pobreza

 

La formación superior reduce un 19% el riesgo de pobreza frente a la educación primaria